Hágase el silencio en los cielos


No estás conectado. Conéctate o registrate

La vuelta a Flaren 1ª parte; Un Nuevo Invitado

Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 2.]

El caminante seguía su rumbo con toda la prisa que era capaz acortando las distancias con cada paso, "ahhh" decía para sí mismo, "que libre se sentía ahora, sin las ataduras de la mortalidad". No tardó muchos más días en llegar, la profecía arreciaba y tendría que cumplir su papel, que eterna ironía, tener todo el tiempo del mundo y aún así le faltaba tiempo. Como imaginaba las aldeas estaban desiertas excepto por algún que otro humano descarriado, aunque todos sin excepción huían de él nada mas verle, "que criaturas tan frágiles y estúpidas los humanos, corriendo como ovejas sin un destino claro, que ciegos en vida y que revelador resulta todo en la muerte"
El origen de la señal estaba cerca, cuando se encontró a tan solo unos pocos metros se rió de la ironía, la fuente estaba en una iglesia.
Pronto le visitaron, en la entrada del portal había varios cadáveres impidiéndole el paso o, más bien, intentándolo. Antes siquiera de que pudieran ser una amenaza fueron reducidos al polvo bajo la espada del acompañante silente de negra capa que tenía a su lado.
La señal se hallaba como imaginaba en un subterráneo de la iglesia escondido de todos los habitantes, mucho más antiguo que la aldea sobre la que se ha erigido:

-¿Esto era?, ¿el origen de la Plaga? , que decepción -dijo el caminante en una lengua muerta y antigua

Un orbe de negra oscuridad irradiaba magia negativa y levantaba los muertos a su alrededor, sintiéndose en peligro llamó un gran contingente de esqueletos, el acompañante del caminante umbrío alzó su gran espada y empezó ha combatirles, pero esta vez no estaba solo, la sala pronto se lleno de fuego candente proveniente del propio infierno, un tercero apareció, y cuando llegó llamaba las llamas a su voluntad a través de sus puños hasta que los esqueletos pronto se redujeron a meras cenizas que se dispersaban como el polvo:

-Bien hecho Damakin, puedes irte

El acechador de las sombras se acercó al orbe ya sin energía y lo guardó, al menos había obtenido algo para él que podría resultarle de utilidad.

Pero no era eso a lo que había venido.

Había un secreto más profundo en esta habitación, él lo sabía, tocó pared por pared hasta encontrar el sello de sangre, escribió las palabras adecuadas y la pared se abrió dejando entrever un pasillo largo y oscuro con una forma arquitectónica totalmente diferente, más oscura y recargada propia de una catedral y no de una iglesia. Al fondo del pasillo se encontraba una puerta de metal negro exquisitamente decorada con formas grotescas de murciélagos y gárgolas:

-El último sello, solo el Señor de la Sangre puede abrirlo, o, más bien, su sangre.

Continua diciendo:

-Puedes acercarte Dullahan

De una fisura o plano salió una auténtica mole de negra armadura sin cabeza, un gigantesco montón de placas oscuras animadas sin dueño convertida hace tiempo bajo el yugo de un nuevo señor, pero ha sido abandonada, y ahora, tiene un nuevo maestro.
Al abrir su peto se observa toda una conglomeración de almas atrapadas y selladas bajo un glifo de sangre que lo mantiene intacto, la sangre se halla también ramificada a lo largo de la armadura como venas de sangre o, más bien, como hilos para ser manejada.
El caminante umbrío recoje tan solo una parte de la sangre allí almacenada, la sangre se hace líquida al instante al no formar parte del sello protector y es depositada en un vial que, a continuación, coloa después en un altar al lado de la puerta, haciendo que se abra para mostrar los secretos que contiene.

Un fragmento del espejo que brilla incluso en plena oscuridad:

-Ahhh, ya tenemos lo que queremos Björn, ahora vamos, no podemos llegar tarde a la cita con nuestros viejos amigos.



...


Cuando las lágrimas de Ereala terminaron de secarse en el cuerpo de Angus esta pudo finalmente encontrar la fuerza necesaria para poder continuar adelante, avanzó hacia la pared de rocas donde estabais, a su espalda volvió ha formarse el árbol cabalístico pero esta vez solo uno de los sellos estaba iluminado, todos los demás estaban oscuros. Cuando el árbol brilló las piedras de la falda de la montaña se convirtieron en arena, dando paso a un túnel donde descansaba un gran carromato de buena manufactura y con dos vagones enganchados por unas gruesa cadena de metal negro y cubierta por tablones de maderaoscura pegadas sobre estas para impedir ruidos y mantener la estabilidad:

-Tomaos el resto del día libre para descansar en el último vagón, hay comida y bebida de sobra, hablad y reflexionad. Las heridas de Angus es lo que más apremio tiene, luego puedo encargarme de las vuestras si queréis, después y solo después tendremos una larga conversación tu y yo Dante. Pero primero -dice mientras extiende su mano- vuestros artefactos serán confiscados, espero que no haya ningún problema. Podéis quedaros como huéspedes o como prisioneros, como mejor os plazca. -dice de forma taxativa sin ningún tipo de duda sobre segundas interpretaciones-


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
Dante no lloraba, no se enfadaba, no se lamentaba, Dante estaba en shock. En un solo instante había perdido otra vez lo que era más importante para él, no había podido cumplir su promesa, ahora estaba tan vacío como el joven espectro de la Vigilia. Lo único que le impulsaba a seguir viviendo era encontrar los fragmentos del espejo...

"Teresa..."

Ploc... ploc... ploc...

"Has derramado la copa... se está vaciando... de nuevo... ¿Dónde está el sentido? ¿Era necesario? ¿Tenía que ser así? ¿Por... qué? No me ha pasado nada bueno desde que empecé, ¿por qué no me someto a la Sangre y ya esta? Así terminaría con todo... menos con la culpa... ¿Qué debería hacer...? Todo en lo que me había esforzado... todo el cariño que tanto me ha costado crear por mi podrido corazón... para nada... Todo porque ella apareció... Por su culpa... ahora vuelvo a escuchar el gotear... AHORA LO VUELVO A ESCUCHAR, NO SALE DE MI MALDITA CABEZA, LA HE PERDIDO PARA SIEMPRE, ¡¡¡PARA SIEMPRE!!! ¿Qué hago... qué hago... qué hago qué hago qué hago QUÉ HAGO QUÉ HAGO QUÉ HAGO? Suaaaaaaave... como un gotear... tranquilo... como las olas del mar... Lo escucharé... LO ESCUCHARÉ TODA MI VIDA, EL MALDITO GOTEAR, MI COPA ESTABA LLENA, MI COPA ESTUVO LLENA DESDE QUE ME ENCONTRÉ A TERESA. Y ahora... no... ESTÁ DERRAMÁNDOSE Y SE DERRAMARÁ POR SIEMPRE."

No hay forma de escapar, pero, ¿quién quisiera irse? Es un paraiso fantástico e increible. Con nosotros estabas mejor Dante... vuelve...

Dante tira el espadón a los pies de Angus, estaba rígido y apagado como el viejo espadón de Naoh, oxidado y derrumbado. Llevaba un rato sin decir nada hasta que finalmente dice:

- En el Castillo de las sombras solo tenemos unas pocas reglas, y si tu las rompes nosotros te rompemos a ti, igual que rompiste nuestros corazones. Pero a veces para ser el hombre bueno tienes que ser el tipo malo... Les escucho corriendo, les escucho golpeando la puerta, durante noches y días y ya no aguanto más. Les escucho respirar... y ellos a mí gritar... no dejarán de darme caza, no todas las cosas son mejor olvidarlas. Son voces en mi cabeza... ya he hecho suficientemente mal, deja que me desvanezca... y aún así sigues torturándome... ¿No pueden dejarme en paz? ¿No puedo ser libre? Ploc... ploc... ploc...

Dante se dirige al último vagón del carromato sin decir ni una sola palabra y sin realizar ni un solo gesto.

Ver perfil de usuario
¨...¿Que acaba de pasar?...¿Ha muerto?...entonces era humana...¿o no?...Dante está diferente...¿contento?...no... es otra palabra... aún no la conozco...¿quizá si?...al final no han tratado de acabar con mi existencia...¿Que es Ereala?... ¿Por qué han pasado esas cosas?... controla lo que veiamos... la luz... Nunca he visto algo parecido... sigo...pensando ¿inquisidores?... ¿Que significa esta palabra?... ¿implica que matan sin preguntar o motivo?...¨

Tras unos instantes debatiendo consigo mismo sobre qué sucede Zhenkong mira como, en silencio, se dirige al carromato un derrotado Dante, aun que no lo comprende, al menos... de momento

- Angus debes recuperarte -digo con frialdad tras mirar como se aleja dante- Si eres humano tardarás en sanar tales heridas... -¨...acaso... ¿soy yo humano?...¨- Ha sido... -digo con mirada un poco confuso- ...un buen combate... -entonces me dirijo a Ereala mirando a sus pies- No sé a que se refiere con artefacto... no tengo nada... pero si quiere me quitaré la túnica -digo retirando mi capucha

Entonces lentamente me quito la túnica quedándome solo el pantalon... y se descubre mi aspecto... mi deplorable aspecto... una delgadez casi tan extrema si no peor que la que tenia Teresa en sus últimos años de vida... un tono de piel gris... debido a solo Dios sabe cuantísimo tiempo vagando en el vacio... pero una piel carente de heridas o cicatrices... un cuerpo infantil como cualquier chiquillo de mi edad... un aspecto... que solo se puede obtener en el lugar de donde provengo... solo que ni yo mismo soy consciente de la gravedad de mi apariencia actual... entonces con total naturalidad arrojo mi túnica a los pies de Ereala y digo

- Esto es todo lo que tengo... si quieres me quitaré la parte de abajo... al fin y al cavo... qué más da... ¿somos humanos no?... ¿no es normal? -digo con mi mirada vacia

Ver perfil de usuario
-Subestimas el cocimiento que tengo sobre ti Señor de la Sangre, su espada inútil no me interesa en absoluto- se acerca a ti hasta que con sus manos inspecciona tu cuerpo a la vez que mantenéis un duro cruce de miradas- era esto lo que quería -dice mientras sostiene el Emblema del Dragón.
Despues de coger el artefacto se gira al muchacho del vacío quien se va desnudando pero le corta rápidamente:

-Eso no será necesario -con una mano vuelve ha colocarte la capa mientras dices- tambièn tendré unas palabras contigo chico, aún no sé lo que eres y creeme cuando te digo que hay muy pocas cosas en este mundo que escapen a mi comprensión

Cuando termina de ponerte la capa sus manos te llevan a tus brazos donde se encuentran Kyoh y Syoh:

-Esto era lo que quería, ¿me los darás voluntariamente? -la pregunta es retórica porque ella ya te los está quitando aunque lentamente, con precaución, después de hacerlo os dice- perfecto, id al carromato ya os reclamaré más adelante.

Los dos vais al interior, es un lugar muy espacioso de dos metros de anchura por casi cuatro de longitud, en un rincón podéis ver un arcón donde hay almacenado comida, mantas, no hay ninguna decoración en el interior es bastante austero aunque cómodo.
No sabéis muy bien que decir, tanto porque Zhēnkōng no sabe como reaccionar como porque Kazimir aún sigue conmocionado por todo lo ocurrido, ¿Lucrecia estaría a salvo?.

Transcurren varias horas, horas en las que bien las pasáis en silencio o decís alguna palabra, pero ninguno de vosotros parece tener muchas ganas de hablar de lo ocurrido, el carromato no se mueve y os quedáis ahí durante lo que puede medio día entero, finalmente la puerta del carromato vuelve ha abrirse y observáis a Ereala con un nuevo vestido, es otro traje blanco pero no tan recargado y bordados de plata fina y metal en vez de oro recorren el largo de su cuello, sus hombreras y la punta de sus mangas. A primera vista se la ve cansada, probablemente de la extenuación y el sobreuso de su magia, no obstante de la forma más regia que puede y fingiendo las apariencias dice:

-Dante, demos un paseo

Ella se aleja para que puedas salir del carromato y empieza ha caminar lenta y grácilmente, su frente siempre está iluminada por la pequeña luz que la sigue a todas partes y sus ojos siempre están cerrados, parece difícil de creer que realmente sea ciega andando sin ningún tipo de artilugio para ayudarse, camináis a lo largo del borde del cráter sin alejaros mucho del carromato, nadie dice una sola palabra hasta que algunos minutos después te mira y te dice:

-Procura relajarte

Después de eso empieza ha acercar su mano lentamente sobre tu frente de forma que puedas ver que no intenta atacarte, de la misma forma a la vez que su mano se acerca el mismo círculo cabalístico se empieza ha iluminar y formar detrás de ella y cuando finalmente posa su pequeña mano sobre tu frente empiezas ha sentir una extraña sensación de mareo, como si fuera un tipo de narcótico pero no lo suficiente potente como para resultar realmente dañino, simplemente es un malestar, una extraña sensación anómala como si de alguna forma una mano invisible estuviera penetrando en tu cabeza, puedes observar que los ojos y las facciones de Ereala van cambiando mientras ella sigue manteniendo su mano sobre tu cabeza, su rostro se llena de aflicción y empieza ha faltarle las fuerzas, una de sus rodillas cae pero mantiene el esfuerzo de mantener aún la conexión contigo y, finalmente, su rostro empiezan ha aflorar las lágrimas de tristeza:

-Oh...mi hermana...

Es lo único que es capaz de decir, tras unos pocos segundos más la conexión desaparece y se cae de bruces al suelo mientras dice:

-Así que está muerta...mi queridísima hermana...muerta...muerta como una perra...muerta en su cama indefensa y a sangre fría....Platón....voy ha matar a ese hijo de puta...mi hermana no se merecía esto, era demasiado buena para esta vida tan cruel.

Se levanta pesadamente, su rostro muestra al mismo tiempo vergüenza por tener que exponer una parte tan vulnerable de sí misma delante de un desconocido, como de ira por las personas que mataron a su hermana al mismo tiempo que siente una tristeza insondable, de saber que algo realmente bello y maravilloso en este mundo había partido por siempre para nunca más volver:

-Ya tengo todo lo que necesitaba- dicho esto se pone a andar de vuelta al carromato pero se para un momento para decir de espaldas- gracias...por cuidar de Teresa como lo has hecho, tengo una deuda contigo por ello, pero no te voy a quitar ojo Señor de la Sangre, porque ni en mis más fervientes sueños jamás consideraría que llegarás tu ha hacer algo basado en el altruismo, y mucho menos voy ha perdonarle a ella-

Dicho esto se va, la sigues con cierta precaución y ella vuelve al carromato donde se encuentra Zhēnkōng quien le dice tanto a él como a ti:

-Voy ha descansar, mañana partiremos, usaréis este vagón para dormir y para suplir todas vuestras necesidades, si necesitáis algo nos lo pedís a nosotros, pero mucho cuidado con abrir el otro vagón, está estrictamente prohibido para vosotros. Dicho esto os dejo, necesito recuperar algo de poder arcano, he gastado demasiado en un solo día.

Volvéis a estar solos de nuevo, el silencio vuelve ha reinar sobre el lugar y hasta los pájaros parecen haberse quedado callados, como si todo el planeta estuviera de luto por la muerte de Teresa.


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
¨...oh...entonces...¿esos guantes se llaman artefactos?...oh claro...son artefactos...bueno ahora se siente frio...no importa...siempre ha sido así...¿verdad?...¨

Cuando Ereala dice que no sabe qué soy y posa sus manos en las mias para coger mis guantes no opongo resistencia, ni si quiera musito una sílaba... y me dirijo en silencio al carromato... tengo demasiado en lo que pensar...

¨...Dante no está bien...creo...bien estária...son...ri...endo...como cuando decia ja ja ja...entonces...¿así es como se está bien?...Entonces...¿está triste?...se está triste...¿al perder alguien que aprecias?...si...¿no?...¨

Mi cabeza es un vorágine de pensamientos durante las horas muertas en el carromato, ni si quiera miro la comida olvidando así incluso la idea de que me dió Hilderin de que así podría ser más humano. De vez en cuando miro de reojo a Dante con ligera curiosidad...

¨...¿como se siente?...debe sentir algo para estar así...¿verdad?...Ereala parece poderosa...y no sabe qué soy entonces...¿algo es real?...¿sigo perdido?...donde...¿donde me han creado?...


Pasaron las horas y Dante fue a pasear con Ereala, me quedé allí inmóvil mirando a un horizonte inexistente...cuando me di cuenta del baúl y sus alimentos... me acerqué sin prisa y los miré de reojo...

- Quizá...Quizá sienta algo... -entonces me llevé un poco a la boca y me alimenté y bebí agua

¨...bueno...no está...¿mal?...no se si necesito comer o me sentará mal...quizá soy humano...¨

Cuando volvieron asentí y esperé a que la puerta se cerrase para decirle a Dante:

- Estas...¿mal?...¿es esa la palabra que determina como se siente alguien que...ha perdido a un ser querido? -le digo mientras ladeo ligeramente la cabeza-

Ver perfil de usuario
Dante no dijo ni una sola palabra desde que salieron del bosque, ni siquiera cuando Ereala le dijo que se calmase. Dante estaba vacío, los brazos ya no le pesaban de tener que llevar a Teresa en brazos, y eso le reconcome por dentro, lo mata, lo machaca, le atormenta...

"Tere...sa... Ya recordaste como hablar... Me llamaste papá... Mi destino está maldito, ni siquiera puedo morir en paz... Cuando todo termine... ¿Qué haré?"

-Ereala... Tú nunca podrías darme lo que me has quitado, todo lo demás que me puedas dar no tiene ningún valor para mí. Lo mínimo es que cumplas la voluntad de tu hermana... Ereala... No sabes nada de mí... Podrás leer mi mente cuanto quieras y seguirás sin saber nada de mi, Teresa es el mejor ejemplo.

Antes de entrar en el carromato junto al chico, le dice unas últimas palabras sin girarse para decirselo a la cara:

-Hijo de puta o perra no son palabras propias de una dama, Ereala...

Dante se sienta y sigue sin decir una sola palabra en todo lo que queda de camino excepto una frase para no incomodar al chico:

-¿Hay algo hasta ahora que no hayas comprendido? ¿Cómo una palabra o una expresión?Dante no le mira, pero se nota que sus ojos están vacíos y sin vida, totalmente apagados. Con una voz suave pero apagada le dice:

- Si... También se le llama... Tristeza... Tu no la sientes...¿Verdad?

Ver perfil de usuario
Antes de que vuelvas al carromato en esa pequeña conversación que tienes con Ereala terminas de decir tus últimas palabras mientras ella se iba, no obstante, con la última frase ella se detiene en su sitio y se gira lentamente con su expresión iluminada por la rabia y el odio:

-Que mi actitud calmada no te confunda, ¡Dante! -dice gritando la última palabra mientas sus ropajes flotan y un aura dorada la envuelve con una luz magnífica a la vez que temible- ¡No te atrevas ni siquiera en pensamiento ha juzgarme Señor de la Sangre!, ¡podríamos llenar cada centímetro de la tierra de Galgados hasta donde la vista no alcanza de los cadáveres de aquellos que mataste en vida y aún así no llegarías a pisar ni una sola vez esta tierra! -la energía y su rabia se disipan poco a poco de forma tenue hasta que una vez desaparece avanza sobre ti- Teresa no era nada para ti Dante, Teresa era tu justificación, tu arrepentimiento, la forma de compensar un amor que no le diste a tu propia hija que ahora mismo se halla en cautiverio por un poder que nació de ti mismo, estás tan fragmentado y dividido que tu propia personalidad se dividió y tomo formas diferentes conscientes de sí misma que intentan matarte tanto a ti como a tus seres queridos. Y la única persona, la única persona en todo este planeta que una vez llegó a preocuparse por ti fue mi hermana y por ende deseas eximir el pecado de no haberla salvado cumpliendo su última voluntad. Pero esto te supera Dante, ni siquiera eres capaz de hacer frente a tus propios miedos, te rodeas de humanos a los que te vanaglorias de ser superior a ellos pero al menos ellos sí afrontan sus propios pecados y buscan una redención, pero tu Dante, ¿tú mereces redención?, ni siquiera recuerdas las atrocidades que cometiste en el pasado, ni siquiera te acuerdas de mí y ni siquiera te acuerdas de tu propia mujer. Sigo estando en deuda y como lo estoy déjame darte un consejo. Vete de aquí, vuelve a tu castillo miserable y púdrete, déjanos a todos en paz, porque mi hermana no hubiera muerto si no hubiera confiado en primer lugar de esos cabrones humanos que encontró en Flaren, y aún seguiría con vida si me hubiera hecho caso -su rostro empieza ha llenarse de lágrimas- ¿Te odias?, ¿querrías que las cosas fueran como antes?, ¿te sientes impotente?, ni te atrevas a compararme contigo criatura de la noche, porque el odio que sientes hacía a ti mismo es infinitamente inferior a lo que yo siento en mi corazón, mi furia es superior al fuego de mil soles y ten por seguro que todos aquellos que le pusieron una mano encima a Irala morirán.

Dicho esto se va con paso rápido para no tener que oírte más.


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
Música recomendada:

Se hace la noche, todos vuelven al carromato para dormir o descansar, Angus aún no ha salido del vagón durante el resto del tiempo, el Señor de la Sangre hace demasiado tiempo que tampoco descansa así que incluso en el manto de la noche aprovecha para dormir lo que pueda, Zhēnkōng aprovecha la quietud para aprender una costumbre más de los humanos como es el sueño, ¿cómo se enseña exactamente?, se tumba en el vagón de madera cerca de Kazimir y cierra los ojos, ¿es así de simple?, demasiadas cosas han ocurrido estos últimos días, cuando sus ojos se cierran lo único que ve es su familia, el gran reloj y la figura de la eterna sonrisa, ¿estoy soñando?, ¿es así como funcionan los sueños?, intentar descifrar por él mismo el significado de todo lo que le acontece propina finalmente una sensación de extenuación que finalmente lo sume en el sopor, cuando nuevamente abre los ojos observa que Kazimir está inconsciente, o quizás sigue durmiendo, no obstante ahora es diferente, su aversión al Sol hace que el sueño bajo el que está sea tan profundo que le impide despertarse, quizás sea mejor así al fin y al cabo, y desde luego no quería interrumpirle, oye unos sonidos afuera del carromato así que sale del vagón intentando no hacer ruido.

Cuando sale observa a un enorme y musculoso hombre de piel broncínea y cabellos muy cortos de un color oscuro como sus ojos aunque con una sonrisa esbozada en su rostro, sus facciones son diferentes a las de Kazimir o Hilderin, tiene una de sus mejillas hundidas, tiene una barba cuidada pero que le tapa gran parte de su rostro y algunas cicatrices visibles en varios lados del rostro donde su cabello ya no crece más, según los cánones humanos sería considerado una persona bastante fea, pero para Zhēnkōng que no conoce más rostros, simplemente le resulta uno diferente que otro, pero ni peor ni mejor.
Sin su armadura gran parte de su aspecto imponente desaparece, no obstante sigue siendo un hombre bastante alto y corpulento, alguien que ha entrenado con su cuerpo desde joven para ganar músculo y masa, un entrenamiento probablemente muy diferente que el luchador de artes marciales recibió, no obstante eso le permite poder llevar con esa inusitada comodidad una armadura tan pesada.
Se le ve feliz y descansado, cuando observa a Zhēnkōng le saluda y desayunan algo juntos, o mejor dicho, él le da el desayuno al muchacho del vacío ya que Angus se ha levantado mucho más temprano, no parece ser un hombre que hace poco ha recibido unas heridas cercanas a la muerte, se le ve que desprende vigorosidad y ánimo, viéndole lejos de Ereala se nota que es una persona casi opuesta a ella, quizás sea por eso por lo que están juntos, porque se complementan entre ellos.
Como Kazimir está descansando y Ereala está recuperando energías del combate anterior Angus se dedica ha montar una pequeña fiesta, un tipo de tradición que él solía hacer en su familia así que Zhēnkōng se une a la planificación como ayudante:

-Ahora vais a viajar con nosotros, ¿no?, las cosas están muy tensas y hay mucho que no entiendo, pero creo que sería un buen momento tras lo último ocurrido de relajarnos un poco, ¿no crees? -es lo único que dice cuando le preguntas sobre el tema

Tenía razón, quizás eso haga que todo sea un poco más fácil, muchas buenas personas habían muerto hace poco, muchas almas habían regresado.

Lo primero que hicieron a lo largo de la mañana fue recoger leña, Angus aseguraba que iban ha necesitar mucha, no quedaba demasiado del bosque excepto algunos árboles, tampoco había ramas, así que el corpulento hombre tuvo la idea de cortar uno de los recios árboles que había para poder usarlo en la hoguera, no tenía nada mejor que hacer y suponía todo un reto exclamaba con una sonrisa, para Zhēnkōng encontrar un hombre con una devoción y una convicción tan grande le levantaba el ánimo, pese a haber luchado recientemente contra él se sentía bien estando a su lado.
Hablaron mucho, pero la criatura que proveía del Reloj poco entendía, Angus intentaba explicarle las cosas del mundo lo mejor que podía, explicaba que todo venía de un único Dios, de un Dios padre, hijo y espíritu, que él creó todas estas cosas para el hombre y para que pudiera hacer un buen uso de ellas, que ante todo lo que más importaba era el amor al prójimo y proteger al débil, pero las palabras sonaban distantes en Zhēnkōng, ¿y qué ocurría con sus Dioses?, ¿los dioses en sus tierras?, las costumbres eran muy diferentes de allí a aquí y pronto Angus no sabía como argumentar o encontrar una forma de coexistir su versión con la suya, para él las cosas eran sencillas, era un hombre sencillo que seguía ciegamente la religión que le habían enseñado con el fervor de un santo, y no se cuestionaba porque había demasiadas cosas sin explicación en esta vida como para preocuparse por eso:

-Lo único que deseo es ayudar, pero, sobretodo, quiero protegerla a ella, mi prometida

¿Prometida?, la conversación derivó pronto de la religión al amor, el amor que Angus sentía por Ereala y viceversa era probablemente lo que menos Zhēnkōng era capaz de entender, Padre y Madre jamás se amaban de esa forma, no se miraban de esa manera ni se comportaban de esa forma, ¿por qué este hombre que no entiende nada de las cosas trascendentales de este mundo daría su vida por una mujer que ni siquiera era humana?. Angus no tenía ni idea de la raza de Ereala o de sus costumbres, él de joven simplemente jugaba con ella, con Teresa y con Irala, hasta que al hacerse mayor ese sentimiento maduró en otra cosa era todo lo que Angus de la mejor forma posible intentaba explicar.

Entendía en cierto sentido la visión de Angus, para él su vida era una encomienda a los demás, a su prometida, a su trabajo, a proteger, él era un protector, incluso si para proteger tenía que hacer daño a alguien.

Pero, no lo comprendía, ¿por qué?

Al final se necesitó la ayuda del muchacho del vacío para tumbar al árbol, con un golpe en el concepto, en la idea del árbol este se quebró y cayó con fuerza, su caída sonó alrededor de todo el valle y se escuchó un estremecimiento, victorioso, Angus cortó lo que pudo del árbol sin dejarse los brazos y satisfecho volvieron finalmente al vagón

Zhēnkōng le siguió, la sonrisa amplia de Angus se contagió sobre el muchacho, sonreía sin saber porqué, pero le gustaba, ¿quizás no era necesario saberlo todo para disfrutarlo?, ¿quizás la vida se trataba de disfrutar de lo que uno podía?

Sentía que se había acercado, pero, que de alguna manera, no era suficiente:

-¿Qué diablos creéis que estáis haciendo? -grita Ereala saliendo del vagón a Angus portando sendos fardos de madera
-Ahmmm...hmmmm....mi señora yo...ahmmm -su sonrisa se borró ante el rostro enrojecido de la inquisidora y buscaba las mejores palabras que menos la pudieran airar- pensé que...bueno...yo...ehem...todo estaba muy tenso y necesitabais fuerzas, así que pensé en hacer una barbacoa
-¿Disculpa? -pregunta retóricamente Ereala como si no hubiera oído la respuesta
-Si...bueno...ahora viajan con nosotros, ¿no?, pensé que era buena idea que mientras descansabas preparar una pequeña fiesta para, bueno, calmar el ambiente -tartamudea el pobre Angus que no sabía donde meterse
-Angus, ¿parece que estoy con ganas de fiesta?, y, tu estúpida costumbre de la "barbacoa" requiere carne, y yo no como carne Angus, ¿o no habías caído en ello?
-No...yo...es una barbacoa de verduras...si...verduras -miente descaradamente Angus- va ha haber montones de verduras, ¿a que sí zenkog? -te dice mientras te mira, tras mucho intento sin esfuerzo ha acabado llamándote de aquella forma, pero no te molesta

Te mira a ti, mira a Angus, y finalmente dice:

-Haced lo que queráis -sentencia Ereala marchándose al vagón

Mientras que ella camina pesadamente abriendo y luego cerrando la puerta del vagón de forma intencionadamente ruidosa para hacer saber su descontento Angus se dirige hacía vuestro vagón y saca el gran arcón y una serie de varas de metal, las alinea alrededor de donde vais a colocar la hoguera y luego coloca una superficie de metal con rejillas gastada y medio quemada, después de eso empieza ha preparar el fuego y no es hasta que llega la noche cuando con mucha dedicación y con gran entusiasmo Angus consigue finalmente preparar su pequeña barbacoa portátil, el humo rápidamente empieza ha asomar de la hoguera mientras disfrutan Angus y Zhēnkōng de los primeros trozos ya hechos asados en su jugo con grasa, pan y un tipo especial de alcohol que él mismo destiló de su familia en la granja muy lejos en un lugar llamado Alberia.

El primero en salir es Kazimir, extrañado por todo la algarabía contempla sorprendido la escena:

-¡Señor Dante! -dice Angus con una sonrisa- venga ha probar este cerdo en su jugo, perdone por el sabor a sal pero no hay otra forma de guardar la carne

Se sienta extrañado mientras ve por primera vez una sonrisa dibujada en el rostro de Zhēnkōng, el ambiente se hace más distendido y poco a poco las lenguas se van soltando, Angus parece otra persona cuando está borracho.
Finalmente, la otra puerta del vagón se abre mientras Ereala contempla la escena, casi tan extrañada o más que Kazimir por la ridiculez y sinsentido de todo, quien dice:

-Dijiste que era una barbacoa de verduras -espeta Ereala
-Ahmmmmm....eeeeehhmmmm....las verduras...las verduras...verás....se...se perdieron, si, se han perdido... -dice mientras intenta pensar en una mentira plausible
-¿Se han perdido Angus?, ¿y cómo es eso posible? -pregunta de nuevo irónicamente
-Pues...no...no se han perdido...es que...se han puesto malas...ya sabes, la verdura se pone mala tras un tiempo
-Ah, así que no se han perdido, tan solo es que mágicamente todas y cada una de las verduras que teníamos se han puesto misteriosamente en mal estado al unísono, ¿es eso lo que quieres decir? -pregunta de nuevo Ereala esta vez con una pequeña sonrisa en sus labios
-Si, bueno...ya sabes, la magia del lugar y...eso, solo quedaba uno o dos tomates buenos así que...no tuve más remedio que hacerla de carne

Se hace el silencio mientras Ereala avanza lentamente con una sonrisa aunque con paso débil a la figura de Angus, se deja caer lentamente mientras se pone en su regazo claudicando con la discusión, le susurra:

-Mientes fatal cariño
-Hmmm...no...te lo juro...eran las verduras...

El fuego con su crepitar acompaña e ilumina vuestros rostros en la luz de la noche y la luna, por una vez, quizás desde hace mucho más tiempo del que creéis, no habíais tenido mejor compañía alrededor de una hoguera de lo que sois capaces de imaginar.


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
Dante seguía sin decir ni una sola palabra, tan solo comía (aunque sin necesidad) para no faltarle el respeto al chef, Angus. Quería preguntarles hacia donde ir, pero estaba destrozado por dentro y hasta intimidado por lo de antes.

"Teresa... ¿Era algo para mí? estoy seguro de que si, pero... ¿y si no? Si no me acuerdo ni siquiera de quien era mi mujer... ¿cómo voy a tener las cosas claras? Mi hija... mi prole... mi retoño... sigue en ese castillo... con todo mi ejército...y mi sangre... ¿Debería volver? ¿Qué tendría de malo? ¿Por qué no iba a pedirme ayuda a mi mismo? Ellos me necesitan y yo los necesito a ellos... entonces... ¿Solo me necesito a mi mismo para vencer? Claro... o... puede que nunca más vuelva... ¿podría volver? No lo se... Ella misma me lo recomendó... ¿Soy una carga? No... ¿soy algo peor? un parásito... Claro... claro... no los necesito, ni ellos a mí... volveré a tener... ¿hilos en mis dedos? Demasiada indecisión... arg... no se si sería mejor irme y dejarlos o quedarme y utilizarlos... El mal nunca parará de recorrer mis venas... pero tampoco quiero hacerme la víctima."

Sin esperar una respuesta, pregunta al aire, mirando a la comida:

- ¿A dónde nos vamos a dirigir ahora... Ereala?

Ver perfil de usuario
Al estar a la izquierda de Angus descansando entre su cuerpo no podéis verla directamente desde donde estáis, ella tampoco se mueve, no obstante la pequeña luz sigue moviéndose entre los presentes, cerca del fuego donde estáis, se hace un pequeño silencio incómodo que Angus intenta cortar quitando hierro al asunto:

-Seguro que ella tiene un plan, ella siempre lo tiene, ¿a qué si?

No dice nada, se hace el silencio mientras todos la miran hasta que dice:

-Flaren, iremos al pueblo que vi en la mente de Dante, iremos al pueblo donde mi hermana murió. Tengo preguntas, y, ahí encontraré respuestas, al menos así podré darle un entierro digno, y hasta que sepa que hacer con vosotros dos vendréis con nosotros.
-..Q..Que, ¿Irala está también muerta?, ¿cómo?, ¿cuándo?

Ereala busca a tientas su mano para cogerla con dulzura mientras que dice intentando contener las lágrimas:

-...Lo siento...

El rostro de Angus se oscurece y su sonrisa se borra, lo único que hace es seguir moviendo las brasas con el palo de un lado para otro mientras poco a poco la carne que había en la barbacoa se va quemando, pero a él ya no le importa.


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
Todo el transcurso de tiempo con Angus resulta gratificante para el joven aprendiz... ve en Angus un mentor y un luchador esplendido, pues no comprende aún lo cerca que estan en capacidades, pero sabe que Angus es un gran guerrero y que merece respeto, eso le enseñaron en protocolo... Recoge y ayuda sin problema e incluso tumba sin dificultad un árbol... hay quien se vería así mismo con orgullo o arrogancia por la azaña pero para el joven era un acto más como levantarse o respirar... No entendía la excelencia de sus capacidades... aún tendrá que aprender mucho para darse cuenta de su naturaleza... y responder a la gran pregunta ¨¿Que soy?¨

Ayuda en silencio respondiendo a las trivialidades con más preguntas que respuestas... aún tiene mucho que aprender. Aprende las indicaciones de la tristeza y que es algo malo. Que algo malo es algo que no es bueno y que algo bueno es aquello no perjudicial para uno mismo pero... aún no entiende porqué algo ¨malo¨ es perder a un ser querido... puesto que quizá nunca tuvo uno...


El muchacho del vacío ha permanecido en silencio pues no conoce nada que pueda aportar a esta conversación...pero al ver los indicios de lo que se le ha enseñado como tristeza dice:

- Disculpad -rompiendo el lúgubre silencio- si no es mucho pedir... ¿habláis de Irthruinviela?... si es así... no puede estar muerta... ella me dió mi guante negro que me hace sentir algo que quema... ella... ¿me guió por el vacío?...¿puedo recordar a alguien que no existe?... oh -hago un breve silencio-...es cierto no sé cuanto tiempo hace de eso... -¨¿ocurrió de verdad?...¿Quien me entregó los guantes entonces?... -

Ver perfil de usuario
[Zhēnkōng tiene un penalizador de -5 por no postear]

Ereala se incorpora lenta y pesadamente, como si hubiera recibido un gran impacto mientras dice:

-Ciertamente ese guante esconde algo, y que seas tan osado de decir que tus poderes proceden del vacío bien significa que no tienes ni idea de las consecuencias de tales poderes, nadie le diría a un inquisidor que maneja. esas corrientes nefastas. El otro brazal..no hay duda de que se trata de uno de los instrumentos de las Entonadoras, pero el hecho de que poseas una de las Grandes Maravillas de la Corte Feerica me plantea muchas más preguntas que el origen de tus habilidades. Eres una amenaza andante chico, tanto para ti mismo como para los que te rodean, tu mera existencia es un hecho que nunca debería de haber ocurrido...y lo que me resulta más triste de todo es que no tienes ni idea de quien eres...Angus...la carne...

Angus sigue mirando el vacío, sus cuencas son meros orbes de oscuridad que escudriñan algo que no consigue encontrar, como si su propia mente no estuviera ahí:

-Angus....la carne...

Tarda bastante tiempo en reaccionar mientras sigue contemplando el fuego, finalmente, vuelve en si mismo y su labio partido empieza ha balbucear:

-Hmmm...¿qué?, ah, si, perdona, claro claro la carne -dice mientras quita los dos trozos casi carbonizados del todo
-¿Estas bien? -pregunta ella preocupada
-¿Cómo?, ¿tu estás bien?, Irala muerta...jamás llegue a pensar que su eterna sonrisa algún día podría ser borrada...yo...

Intentando hacer que su prometido no piense demasiado le dice:

-Estoy exhausta, ¿me preparas uno de esos trozos de carne?, sin que esté quemado, ¿porfavor?, ese de ahí, el pequeñito
-Cl...claro, ahora mismo -dice con una pequeña sonrisa

Se esmera con gran fervor en hacer el mejor filete de todos, con su punto exacto y condimentado con sal junto con un poco de pan que se lo tiende con dulzura a ella:

-Gracias...ahora solo quedamos tu y yo...

Angus no responde, pero a partir de ese día no había momento que él no aprovechara para entrenar con duplicadas fuerzas, no podía permitirse ahora perderla a ella.

Las horas fueron pasando, Angus y Ereala necesitaban un momento para estar juntos, pensar y hablar, hablaban sobre viejos momentos que pasaban junto a Irthruinviela, hablaban de Teresa y de como se querían, hablaban de todo. Hasta Kazimir entendió que era hora de darles privacidad, así que se llevó a Zhēnkōng y entraron en el vagón, Zhēnkōng se durmió o al menos así lo intentó y Kazimir se quedo observando la noche, pasaron horas hasta que los inquisidores por fin se levantaron para dormir, el único que quedó despierto era Dante, quien tenía mucho sobre lo que pensar.


A la mañana siguiente ya estaban partiendo, el otro lado del túnel natural había sido también tapado con la magia de la Doncella de la luz, para que de esa forma estuvierais obligados ha cruzar la montaña desde arriba y Angus tuviera tiempo ha interceptaros, los caballos estaban tranquilos durante todo este tiempo incluso en la oscuridad con un hechizo calmante de Ereala que les hacía creer que se hallaban en un verde pasto cercano a un abrevadero, con las fuerzas al máximo empezaron el trote y pronto cruzaron el túnel, pero la zona era extremadamente escarpada como ya sabéis, lo cual obligaba al carromato a tener que seguir el sendero incluso si eso significaba tomar caminos mucho más largos, ni con la magia de Ereala para sortear los obstáculos del terreno (que resultó de inestimable ayuda) conseguisteis avanzar mucho más, Galgados no era una tierra para un carromato y os encontrabais en una zona excesivamente montañosa por su proximidad con la Cordillera de Zhoria.
La noche volvió ha levantarse y el Señor de la Sangre salió del vagón, Zhēnkōng le comentó que estaban a unos días de camino a un viejo torreón que usarían como punto de guía para llegar a Siebenvolken, Dante conocía muy bien ese torreón.
Angus estaba preparando una frugal cena en el descampado y Ereala estaba levitando mientras tomaba notas con una caligrafía impecable escrito con sublime perfección, cerca de ella se mantenía en medio del aire flotando a pocos centímetros del suelo laantigua espada de Teresa llamada "Lágrima de Karla", que orbitaba lentamente sobre sí misma mientras que Ereala lo estudiaba escribiendo glifos incomprensibles y musitando palabras en latín antiguo.
Los caballos bebían agua sin importarles nada más.
¿Qué hacéis?.


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
¨...soy Zhenkong...soy el vacío...¿eso es malo?...¿debería hablar?...decir algo empeoraría el momento...¿no?...¿cómo actuó ahora?...¨

Finalizó el coloquio y pasaron las horas se avecinaba la noche y Zhenkong se disponía a hacer aquello que no recordaba cómo conseguir... dormir. Pero ya sea porque aún queda algo de humano en el niño... o porque quizá su mente necesitaba abandonar su cuerpo tras lo ocurrido en el lugar del que provenía... durmió.

Soñaba...

Hola

Hola

¿Sabes quién eres?

¿Qué?

...

Hola

Hola

¿Sabes quién eres?

¿Quién?

...

¿Conoces la nana de la lira y la escama?

...

Hola

Hola

¿Sabes quién eres?

Soy Wö, de la dinastía Fei

Entiendo...

-Hola

-Hola

-¿Sabes quién eres?

El reloj... de dimensiones bíblicas que solo unos pocos han contemplado no hizo asombrarse al pequeño... un alma descarriada en el mundo de las ideas... un concepto con aspiraciones a ser vivo... avanzaba como hizo antaño... caminaba... lentamente... no por cansancio... si no por desidia... los años habían pasado y el solo había andado... olvidó todo... pero la mente del sujeto lucha desesperadamente por crear recuerdos donde no los hay...

- Padre... madre... -dice a las figuras que aparecen y desaparecen en su camino- ¿sois reales? -anda con al cabeza gacha...haciendo preguntas que nadie puede responder- ¿por qué vine a este reloj? -las figuras danzan...están y al momento se desvanecen... el vorágine de recuerdos enturbia el sueño- ¿por qué he sido creado?...¿acaso no nací de vuestra unión?... -

Tras andar y divagar llega a la base del obelisco... y ahí está el vacío sonriendo... siempre sonriendo...

¨...¿por qué sigues aquí?...¨

Entonces el ser ladea la cabeza... y la sucesión de imágenes golpea al joven... y aún en sueños se remueve siendo presa de su propia mente. Él destruyendo el pilar... él inscribiéndose.. él... viendo al doctor... le conoce... ¿es real?...sus padres...la muerte de su hermano...los monjes... él destruyendo la propia existencia para encontrar paz...él buscando su camino...

...Él...
...solo...
...nunca lo pensó...
...la compañía es agradable...
...¿verdad?...
...paz...

Entonces ahí está antes el monumento, hecho un ovillo después de la tormenta de destinos y visiones...¿volvería a elegir la creación?... ¿volverá a estar solo en el vacío de la no existencia?...

Despierta de golpe, primera reacción fortuita... mira a su alrededor desorientado... y encuentra su mirada con la de Dante en el carromato...y tras un silencio... se calma y dice:

- He visto cosas durmiendo... no me gusta dormir... no me parece necesario... -demasiadas cosas para una cabeza tan joven-

A la mañana siguiente va a ayudar a Angus a preparar la comida y le presta ayuda en todo, entonces... titubeando el joven pregunta:

- Angus, ¿por qué Ereala dice que soy un peligro?... yo no he hecho daño a nadie salvo para sobrevivir... no quiero matar... bueno realmente...no sé qué quiero... -mira a los pies de Angus esperando una respuesta...sus palabras pesan en su conciencia... ¿culpabilidad?...¿incomprensión?...términos que él aún no conoce...

Ver perfil de usuario
- Lo que ves mientras duermes son sueños y pesadillas, sueñas cuando ves mientras duermes algo... agradable, y tienes pesadillas cuando lo que ves mientras duermes es desagradable y te produce pavor. No necesitas comer, tampoco dormir y no te cansas, deberiás alegrarte por tener dichas ventajas.

"Debería de ponerme a entrenar con el espadón... aunque no me guste voy a tener que pedirle ayuda a Angus, él tiene experiencia en el combate con espadas y mandobles. Ya que es tan simpático, amable y servicial, ¿habrá que aprovecharse de ello, no? Vamos a volver al torreón... todos estos días deambulando por las montañas y recogiendo cadáveres de salamandras para nada, ¿eh? jajaja..."

Dante se convierte en una neblina negra que se dirige suavemente en frente de Angus, Dante sabía que estaba ocupado y que despues de cenar seguramente vaya a descansar, pero lo queria intentar.

- Buenas noches Sir Angus, ¿le puedo robar un poco de su tiempo? esque hace poco que me hice con este espadón y... bueno, no se usarlo porque a lo largo de mi vida nunca me ha hecho falta, ¿podría usted instruirme?

Ver perfil de usuario
Un poco más tarde del mediodía, cuando los caballos estaban descansando y Ereala seguía estudiando la espada decidiste armarte de valor y preguntarle, no obstante Angus se encogio de hombros sin saber que decir hasta que finalmente te dice:

-No lo sé, si ella dice qur eres un peligro lo más probable es que tenga razón, pero eso no significa que no encuentres tu camino a la Luz, Ereala y yo también somos un peligro pero solo para los sirvientes del Mal...ahmmm -entonces Angus adopta otra postura más alegre y dice mientras te da una palmada sonora en la espalda- no temas pequeño Zenkog, grande cual titán es tu valor y algún día encontrarás el camino hacia la luz con nosotros.

No sabes muy bien la importancia o la profundidad de las palabras de Angus pues para ello necesitabas antes comprender conceptos que aún resultaban un misterio para ti y, por lo tanto, sus palabras de ánimo no ofrecieron mucho consuelo, pero te sentías cómodo a su alrededor y él era una "buena persona", con eso sería suficiente, ¿no?

Cuando el ocaso ya había llegado el señor vampiro se levantó y también descubrió su coraje, el coraje se puede manifestar de muchas formas y una de ellas es aceptar a pedir ayuda. Angus no cabía siquiera en si mismo de la sorpresa de las palabras de Dante, quien dirigió una mirada furtiva sobre Ereala, ella no movió la cabeza ni tampoco dijo nada pero estaba tan atenta a la conversación como Angus mientras fingía escribir algo en sus papiros:

-P..pues...cl...claro que le ayudaré, ahm, pero es tarde, !mañana por la mañana antes de que el nuevo Sol nazca le enseñare!, tengo espadas de entrenamiento de varios tipos no se preocupe.

Claro, ¿cómo no te habías dado cuenta?, ellos no son criaturas de la noche, y Angus de enseñarte lo hará a lo largo del día, no estás muy seguro de poder entrenar bajo el manto mortificador de esa bola de luz durante muchos días seguidos y, aunque así fuese tu ansía de sangre pronto se hará irresistible, no llegaras a Flaren con tu estado sin beber:

-No -dice Ereala de repente-
-¿Qué? -pregunta extrañado Angus
-He dicho que no, no le vas ha entrenar
-Pero...¿por qué?
-Porque él es un vampiro y porque no tenemos tiempo, no podrá entrenar con la espada durante mucho tiempo durante el día sin perder la consciencia, y aunque pudiera, no nos vamos ha detener para que él pueda manejar su espada de juguete. No pienso demorarme un solo segundo para que podaís jugar a las espaditas.
-Hmmm -musita para si mismo- a la noche entonces Señor Dante, podemos aprovechar las horas después de la cena y antes de la llegada del Sol, me vendrá bien a mi también el entrenamiento intensivo, ja, ¡como en los viejos tiempos cuando entrenaba para alistarme al ejercito!, oh me sentía imparable Señor Dante, la juventud es como el mayor de los alcoholes, sentía que todo estaba al alcance de mi mano

En ese momento se levanta Ereala lentamente y empieza ha caminar lentamente dirigiendo sobre vosotros una dura mirada, si hay algo que detesta es que la pongan en entredicho:

-¿A dónde vas? -pregunta Angus a medio camino entre el miedo de provocar su ira y la curiosidad innata de los humanos
-A encontrar la sensatez y el sentido común que no consigo encontrar aquí, a tomar un descanso de la estupidez y la ignonimia de los humanos. Voy a mi habitación a tomar un té, Angus, avísame cuando esté la cena y pobre de ti como vea carne
-Si mi señora... -dice tragando saliva la corpulenta masa de músculos

Abre la puerta de su "habitación" y la cierra mientras Angus aún sigue mirando como si en cualquier momento saliera ella para increparle, pero cuando parece ser seguro le dice a Kazimir:

-Se le pasará, está enfadada porque yo no soy tan joven, pero sus preocupaciones son infundadas, aún tengo mucho que ofrecer.

En ese momento te percatas de algo tan obvio que te resultó extraño no darte cuenta, Angus es viejo, no es una persona anciana, pero para su profesión te das cuenta de que su edad es muho mayor que la gran mayoría de soldados, debe de rondar la cuarentena o incluso más, su pelo antea oscuro por la ilusión de Ereala ahora muestra un aspecto mucho más claro sin llegar a ser blanco del todo y su rostro está lleno de arrugas.
Y no obstante tiene una fuerza, un vigor y una musculatura envidiable, resulta admirable encontrar una persona con una fuerza de voluntad tan grande como su cuerpo.
Tan pronto terminan de cenar ya empezáis el entrenamiento.

A la mañana siguiente Angus ya vuelve a entrenar contigo antes incluso de que llegué el Sol en un lugar alejado para no hacer ruído, conseguís aprovechar un par de horas antes de que la hermana de Irthruinviela se despierte, desayune y, finalmente, ponga en marcha los caballos.

Y así Dante se vuelve ha sumir en el sueño, y, cuando está dormido Ereala le ordena a Angus en su pescante que detenga a los caballos, nada iba a despertar en su estado al Señor de la Sangre y Ereala abre vuestro vagón:

-Niño, ven. Quiero que luches contra mí.

Os encontráis en un descampado o lo más cerca que encontráis en estas colinas y valles escarpadas, Angus está con vosotros en silencio sentado sin decir nada, o bien no lo sabía o bien no ha dicho nada hasta ahora, en sus manos sostiene tanto el guantelete negro como el brazal de plata. Ereala vuelve ha cubrirse de glifos detrás suya:

-Vamos ha comprobar tu poder muchacho, intenta atacarme

[Aunque no hace falta hacer tirada se considera una batalla por lo que intenta responder todo lo que puedas]

[Durante todo el trasncurso del tiempo el personaje de Dante no podrá postear]


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
- Angus, ¿por qué Ereala dice que soy un peligro?... yo no he hecho daño a nadie salvo para sobrevivir... no quiero matar... bueno realmente...no sé qué quiero... -mira a los pies de Angus esperando una respuesta...sus palabras pesan en su conciencia... ¿culpabilidad?...¿incomprensión?...términos que él aún no conoce...


-No lo sé, si ella dice que eres un peligro lo más probable es que tenga razón, pero eso no significa que no encuentres tu camino a la Luz - Entonces el pequeño deja de escuchar...-Ereala y yo también somos un peligro pero - Mira a los pies de Angus pero no le escucha...la voz del inquisidor se oye como un eco lejano- solo para los sirvientes del Mal -¨...mal...ellos me atacaron...¿porque... soy... malo?...ahora...¿ahora no lo soy?...camino de la luz...luz... ¿como la del sol?... ¿esa de la que Dante huye?...entonces...¿Dante es malo...o lo soy...yo?...no recordaba la luz del sol cuando fui creado...¨

Angus termina de hablarle y comienza ha hablar con Dante... pasa el tiempo y por fin sale de su ensoñación para dirigirse a donde Ereala y Angus le conducen.

-Vamos ha comprobar tu poder muchacho, intenta atacarme -¨...quiere ver mi... ¿poder?...¿tengo poder?...ella es fuerte...no parece querer destruirme esta vez...¨

Entonces musitando de manera casi inaudible hacia su pecho dice:

- Lo intentaré... -su voz carente de motivación le acompaña una mirada vacía-... no quiero lastimar a nadie... pero si quieres que te ataque...

Entonces sale disparado como una exhalación hacia delante acortando las distancias... la luz del sol que sentencia ese descampado parece distorsionarse en el contorno de Zhënköng... incluso podría verse a través de él... entonces acompañado de una ráfaga de viento debida a la tremenda fuerza de su inercia y levantando una nube de polvo se detiene en seco para aprovechar toda la inercia de la carga... entonces en el último segundo Zhenkong alza la mirada para cruzarla con la de Ereala... esa mirada fria... parece brillar cuando combate... milésimas de segundo despues llega la patada frontal de Zhenkong que busca el pecho de Ereala cuando...

Ver perfil de usuario
La frontal patada de Zhēnkōng vuelve ha ser detenida una vez más por el muro o, más bien, por una especie de realidad endurecida en torno a la Sylvain que la protege de todo daño mientras ella ni se inmuta, ella sigue elevada a pocos centímetros del suelo mientras está estudiándote con esa luz en su frente:

-Más, esto no es suficiente, golpéame como si tu vida estuviera en riesgo Zhēnkōng, muéstrame el poder que poseías, tu rabia y odio son ahora míos, hazlos tuyos, hazlos tu herramienta, intenta matarme

[Establece que vas ha hacer y haz tirada si lo crees conveniente, a discreción tuya]


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
¨...odio...rabia...¿puedo tener eso?...eso era el...calor...¨

Entonces retrocedo un paso para coger impulso y mientras retiro mi capucha digo lenta y calmadamente:

- Intentaré matarte... pero no quiero... no sé que quieres ver... pero tendré que esforzarme entonces...

Entonces cierro brevemente los ojos... solo unas decimas de segundo... entonces cada poro de mi piel parece absorver la propia realidad y la luz... mis ojos parecen ser vortices ávidos por devorar la existencia... el vacío... encarnado en un muchacho

(activo Extrusión de Vacío, Aumento de característica +3, declaro ofensiva total y ataques adicionales)

Tiradas: Iniciativa, Primer ataque, Segundo ataque, defensa en caso de ser necesario aun que ya se que tiraría sin sumar nada por la ofensiva total.

Ver perfil de usuario
El miembro 'Zhēnkōng' ha efectuado la acción siguiente: Lanzamiento de dados


#1 'D100' :

#1 Resultados : 82

--------------------------------

#2 'D100' :

#2 Resultados : 94

--------------------------------

#3 'D100' :

#3 Resultados : 29

--------------------------------

#4 'D100' :

#4 Resultados : 24

Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
Tirada abierta en primer ataque repito:

Ver perfil de usuario
El miembro 'Zhēnkōng' ha efectuado la acción siguiente: Lanzamiento de dados


'D100' :

Resultados : 55

Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
Cae la noche, Zhēnkōng tiene mucho en lo que pensar, se le ha puesto a prueba a lo largo de ese entrenamiento, tuvo que enfrentarse a Ereala durante el menos un minuto mientras ella estudiaba las pautas, después hizo uso de sus artefactos que le dio Angus:

-Tal como imaginaba de uno de los instrumentos de las Entonadoras, el brazal se activa por medio de magia desplegando sus poderes defensivos, y de alguna forma tu guantelete resuena con tus poderes innatos, unos poderes que solo había visto en la Alta Inquisidora Justina, es desconcertante y al mismo tiempo temible lo que eres capaz de hacer Zhēnkōng...

Después de eso ella también te leyó la mente, notaste un pequeño mareo mientras ella indagaba con la palma sobre tu frente, pasó un tiempo hasta que ella finalmente con un rostro consternado dijo:

-...Ya...sé lo que eres...Noht...

Después de eso no hizo nada más, se fue y no volvió ha dirigirte la palabra, Angus te volvió ha confiscar el puño y el brazal y no se cruzo ninguna palabra más durante el camino, en los tiempos donde el carromato se paraba se observaba como Ereala reparaba la gran armadura de Angus usando su poder reconstruyéndola lentamente por la enorme hendidura producida por el mandoble de Teresa, tras eso seguisteis en camino y finalmente llegó la noche cuando el torreón estaba a pocos kilómetros de aquí, Dante despertó de su ensueño y Ereala le dijo:

-Acercáte vampiro, aquí tienes -dice mientras ella te tiende un pequeño frasco de vidrio con un contenido líquido de color rojo oscuro- bébetelo antes de que te mueras por el camino, todavía no se te está permitido morir.

Enseguida supiste de que se trataba y pudiste ver como el antebrazo de ella estaba vendado, se trataba de su propia sangre, y no recordabas haber probado algo tan bueno desde hace mucho tiempo, probablemente desde que tenías memoria, la sangre de Ereala es pura completamente, sin ninguna mácula o contaminación de los humanos, algo más allá, la sangre de uno de los primeros hijos de Gäia sin ningún tipo de corrupción o impureza. Lo único que lamentas es que solamente puedas beber de ese frasco enano e insulso, el apetito se te despierta rugiendo con un deseo casi irrefrenable de querer acercarte al cuello de la joven, sabes que ella también lo sabe, y entiendes el alto riesgo que eso supone para ella, desde ese momento la miras diferente, como si fuera la más exquisita presa, pero, ¿y tu parte humana?, ¿qué dice de ella?.

[Recuperas 2 puntos de sangre y dejas de estar con necesidad de beber]

-Estamos a pocos kilómetros del torreón, puedes ir a ver como esta Beatriz si quieres, pero no te alejes del campamento mucho, no nos retrasaremos un segundo y partiremos mañana al alba, espero llegar en menos de cuatro jornadas a la comunidad de Siebenvolken.

La noche ha llegado una vez más, decidid que vais ha hacer.


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
- ¿...Sabes...sabes qué soy? - ¨...ha dicho que y no quien...mi nombre...¿es el que recuerdo?...Noht...que...¿que es noht?...¨

¨Un torreón...¿a qué me recuerda?...sueños...¿soñé?...Dante dijo que si era malo se llamaba pesadilla pero...¿era malo?...alguien sabe qué soy...¿por qué no lo sé yo?...¨

Zhenkong mira al torreón con su mirada perdida... tras unos segundos de silencio dice con su voz fria carente de emoción alguna:

- Dante...¿quien es Beatriz?... ellos -dice mirando de reojo al carromato- ...ya no hablan conmigo...¿es porque soy malo?...¿lo soy?... -vuelve la mirada hacia el torreón y mientras se coloca su capucha da un paso poco decidido- Te acompañaré si quieres ir allí... no tengo nada más que hacer ahora...

Ver perfil de usuario
"Sangre de Nephilim... deliciosa en todos sus aspectos... antes me conformaba con la de los humanos adivinando por la calidad de su sangre sus grupos sanguíneos... ¡pero esto es diferente! Se siente uno tan... bien... ¿por qué tan poco? Tengo más sangre tan deliciosa como esta justo delante de mí, ¿por qué no podría cogerla? solamente está... ahí... al alcance de mi mano... Esta... presa... es peligrosa, pero la recompensa será deliciooooosa... necesito beber más de esa ternura, de esa exquisitez... Tiene una piel pálida, carne blanda y músculos débiles... si no se lo espera la podría matar de un solo golpe... Mi boca se hace agua tan solo de imaginar como mis mellados y viejos colmillos atraviesan su delicada carne sin dificultad alguna... Es... delicioso..."

- Muy amable por tu parte... Ereala... aunque todavía no comprendo porque me necesitais si vosotros dos ya parecéis apañaroslas bien.

"No... no la puedo matar, es la hermana de Irala... de Irthruinvieala... Ereala hecha de menos a su hermana tanto como yo y más, matarla sería un deshonor y una eterna fisura en mi memoria... Al igual que Angus, he de proteger a Ereala por mucho que ella me odie o me desprecie, todo por Irthruinvieala. A pesar de que las voces me digan que vuelva... tengo que quedarme, no se cuando tendré la oportunidad de ver a Lucrecia de nuevo... pero juro que en cuanto pueda iré a por ella."

"Saaaaaaaaaangreeeeee... los pedacitos de la... Nephilim... pegajosos entre mis garras..."

Dante escucha a Zhēnkōng y le dice seriamente y con determinación:

- Zhēnkōng, ¿qué mas da si eres bueno o malo? ¿humano o inhumano? Tu no necesitas eso, si lo único que quieres es vivir y existir no te tienes que preguntar eso. Tu tan solo tienes que mirar hacia el frente y hacer el camino por donde quieras pisar...

"Me voy a poner enfermo si seguimos jugando a las familias."

- (carraspea)- Ejem... esto... si, acompáñame, pero ve con precaución, quizás no esté Beatriz sola... se uno con las sombras Zhēnkōng...

Dante se teletransporta continuamente de forma sigilosa, como si se tratase de una serpiente en la penumbra de la noche. Primero examinó la parte de fuera del torreón y sus alrededores, después miró minuciosamente en su interior y tras comprobar de que no había peligro, fue directo a la vieja bodega.

Tirada de advertir



Última edición por Azmo02 el Dom Sep 17, 2017 2:40 pm, editado 2 veces

Ver perfil de usuario
El miembro 'Azmo02' ha efectuado la acción siguiente: Lanzamiento de dados


'D100' :

Resultados : 54


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 2.]

Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.