Hágase el silencio en los cielos


No estás conectado. Conéctate o registrate

La cruzada es Imparable; el fragmento del espejo y el orbe

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Música recomendada:

El camino resultaba extremadamente escabroso, para cualquier extranjero poder recorrer los senderos oscilantes de los valles, colinas y elevaciones de esta orografía tan desigual sería una auténtica tortura, más aún si llevas una armadura pesada y varios días de viaje encima tuyo, pero este no era el caso del joven de cabellos castaños y ojos negros, aunque desde luego no podía evitar sentirse cansado tras ir a este ritmo desde el amanecer, hacía ya casi una semana que el descanso era breve y la comida frugal, pero cada hora era vital.

No obstante no pudo evitar empezar ha recordar cosas de un tiempo pasado que le resultaba increíblemente lejano y remoto, siempre le venía con una voz estridente

...

-¡No puedes llevártelo así como así! -el grito de su voz fue acompañado del sonido del cristal rompiéndose en añicos, esparciendo sus fragmentos por la estancia de piedra levemente iluminado por los tocones ardiendo que crepitaban en la hoguera, varios fragmentos se aproximaron a las grebas de la templaria, pero ella no dio un paso atrás
-Puedo, y lo haré, el decreto es claro y la causa es necesaria, él es necesario
-¡Es mi heredero y mi único hijo! -la voz de Padre empezaba a tornarse con miedo y tristeza
-Los templarios le necesitan, y como ya he dicho por tercera vez, los templarios tienen un decreto firmado por la propia Elisabetta que les concede la libertad de reclutar y tomar siempre que ellos consideren necesario a cualquiera hombre, mujer y niño independientemente de su posición social y económica para nuestra causa
-¡Me arrebatáis a mi hijo!, ¡es un ultraje y una dictadura!, ¿ahora que nuestra posición social es cada vez más elevada queréis deshacernos de mi heredero para provocar mi ruina sobre mi familia?, ¡¿quiénes os han comprado?!, ¡seguro que han sido los Delacroix!

Pero ella ya no le estaba escuchando, los pasos lentos de su armadura completa eran firmes y decididos, la conversación había terminado y en sus ojos azules se podía ver el brillo de la resolución y la determinación que solo se mostraban en aquellas personas que habían sido curtidos en miles de batallas.
Ella miraba ahora al muchacho que escudriñaba en las sombras escuchando la conversación desde el pasillo detrás de la puerta, en sus ojos  oscuros se veía el miedo y la curiosidad, pero su corazón era tan firme como los ojos de la templaria:

-La orden te necesita, yo te necesito, tendrás un duro entrenamiento, se te despojará de todos tus bienes excepto lo que lleves puesto y llevarás una vida de servicio en nuestra causa sagrada, es una cruzada contra todo aquello que sea un peligro no solo para el Imperio o la Nación, si no para todo ser humano, nosotros no ondeamos bajo los estandartes de la política, nosotros defendemos el ideal en sí de la justicia y del bien, creemos en un bien mayor para este planeta y luchamos por ello. Por eso existe este decreto, porque nuestra causa es mayor que todo lo demás, luchamos por nuestra propia salvación. Pero no se puede obligar a alguien en su contra sobre aquel que es llamado por el decreto, así que no puedo forzarte a venir conmigo

En ese momento se arrodilla y su mirada tan dura y fría se torna cálida, casi como el de una madre, sus flequillos dorados le tapan uno de sus ojos aunque su intensidad permanece mientras te dice con voz serena:

-Así pues, Hilderin, ¿quieres unirte a una causa mayor para luchar por lo que es correcto?, ¿por algo más que tus tierras, tu familia o tus amigos?

...

-Descansemos aquí

Johanna baja de su caballo lentamente pero con decisión, pese a llevar su armadura completa de placas negras con un camisón por encima en su pecho de color blanco donde está blasonado la cruz de Tol Rauko no parece cansada, sus ojos como el mar embravecido siempre arden con una gran intensidad.
Mueve su flequillo por detrás de la oreja con un pequeño gesto que hace siempre a menudo y gira su cabeza por el lado donde está rapada, ese tipo de peinado nunca lo habías visto por aquí, tampoco su acento, siempre te preguntaste de donde sería, crees que de los Yermos Gélidos, pero ella nunca dijo su procedencia o su nombre real, nunca habla de su pasado:

-Aún debería de quedar media jornada más para que lleguemos a Siebenvolken, ¿por qué no examinas el terreno y buscas algo de leña?, no queda mucho hasta que anochezca y vendría bien encontrar algún lugar para dar de beber a los caballos, yo me quedaré aquí para cuidar de los caballos

La conocías lo suficiente como para saber que no te lo estaba preguntando, ella siempre era muy estricta y poco habladora, no obstante era una instructora atenta siempre dispuestoa ha defender la causa que ella creía correcta ya que bajo su mayal y su escudo blasonado ninguna batalla parecía perdida, ella siempre encontraba la forma de derrotar al enemigo por numeroso o poderoso que fuera. Para ti ella era un ejemplo de lo que tu quisieras ser algún día, un modelo de inspiración.

Ella está encargándose de los caballos, por lo que se aleja con las riendas en la mano para buscar un tocón donde atarlos, así que en pocos segundos estás solo en tus pensamientos, tienes que pensar que hacer a continuación, deberías buscar algo de comida, bebida y asegurarte que el sitio sea seguro para acampar.



Última edición por Utnapishtim el Miér Jul 19, 2017 8:01 pm, editado 1 vez


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es


En cuanto mi acompañante se da la vuelta para ocuparse de los corceles, súbitamente una gran cantidad de pensamientos, (motivados por el sentimiento de nostalgia hacia mi hogar, sin duda) se arremolinan en mi mente dejándome clavado al suelo sobre las muy andadas botas durante un tiempo, un tiempo que parece una eternidad pero que en realidad acaece en escasos segundos.

"¿ Cómo he  terminado en este situación?, parece que fue ayer cuando compartía con mi padre una jarra abundante de una selecta cerveza, riendo y celebrando el creciente progreso que tras duro trabajo hemos conseguido en nuestras tierras... y ahora... ¿ hacia donde me guía Dios? ¿que me esta queriendo decir, enviándome a... a  nada menos que una templaria a las puertas de mis salones?, hecho de menos a mi hermana, me joven hermana, sola en la corte... la corte [las palabras de mi padre resuenan en mi cabeza]... los Delacroix... ¿tendrá mi padre razón? habrán sido capaces de retirarme con esta burda estratagema de mi castillo... con el fin de hundir todo aquel esfuerzo realizado durante estos años?... si es así yo..."

Instintivamente llevo la mano a la espalda y la coloco sobre la naginata que aguarda el momento de ser empuñada. En ese momento una imagen irrumpe en las profundidades de mi mente iluminando y deshaciendo todos los nudos que los sentimientos han elaborado en base a los miedos e inseguridades... la imagen de una niña sentada en el trono de Abel, Elisabetta Barbados.
-No... (susurro)
"No es posible" pienso para mis adentros mientras aparto la mano de la lanza. " Nadie que actué guiado por la mano de la emperatriz puede planear tales actos, es una barbaridad, es del todo imposible. Se exactamente que hago aquí, honrar a mi casa, honrar al imperio de Abel, luchar por y para los míos...luchar por el honor y la justicia blancas y claras como el sol en los días mas joviales de nuestro señor".

Me quito el pesado yelmo dejándolo en el suelo y retiro con el brazo algunas gotas de sudor que recorrían veloces mi frente.

"¿Que mas se puede pedir?... basta de chanzas... hay trabajo que hacer"

Me giro en redondo hacia la maleza

"Nunca me he sentido cómodo en la naturaleza, esto sera un fastidio, sera mejor que me interne entre los árboles en busca de agua para los caballos, esto es primordial si queremos alcanzar nuestro destino mañana"

Trato de recordar aquellos días felices en los que cabalgaba por los bosques de mi región persiguiendo a las bestias durante las cacerías.

"Veamos que podemos encontrar" (realizo una tirada de advertir una vez me interno en la linde del bosque, mis objetivos son huellas de animales, murmullo del agua, y ramas o elementos (sean setas o musgos) que puedan emplearse de yesca para encender una hoguera. Seguidamente realizo una segunda tirada de advertir esta vez hacia los árboles tanto a la espesura que se adentra en las profundidades el bosque como a las copas de los árboles en busca de principalmente alimento (panales de miel, ect) o de posibles peligros ya sean animales salvajes o algo peor...).

** El link de música ambiental del anterior post da fallo**

Ver perfil de usuario
Música recomendada:

Empiezas ha salir de la zona que habéis establecido, te quitas el yelmo para despejar el sudor de tu frente y borras tus pensamientos por un momento para seguir centrándote, aunque estas tierras no te resultan extrañas nunca habías estado tan adentro de los valles y las cordilleras, examinas cuidadosamente huellas o algún tipo de animal que haya cerca, no eres un cazador, las pisadas de tu armadura asustan a las presas pequeñas y no tienes un arco para cazar, de esta forma no podrías cazar ni el animal más tonto así que te arrepientes de no haber dejado tu armadura a un lado mientras inspeccionabas el bosque.
Pero aún estás en una parte frondosa, lo suficiente como para encontrar algunas setas en el suelo de aspecto (crees) comestible e incluso varias bayas que hará que podáis manteneros al menos para llegar a la ciudad más próxima.
Bajando a lo largo del bosque y tras un abrupto desnivel puedes ver a lo lejos abajo en la vertiente del valle un riachuelo, por lo que consigues rellenar el agua tanto el tuyo como el de Johanna.

Satisfecho por tus habilidades de buscador, decides volver mientras que en el camino vas recogiendo ramas y troncos secos para hacer una hoguera, aunque con cada paso más lamentas haber seguido con la pesada armadura en una zona tan pedregosa y desnivelada como el bosque, cuando consigues regresar ves a Johanna con la armadura quitada, este hecho te sorprende en gran medida, ella nunca se quita la armadura, así que si lo hace es bien porque está segura de que la zona es extremadamente segura o bien porque está aprendiendo ha confiar en tí:

-¿Por qué no te quitaste la armadura? -te pregunta sorprendida- ¿qué animal esperabas cazar, lombrices?

Agachas la cabeza un segundo, pero ella te reconforta:

-No importa, estamos muy cerca de la ciudad y con esto nos apañaremos, partiremos mañana al alba y para el mediodía deberíamos llegar al conjunto de aldeas de Siebenvolken, será mejor que descanses, yo haré la primera ronda

Ella simplemente se dedica a observar el crepitar del fuego con sus ojos de un azul tan intenso como el fuego de las llamas, sus cabellos se iluminan aún más por lo que le otorga un aspecto casi angelical, fuera de su armadura sus ropas parecen bastante normales, probablemente la muda de ropa de los templarios, nada especial, nada significativo, nada que te de alguna idea de como ella era antes de que os conocierais hace ocho meses, giras la cabeza al montón donde descansa su armadura, su mayal y su escudo, eran una obra de artesanía sin duda, el material era extraño, algunas piezas eran oscuras como el metal negro y otras blancas como el azabache, ¿sería elektra?, el valor de esa armadura y armas bien podía vale tu antigua hacienda entera, especialmente teniendo en cuenta el impuesto tan exacerbado en Abel sobre las armas.
Quizás la orden le otorgó esa armadura por su valor, sin ninguna duda ella es digna propietaria de poder llevarlo, más de una vez que ya la has visto en combate y su coraje únicamente se empaña por su fervor de proteger a los demás, más de una herida fatal habrías sufrido de no haber sido por ella, y probablemente, la vida:

-¿Qué es lo que te preocupa?, pareces atribulado -dice ella sacándote de tus pensamientos

[La próxima vez hazme las tiradas cuando vayas ha decir que haces tiradas]


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
-Estaba pensando...(digo mientras me acomodo en el nicho) en lo deliciosas que debían de estar esas lombrices. Digo con la esperanza de atenuar la fatiga del camino y calmar los ánimos. [tirada de persuasión (1), con el fin de crear un ambiente desenfadado y cómodo]

-- según en el efecto causado por la chanza en mi compañera continuo en un tono desenfadado o en uno mas preocupado y serio.--

-Nada me atribula, no temas por mi, solo estoy algo cansado debido a la premura de los acontecimientos y al largo viaje. En su lugar deberías preocuparte por ti, no dudo de tu ya demostrada valía en combate (me apresuro a decir), pero una flecha bien disparada por uno de esos "animales" que no cace en el bosque, podría resultar significativamente dañina ahora que tu cuerpo esta expuesto, sin tan esplendida prenda. Lanzo una mirada a la armadura. [tirada de persuasión (2)para fijar la atención de la conversación entorno a la armadura].

-Se lo que vas a decir, lo preveo, el inútil de Hilderin, que ni siquiera esgrime adecuadamente la lanza, va a dar lecciones de seguridad a una curtida templaria de Tol rauko, claramente se trata de una noche tranquila, estarás pensando, claramente no se ven enemigos cerca. No hace falta estar cerca para abatir a un hombre en la oscuridad de la noche, temo a lo que no puedo ver simplemente y en las cercanías de un bosque, de noche, hay poco que mis ojos puedan ver, tal vez el entrenamiento al que me voy a someter me lo permita algún día. [tirada de persuasión (3) para cambiar el tema hacia Tol Rauko].

- En realidad, hay algo que me si me inquieta, ¿por que yo?, es evidente que hay en el mundo personas con mas valía que yo, ¿por que gozo yo de tal honor?, ¿que represento?, ¿que soy para ti?, ¿ que soy para Tol rauko?. [tirada de persuasión (4) para conocer la opinión de mi idolatrada compañera sobre mi].

**este seria el orden de mis diálogos en lo que se desarrolla una supuesta conversación**

Ver perfil de usuario

5 tiradas de persuasion 1 2 3 4 el Jue Jul 20, 2017 10:35 am

1
Tormund 100 ha efectuado 1 lanzada(s) de uno (D100.) :
26
2
Tormund 100 ha efectuado 1 lanzada(s) de uno (D100.) :
14
3
Tormund 100 ha efectuado 1 lanzada(s) de uno (D100.) :
45
4
Tormund 100 ha efectuado 1 lanzada(s) de uno (D100.) :
37

Ver perfil de usuario
[Las tiradas de persuasión únicamente se hacen para intentar convencer a alguien de algo o bien para conseguir que se ponga a tu favor, usarlo para dar un ánimo desenfadado o intentar hablar de un tema con alguien que te escucha no tiene sentido, así que no hace falta que hagas persuasión aquí]

[No uses comillas o paréntesis para decir cosas en tercera persona, en vez de eso usa guiones (-digo mientras me acomodo en el nicho-), limítate a usar las comillas o paréntesis únicamente para cosas de reglas para que quede bien claro la acción que realizas, especialmente en el combate, colocándolo al final del post]

[Si tienes mucho que hablar con alguien y necesitas respuesta directa para ir modificando tu diálogo abre un post de Conversación entre paréntesis, eso permite que hagas hasta 5 post preguntando lo que quieras y yo te responderé tan rápido como pueda hasta el próximo día de posteo]


Música recomendada:

-¿No te acuerdas? -dice ella mientras seguía atentamente el chisporroteo del fuego- claro, aún eras muy joven. Supongo que podrías creer en la mera casualidad de que te encontrase allí en las tierras del Valle de Olren, allá donde se encuentra tu tierra, pero la casualidad tuvo poco o nada que ver. -su tono entonces cambia, se vuelve más lúgubre y serio- hace quince años el hijo de un noble de Galgados desapareció una semana después de nacer, tras varios días nadie sabía nada de él, se le creía muerto. Por aquellos entonces yo me encontraba en la Fosa Uruz, eso está muy lejos al este, donde el frío y la nieve dura todo el año, estaba buscando unas antiguas ruinas que se decían que eran malditas, era una noche muy oscura y cerrada. La aurora boreal de color verdoso que iluminaba el cielo hacía de contraste con el mar negro y rojo que se había tornado por un Maëlstrom, un efecto climático que solo se produce en ese mar llamado "El Oceano de los niños".
Pero había una luz ahí, en medio de esa vorágine existía una débil luz llamando desde ahí, me arroje al mar y empecé a nadar, no se porque lo hice, fue una locura, podría haber muerto perfectamente, el mar me movía como quien movía una voluta de aire y pronto me quedé sin fuerzas, pensé que iba ha morir ahí.

>>No obstante, llegué hasta la luz, y lo que me encontré fue un bebe, el bebe sostenía un pequeño frasco de color azul que emitía esa luz que vi desde el acantilado, tras rescatarlo ya sea por mi ayuda o por ayuda divina observé que el bebe se encontraba intacto y dormía pacíficamente. El bebe estaba desnudo salvo por un medallón de la familia Glide, así que tras meses cabalgando te devolví de vuelta a tu familia, pero no te perdí de vista.

>>El agua que portabas eran las Lágrimas de las Beryls, y tal artefacto se hallaba en lo más recóndito de la Fortaleza de Tol Rauko, el lugar más impenetrable de todo el mundo, y si hasta algo así consiguió escapar para hallarse en tus manos para salvarte la vida creo que eso solo puede ser el destino, y yo no seré quien para torcerlo, por eso no te entregué directamente a la Orden, si no que espere a que te hicieras mayor para reclutarte en nuestra causa. Porque creo que tu puedes cambiar para bien Gäia, porque tengo esperanza en ti.

Tras eso se hace un pequeño silencio, ella muerde una de las setas clavadas en un pequeño pincho que han estado calentándose en el fuego y dice:

-Estas setas saben a rayos, será mejor que durmamos, ya encontraremos algo mejor mañana

Tras eso se levanta y se dirige a su pequeño petate, por la rapidez con la que se dirige no parece mucho más dispuesta ha hablar del tema, y al fin y al cabo siendo ella ya te ha dicho bastante, habías oído en labios de tu padre y tu hermana que cuando fuiste joven desapareciste, pero lo que te dijeron fue que fuiste secuestrados por bandidos...
Y el agua...no sabes explicar la relación que tienes tú con tal agua sagrada, cuando lo tocabas siempre notabas un aura tranquilizadora y calmante, como si tu madre aún en vida te abrazara suavemente, ¿qué es exactamente?, ¿tan importante era?

La conversación no ha hecho si no darte más preguntas que hacer, pero tampoco es el lugar para hacerlas.

Al alba Johanna te despierta, en pocos minutos estáis listos para partir y decidís seguir el camino, el viaje transcurre sin más conversación que el sonido de los pasos de los caballos y el canto de los pájaros,
A las pocas horas de trote podéis ver al fondo del valle una aldea rodeada de una empalizada de madera, parece haber mucha actividad y se ve un rastro de humo que sale de la aldea:

-Una empalizada, bastante apresurada por lo que se ve, y un rastro de humo...mal augurio

Llegáis a trote a la entrada de la empalizada, hay una fila de personas, entre ellos varios carromatos que quieren entrar en ella, hay mucha gente haciendo cola para entrar pero unos guardias armados burdamente con camisas duras como armaduras y picas afiladas como armas les impiden el paso, una milicia nada más, no están listos para la guerra:

-¡No podéis pasar!, ¡nadie puede¡, ¡la aldea está en cuarentena!

Johanna vuelve la vista atrás para intercambiar una mirada contigo, una cuarentena era algo muy peligroso, parece que los rumores sobre una posible plaga eran ciertos al fin y al cabo:

-Soy la Templaria Johanna, no puedes impedirme el paso, tengo que hablar con el líder de esta aldea ahora mismo

Los dos hombres tiemblan, probablemente jamás habrían visto en su vida a un templario, y desde luego Johanna sabía como enaltecer su aura tan imponente de fuerza y convicción:

-¿Él también es un templario?, no tiene blasón en su armadura
-No, él aún es un recluta, entraré yo sola para hablar con vuestro líder, él se puede quedar aquí esperando hasta que vuelva

Dicho esto sin esperar tanto respuesta positiva como negativa ella sigue avanzando con su fiero corcel de color marrón oscuro mientras que los aldeanos no pueden hacer otra cosa si no darle paso, así que las horas muertas que pasan en las que intentas aprovecharlas mirando el estado de la aldea, ciertamente la empalizada se ha hecho de forma muy improvisada y puedes ver algunos aldeanos aún trabajando en ella, la aldea como enclave no tiene ninguna posición militar y es difícil de defender dados sus casas hechas de paja y madera, no obstante otrora la aldea es bastante bella y colorida, probablemente sería aún más bella en una época más beningna.

Imagen:



Desde la entrada de la aldea sigues pudiendo ver como una columna de humo sale de esta con un color negruzco espantoso, y un cierto olor a carne quemada empieza ha llenar tu nariz...temes lo peor.

A las pocas horas sale Johanna andando a paso ligero, te hace un gesto y os alejais los dos a cierta distancia de los demás:

-Esto está mucho peor de lo que pensaba, toda la aldea y las aldeas cercanas han sido infectadas por la plaga, pero tengo razones para creer que se trata de un efecto mágico, pues solo he visto cadáveres de hombres, no le he consultado mis dudas al jefe de la aldea pero temo que alguien lo ha hecho a propósito para que Marina no se vea afectada por la plaga y la culpen a ella.
Tengo que buscarla, tengo que asegurarme que ella esté bien y este lugar es demasiado peligroso para tí, además, tengo otra misión para tí, necesito que vayas lo más rápido posible a la Cordillera de Zhoria, está en el extremo suroeste, es la cordillera que conecta con Hécate. Lleva este anillo y busca la Espada de la Profecía.

Tu cara se llena de dudas, ella lo único que dice es:

-Ahora márchate, nos volveremos a ver en otro momento


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es


"¿Que habrá sucedido en el interior de la aldea?, ¿quien es Marina?, ¿espadas?, ¿profecías?"
Mis ojos se quedan mirando a la mujer, embutida en su pesada armadura de placas, tendiendo hacia mi su brazo, recubierto por un pesado guantelete metálico y en su extremo el anillo.
- No te fallare, Johanna.
Golpeo con el puño el peto de la armadura, con fuerza, sobre el corazón, tanto es así que durante un breve instante se me corta la respiración. Con esa misma mano tomo suavemente el anillo de entre sus dedos .
- Te traeré la espada de la profecía [doy por hecho que conozco la profecía y por ende el objeto del que se me habla]
Me coloco el yelmo. " Es mi oportunidad de demostrar lo que valgo, mi oportunidad de... de arreglar las cosas".
Me dirijo hacia mi caballo que me aguarda en lo alto de una cercana colina, blanco como la cal, de rubios pelajes y musculosas patas. Monto sobre él. Le hecho un vistazo a  la joya y la examino, me quito uno de mis guantes y la engarzo en mi dedo anular de la mano izquierda. Coloco el guante en el petate y tomo las riendas. Le dedico una última mirada a la compañera con la que con tanto gusto compartí camino.
" Ya me encontraste dos veces cuando no deseaba ser encontrado, no te costara hacerlo una tercera, ahora que mi corazón lo desea". Pienso para mis adentros.
Encabrito el corcel sobre la colina y, a galope, me dirijo en dirección hacia la puesta de sol, con la mirada puesta en el horizonte, el alma en mi misión, un lamento en el corazón y un ligero dolor en el pecho.

Realizo una tirada de buscar sobre el anillo.

Ver perfil de usuario
Tormund 100 ha efectuado 1 lanzada(s) de uno (D100.) :
85
tirada de buscar sobre el anillo de la templario.

Ver perfil de usuario
Música recomendada:

Galopas con rapidez, examinas el anillo mientras sigues trotando, más allá de que el anillo es de elaboración sencilla de oro y tiene lacrado el sello de Tol Rauko no ves nada especial, podría ser mágico o no pero tampoco tienes ni idea porque nunca ha sido tampoco tu especialidad y no tienes forma de mirarlo ahora mismo, por lo que lo único que haces es confiar en que cumpla su función llegado el momento.

Cuando estás solo en tus pensamientos es cuando empiezas realmente ha meditar las cosas "-Te traeré la espada de la profecía", sonaba bien, pero realmente no tenías ni idea de lo que te estaba hablando, nunca habías oído tal cosa y desde luego tampoco forma parte del costumbrismo de Galgados, no lo has oído o mencionado o escrito en ningún lugar y conoces la zona mucho mejor que Johanna ya que ella nunca ha llegado ha vivir en estas tierras. Y lo que es peor que te diste cuenta al anochecer, que tampoco te has llevado o pedido comida.

No cejas en tu empeño, tu fe y tu convicción son tu espada y tu guía, pero los días se antojan largos, tediosos y repetitivos, y cada uno es más difícil que el siguiente, son ya varios los días que han pasado sin que hayas probado bocado y tampoco has querido pararte mucho tiempo porque el tiempo apremia, las noches son cortas y tan rápido como te permite el cuerpo vuelves con el caballo pero la falta de sueño está empezando a dar efecto.
Y finalmente un día que estabas bajando una colina de una de los muchos y numerosos valles te quedaste inconsciente, sufriste un fuerte golpe en la cabeza, ahora estás en el suelo, el sol esta justo encima tuya y no pruebas una gota de agua desde hace tiempo, no has encontrado ningún río.

"Un final bastante patético"- piensas para ti


...


Ahora es de noche, ahora estás de pie, ahora no está tu cabello, ahora el suelo es hielo y solo hielo y te hallas en una zona muy elevada, es un precipicio, detrás tuya no hay nada, solo una ventisca que te azota constantemente el rostro en la oscura noche bajo una capa eterna de hielo, nada se observa más allá de diez metros...
Giras de nuevo la cabeza, la bajas y ves que a un paso de distancia está el vacío, un manto negro que se mueve constantemente una y otra vez golpeando el hielo eterno, gracias a tus oídos aunque mermado por el eco del fuerte viento puedes escuchar el insondable y negro mar golpeando los bloques de hielo constantemente formando un gran oleaje.
Levantas la vista, la única iluminación que hay es un extraño efecto óptico de estos parajes que nunca has vislumbrado anteriormente, parece como si un único arcoiris solamente de color verde claro estuviera estancado, moviéndose de forma muy lenta con ligeras curvas hasta el infinito, es un extraño fenómeno pero en parte bonito.
Algo te devuelve tus sentidos de nuevo, un nuevo sonido, ves un cuerpo, alguien ha saltado.
Se oye el efecto que hace al impactar en el agua, no se ve muy bien pero el mar parece muy revuelto, es un suicidio tirarse ahora.

Hay una luz en el horizonte.....donde la linea del agua se difumina con el negro cielo..

...Hay que salvar esa persona...


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es


- Pero quien...  Digo en voz alta mientras trato de avanzar y una de mis rodillas cede dejándome postrado sobre el hielo.
- mierda...la... armadura pesa... demasiado.

Comienzo a aflojarme las cintas todo lo rápido que me permiten mis dedos mientras trato de buscar a la figura en las negras aguas.

- Estoy muy débil... susurro mientras me levanto en paños menores apoyándome pesadamente sobre la lanza, clavada en el hielo. El pensamiento de aquella persona estaba en apuros hace que el intenso frío fuera solo un elemento mas del glaciar paisaje y no un problema.
Por un momento las piernas flaquean y nuestro protagonista se apoya pesadamente sobre la lanza... apunto de derrumbarse.
.
.
Pero una vez mas la imagen de Johanna acude a su mente. "Tengo... que cumplir una promesa... por todos aquellos... que... merecen... merecen..."

Una cálida lagrima recorre mis mejillas...  la montaña llora.

En un arrebato suelto la lanza dejándola clavada firmemente en el suelo y deposito  mi yelmo sobre ella. Cuando la lágrima toca el suelo me doy media vuelta y casi como un estimulo, en paños menores y con el anillo de la templaria colocado en el dedo anular agarro con firmeza las lágrimas de Beryl. Casi al instante su calor me reconforta y la luz recorre iluminando la plataforma de hielo, frío y eterno y la oscuridad de la noche. El cansancio casi parece desaparecer y con nuevas fuerzas me precipito con fe ciega hacia el vacío.



Una lágrima de luz azulada desciende desde lo alto de la montaña... la montaña llora.

Tan pronto como se rompen, con un estallido, las gélidas superficies, una nueva luz vuelve a brillar, esta vez en las profundidades de las embravecidas aguas y un caballero sin armadura, tan rápido como sus músculos se lo permiten acude, una vez mas, a la ayuda del necesitado...

La montaña deja de llorar.

Tirada de saltar con el poder de Uriel activado (+30)
Tirada de nadar con el poder de Uriel activado (+30)



Última edición por Tormund 100 el Mar Jul 25, 2017 11:52 pm, editado 2 veces

Ver perfil de usuario
Tirada de salto:
Tormund 100 ha efectuado 1 lanzada(s) de uno (D100.) :
60

Tirada de nadar:
Tormund 100 ha efectuado 1 lanzada(s) de uno (D100.) :
49

Ver perfil de usuario
Te lanzas al mar negro insondable, inconsciente e irresponsablemente. Nunca has destacado como nadador, no hay playas en Galgados y apenas lagos, hay una piscina que tu madre ordeno construir hace mucho tiempo en la hacienda mientras aun caminaba contigo y te gustaba pasar ahí tiempo los veranos cuando eras joven y fastidiar a tu pequeña hermana.
Pero ahora los pequeños gritos de tu hermana es tu propia respiración luchando contra una fuerza de la naturaleza, y el agua no es templada y cristalina si no fiera, oscura y helada.

No osbrevivirás a esto

Pero si eras capaz de salvar al otro...

Así es como siempre has pensado.
El brillo en el horizonte se hacrle cada vez más intenso pero en ese momento el cielo se abre y las negras nubes dejan paso a un gigantesco orbe negro de bordes rojos con una atracción gravitatoria tan inconmensurable como su propio tamaño, no sabías su nombre en ese momento pero luego recordarías su nombre.
...Maelström...
Toda la masa de agua ahora empieza ha moverse alrededor y al unísono de la gigantesca y densa bola negra suspendida en el cielo, como un pequeño sol que todo lo devorara, consideras la opción de nadar para salvar tu vida pero entonces recuerdas aún el pequeño brillo que ahora esta tan cerca de ti y aquella persona que se tiro y por ridiculo que sea no puedes dejarlo ir así que nadas corriente adentro hasta que observas que la persona que se estáal ahogando es una joven Johanna que sostiene un bebe y, este a su vez tiene agarrado un frasco.

¿Qué significaba esto?

Sigues nadando y aunque la enorme corriente te iba arrastrando con más fuerza extendiste tu mano todo lo posible para poder agarrar del hombro a tu futura maestra que ya había caído inconsciente.

¿Y ahora qué?

La fuerza del mar era imparable, nada podía hacerse con esa corriente tan fuerte que barría el mismo oceano...

Caíste inconsciente...aunque abrazas el vacío con cierto alivio y felicidad sabiendo que hiciste lo que pudiste por salvarles

Despiertas, tu frente chorrea sudor, tu respiración. es irregular, tu corazón late de forma muy acelerada y estas en shock.

¿Qué acababa de pasar?, ¿esto fue lo que ocurrió?, ¿Has viajado al pasado para salvarte a ti mismo?

-Que bien que estés despierto, al menos he podido salvar a alguien

Una cara desconocida te mira iluminada por la hoguera en la noche, en su rostro se destaca unos ojos que han sido testigos de aquello que era mucho más de que podían procesar y están hundidos en la pena y la desgracia, no crees haber visto un rostro tan triste en tu vida.

Miras a tu alrededor, el clima semiárido que hace, el terreno pedregoso así como el aire seco que hace denota que estas de vuelta de esa pesadilla enfermiza.
Pero hay algo que ha vuelto contigo, una bendición por así decirlo, notas como si ellos, los fantasmas de tu familia en especial de tu madre, están ahora un paso mas cerca de ti que antes.

[Tu artefacto ha aumentado su poder en 1 punto]


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
-No eres hombre de muchas palabras, ¿eh?, no importa, tu tan solo procura descansar

El hombre sigue mirando fijamente las chispas que crepitan en la hoguera sin decirte más palabras, y de esta forma pasa tranquilamente la noche, de todas formas estabas muy febril como para preguntarle nada.

A la mañana siguiente te despierta:

-Muchacho, despierta

Cuando te levantas cerca tuya tienes un pincho con las sobras del venado de ayer, está duro pero es comestible y hace días que pruebas bocado, no tiene mucho más que ofrecer excepto algo de pan y carne en salazón pero lo aceptas de buen grado, sin la generosidad de ese hombre que, curiosamente, tiene una edad muy similar a la tuya probablemente estarías muerto.
Mas allá de eso tiene el pelo oscuro, corto, lleva ropas sencillas, no se le ve en apariencia que porte ningún arma pero por la musculatura en su cuerpo se nota que ha llevado varias batallas encima:

-¿Y ahora a dónde vas joven? -te pregunta él

[Recibes un penalizador de -5 PXs por no postear]


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
Sin prestar atención a su pregunta y mientras tomo lo que se me ofrece y lo devoro pregunto:

- No quisiera ser descortés pero... ¿Quien lo pregunta?, ¿un soldado quizás?, ¿me sacaste tu de las aguas?... discúlpame... estoy aun fatigado y las palabras no fluyen a través de mi lengua con la pertinencia habitual... tal vez tendríais vos la capacidad de aliviar mis males aclarando las preguntas que ahora nublan mi mente y luego yo.. en justa correspondencia haré lo mismo, seria quizás bueno empezar por saber... ¿donde nos encontramos?

Cuando devoro los alimentos compruebo mi cuerpo en busca de posibles daños ayudándome de una mano, mientras gesticulo al ritmo de la conversación con la restante que sostiene el palo con los restos de venado aun pegados, demasiado incrustados en las madera como para arrancarlos incluso para un hombre hambriento.

Con una mirada trato de localizar mi equipo en las inmediaciones. [advertir]

"¿Quien demonios sera este hombre? no me fió de él, creo que me oculta algo." [trato de averiguar un cauce adecuado para entablar una conversación con el hombre, persuasión]

Ver perfil de usuario
Tormund 100 ha efectuado 1 lanzada(s) de uno (D100.) :
19
advertir

Tormund 100 ha efectuado 1 lanzada(s) de uno (D100.) :
99
persuasión

Ver perfil de usuario
tirada abierta 99

Ver perfil de usuario
Tormund 100 ha efectuado 1 lanzada(s) de uno (D100.) :
24

Ver perfil de usuario
-¿Qué aguas? -pregunta extrañado- cuando te recogí estabas tirado en el suelo rocoso a un par de kilómetros de aquí y no hay mucha agua por aquí, a lo mejor te has golpeado la cabeza

Tras decir eso sigue preparando su equipaje en su caballo, se nota que él también esta de viaje, notas que te oculta algo pero tampoco estarías muy seguro de que, probablemente lleva una en sus hombros la carga de la culpa por la mirada en sus ojos:

-Muchacho, hay una aldea cerca de por aquí desde donde viniste, ahí pueden ayudarte si necesitas comida u otra cosa, mi camino es solitario y debo recorrerlo yo solo, yo...ya no soy nadie para que me sigan, nunca he sido un líder ni pretendo serlo nunca más -no estás seguro si está hablando contigo o consigo mismo- me voy lejos de estas tierras para nunca regresar, quizás tu también deberías hacer lo mismo

Dicho esto sigue preparando sus pertrechos para partir.

[Puedes iniciar un post de diálogo si tienes más preguntas sobre él]


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
-¿Irte?, ¿por que razón un hombre abandona su tierra? ¿No sois feliz acaso en estos parajes?, mirad a vuestro alrededor, esta tierra tiene lugar para todo aquel hombre de buena voluntad de intención y pareceme que encajáis en esta categoría, habéis salvado mi vida. Tal vez ahora pueda hacer yo algo por la vuestra.

Ver perfil de usuario
¿Mi tierra? -pregunta de forma sarcástica- ¿también he perdido lo poco que quedaba de mi tierra?
Te detienes un momento para pensar que por el acento debe de ser de Bellafonte o Remo, no se le nota mucho pero aún le queda cierto acento:
-He salvado una vida a cambio de quitar otra, ¿quizás era eso lo que "ella" deseaba? el solo recordar la mirada de esa niña me hace dudar mucho de ello. -vuelve a dirigirte la mirada- no se quien eres muchacho, pero ojala espero que no seas otro simple títere de los dioses, es lo único que puedo decirte


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
Tomando mis pertrechos me reincorporo tan agilmente como me permiten mis piernas.

- No se quien eres, ni lo que has hecho, pero te juzgo por lo que se, has salvado mi vida y te lo agradezco. Ojala donde quiera que vayas mejore la tuya, tu cara no desaparecerá de mi mente. Te deseo lo mejor. Quizás nos volvamos a encontrar. Adiós caminante.

Dicho lo cual (y si no me menciona nada mas) pongo un pie delante de otro y me dispongo a quemar la distancia que me separa del pueblo indicado por el sujeto.


"Que tipo mas extraño" digo para mis adentros " ¿Quizás debiere haberle preguntado por mis objetivos?", "No, no, no es poco probable que un sujeto así sea conocedor de tal empresa, parecía mas bien un soldado, es mejor no levantar sospechas".

Y con estos pensamientos nuestro protagonista sigue caminando pesadamente portando lo que el destino le ha dejado conservar, como si sus pies no fueran ya suficiente carga.

[me gustaría un recuento del inventario]

Ver perfil de usuario
Te vas en dirección que te dice, pero pronto empiezas ha arrepentirte ya que la aldea que te ha indicado es precisamente la aldea de donde tu vienes, no hay muchas más aldeas porque estás en un extremo muy alejado de Galgados excepto la comunidad de Siebenvolken, si avanzas muy rápido a trote quizás llegues a la siguiente aldea que hay más allá pero volver a Siebenvolken sería perder al menos tres o cuatro jornadas de camino teniendo en cuenta que tienes que ir, volver, volver a irte y ya habiendo contado el camino que has andado, con tantas tribulaciones al final te has tomado medio día más en tomar ese camino a la aldea, es de noche y el hambre empieza ha azotarte, tampoco le has pedido comida al hombre que te has encontrado y estás aún más lejos de llegar a la Cordillera de Zhoria, o empiezas ha cazar algo (aunque no eres precisamente un cazador habilidoso) o vuelves a la aldea y pierdes más tiempo, o te llenas de coraje y corres todo lo que puedas en la esperanza de encontrar alguna aldea cerca, ninguna idea es buena realmente pero no te queda mucho tiempo y dentro de poco el hambre será atroz.

[Tienes el artefacto, un arma, una armadura ligera si lo deseas, pertrechos de viaje y 10 monedas de oro]


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
"volver no es una opción, continuare marchando con la esperanza de encontrar alguna aldea y realizare una o dos paradas en el camino con la esperanza de encontrar algo que llevarme a la boca".

(marcho toda la jornada gastando puntos de cansancio si es preciso)

(me detengo a cazar en una ocasión con la esperanza de obtener alimento).

Ver perfil de usuario
Tormund 100 ha efectuado 1 lanzada(s) de uno (D100.) :
48
tirada de advertir (buscar algo de comer)

Ver perfil de usuario
La primera noche vuelves a encontrar otro tipo de setas, esta vez su sombrero es más fino y son más alargadas, acabas vomitando.
A la segunda noche no encuentras nada y el hambre se vuelve un enemigo atroz, el cansancio empieza ha afectarte.
Al tercer día no tienes más remedio que sacrificar tu caballo para obtener comida y así poder comer copiosamente, pero no puedes llevarte tanta comida y sigues teniendo sed, no sabes muy bien donde estás, nunca te habías visto tan necesitado de cosas tan básicas.
Hace días que no duermes bien.

"¿Estaré haciendo lo correcto?"

Solo, pasando frío, en tierras pedregosas y vacías, no hay nada más que valles y rocas, tierra y piedras, el propio lugar te trata de forma mucho más ardua de lo que esperabas.

"¿Qué hago aquí?"

Miras el anillo, es lo único que te recuerda que estás haciendo aquí, tu lanza más que ensangrentada de los enemigos que desean llevar el mal a esta tierra está en cambio embarrada, y tus botas que deberían de estar llenas del barro del viaje del camino están ensangrentadas de tus pies doloridos, probablemente tengas ya varias heridas en los pies, ni siquiera te has quitado el calzado para averiguarlo, pero probablemente tengas varias ampollas.

Al día siguiente despiertas con una fiebre severa de pasar a la interperie durante varios días.

"¿Por esto he sacrificado a mi familia?"

Lo único que te mantiene es tu voluntad, lees por las noches una y otra vez la carta que tu querida hermana te envío al cuartel de Icarus y que te dió Johanna:

"Querídisimo hermano

Han pasado ya semanas desde tu partida pero para mi se me antoja como si hubiera sido el mismo ayer, las guirnaldas han florecido, ¿sabes?, han quedado realmente bonitas pese a que el invierno ha sido más duro con nosotros de lo que nos gustaría.
Teo y Robert siguen preguntando por tí, están muertos de envidia por saber que has sido asignado a tal misión secreta, cada día imaginan ideas más y más extravagantes de lo que estarás haciendo, han empezado a contar aventuras tuyas sobre como has podido derrotar a un fiero dragón rojo en su guarida para salvar a una princesa, o el como pudiste tu solo enfrentarte a una docena de caballeros de la Alianza Azur con tu lanza rota y únicamente con tu coraje como escudo.
Zacarías es el único que arroja algo de sentido común a estos muchachos y les dice que probablemente estarás bajo el servicio de un supervisor para que pronto puedas hacer tus propias misiones, yo también pienso lo mismo.
Padre está bien, aún consternado e indignado por supuesto, él cree que no le oigo cuando aún maldice el día en que llego esa templaria, pero creo que era lo correcto, creo que tu lugar está mucho más allá de estos cómodos muros, la vida de la realeza no creo que fuera lo más adecuado para ti y sé que siempre te has guiado por tu corazón.
Tengo que dejarte ahora querido hermano, pues mis deberes me requieren, que mis pensamientos sean contigo pero que estos no sean recíprocos, puesto que no quiero que tu corazón se preocupe por nosotros y te desvie de tu deber sagrado, sé que algún día volveremos a vernos y, hasta entonces, rezare por tí.

Te escribiré pronto

Siempre tuya

S.G."


Deber sagrado....te ríes ligeramente, a este paso morirás no como un héroe caído, no como un caballero que defendió su honor si no como un perro vagabundo en la calle a quien nadie alimenta.

Te sumes en un sueño profundo en medio de tu ardiente fiebre...

...

...

Te situas ahora en un patio de armas, lo reconoces, es el de tu casa, estás entrenando con tu arma favorita, siempre repitiendo constantemente el mismo proceso de dar un lanzazo al aire con la esperanza de que el siguiente sea más firme, estoico y rápido:

-Hilderin -dice una voz familiar, reconoces el rostro de tu padre que se acerca lentamente a ti con su camisa bordada de color rojo oscuro hilada en oro, siempre ha sido su favorita- te presento a Johanna, ella es una templaria de una orden llamada Tol Rauko, ella ha venido para ayudarte en tu entrenamiento

Tras eso con una señal en su mano deja pasar a una mujer de mirada estoica y ojos azules y profundos como el propio oceano, es alta, aún más alta que padre y tiene un porte militar con su escudo y su mayal en mano:

-He oído por estos lares que se encuentra un muchacho con un don excepcional con la lanza y la lucha y quería comprobarlo por mí misma, no me quedaré mucho, pero puedo ayudarte con tu entrenamiento

Por aquellos entonces encontrarte con una auténtica templaria, una guerrera de otras tierras y con su armadura y su porte fue suficiente para que tus ojos se salieran de tus órbitas de la excitación, sentías muchas ganas de demostrarte merecedor de su aprobación aunque fuese la primera vez que te encontraras con ella, al fin y al cabo hasta tú habías oído historias de los gloriosos templarios de Tol Rauko y los letales inquisidores de la Sagrada Inquisición:

-Bien muchacho -dice mientras ella se pone en medio de la plaza y adopta una posición de combate colocando su escudo justo delante suya y a la izquierda de su cabeza con la figura ligeramente acuclillada mientras mantiene en ristre su mayal- enséñame lo que sabes

[Haz una tirada de Iniciativa, di que es lo que vas ha declarar y a continuación haz las tiradas pertinentes, Johanna se quedará a la defensiva esperando tu ataque]


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.