Hágase el silencio en los cielos


No estás conectado. Conéctate o registrate

La vuelta a Flaren 3ª parte; La creación de Seraphim Ianua

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 3 de 5.]

El miembro 'Henry Drake' ha efectuado la acción siguiente: Lanzamiento de dados


#1 'D100' :

#1 Resultados : 69

--------------------------------

#2 'D100' :

#2 Resultados : 2

--------------------------------

#3 'D100' :

#3 Resultados : 98


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
Abierta de esquiva y pifia de entangling

Ver perfil de usuario
El miembro 'Henry Drake' ha efectuado la acción siguiente: Lanzamiento de dados


#1 'D100' :

#1 Resultados : 43

--------------------------------

#2 'D100' :

#2 Resultados : 98


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
"Ella... aún vive... sigue viva... su voz... la escucho con claridad... retumba en mis oídos, aún tengo una oportunidad... Y el gotear... por fin ha parado... El pequeño mal se extinguió... ahora solo tengo que esperar... ¿Acaso será verdad que eso es Gabriel...? Este mundo... esta deformado y roto... nada tiene sentido... no debo buscárselo..."

Dante mantiene una postura defensiva por si la criatura le ataca.

- Gabriel... ¿Qué eres...?

Declaración de acciones: de momento solamente me defiendo y uso defensa total por si la criatura decide atacar.

Tiradas de iniciativa y defensa:

Ver perfil de usuario
El miembro 'Azmo02' ha efectuado la acción siguiente: Lanzamiento de dados


'D100' :

Resultados : 83, 79


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es



Dolor
¿Lo sentía?
Dolía
¿Era eso?
¿Así siente un humano?

Caia de rodillas... todo daba vueltas...

Wö no sonreia... Zhenkong caía...

Mientras caía... y esa sensación le nublaba... no pensaba con claridad... todo era lento... pesado... finalmente acabó en el suelo... Hasta respirar era un esfuerzo, una carga...

¨...¿Porqué?...¨

¨...Este sitio...¨

¨...Él...¨

¨...Yo...¨


- Ere...a...la... -dijo a duras penas y de forma pausada, se había acordado de su mentora... ni eso reducía el ensordecedor dolor...

La criatura seguía avanzando, no daba tregua... el tiempo parecía congelarse...


¨...Yo...¨

¨...No...¨

¨...Lo prometí...¨

¨...Daré hasta mi último aliento...¨

¨...Todo lo que soy...¨

¨...Todo...¨

- A... -intentaba pronunciar...

Inspira...

Expira...

Lentamente comienza a ordenar a sus piernas a recogerse, a sus brazos a moverse... el dolor no importaba, nada lo hacía, solo su promesa... lentamente... estaba levantandose...

- A...p... -Se desequilibra... cada vez que hincha su pecho de aire se estremece... pero tiene que hacerlo...-

Intenta enderezarse... mientras que arroja su raida túnica a un lado... mira al suelo... está casi derecho... entonces... alza la mirada... y con una determinación insospechada...

Inspira...

Expira...

- Apertura del segundo sello... fuerza inhumana...

Inspira...

Expira...

Se contrae... le cuesta estar enderezado...

- Apertura del tercer sello... -titubea un instante...

Y bruscamente se endereza mientras susurra...

- Hagase el silencio en los cielos...

Declaración de acciones: Activo aumento de característica gasto 16 de ki para obtener 16 de fuerza, declaro un ataque adicional, y activo Ataque final para el primero ganando un +20 e invirtiendo 5 puntos de cansancio adicionales (cada uno otorga +20 gracias a este magnus), además declaro atacar en FIL ya que tengo dumah puedo hacerlo sin penalizador. Tanto si voy antes como despues, de modo que si voy antes ataco y luego esquivo, si voy despues esquivo y luego me acerco lo suficiente para impactar con mi ataque final. Ataco al ser del vacío usando todo los bonos en el primer impacto y el segundo va con el penalizador solo de -10 porque tengo Kempo avanzado


Tiradas: Iniciativa, Primer ataque(bonos), Segundo ataque (-10), Esquivas (5)



Última edición por Zhēnkōng el Mar Ene 30, 2018 11:58 pm, editado 1 vez

Ver perfil de usuario
El miembro 'Zhēnkōng' ha efectuado la acción siguiente: Lanzamiento de dados


#1 'D100' :

#1 Resultados : 88

--------------------------------

#2 'D100' :

#2 Resultados : 33

--------------------------------

#3 'D100' :

#3 Resultados : 27

--------------------------------

#4 'D100' :

#4 Resultados : 5, 97, 36, 15, 29

Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
Henry

El pirata se sentía con fuerzas renovadas, la voz de Ereala más allá le permitió poder mirar por primera vez a la criatura con una sonrisa mientras recogía sus cuchillos con confianza.
Con demasiada confianza.
Volvió ha lanzar otra ristra de dagas sobre la criatura pero se volvieron ha perder en el vacío, la confianza de Henry le ofreció un mal juicio a la hora de la trayectoria de los puñales ya que esperaba que la criatura permaneciera inerte mientras estos volaban pero el ser exánime estaba lejos de ser derrotado, y aunque debilitado, no le costó prácticamente esfuerzo esquivarlos con unos ligeros y entrenados movimientos a los lados.

[Tu ataque falla, has pérdido otro cuchillo, te quedan 4 dagas sin lanzar, ganas 1 punto de Odio]

Rápido, era rápido, era mucho más rápido de lo que había imaginado, le había subestimado, tal y como sus mayores temores auguraban la criatura no le había atacado hasta ahora porque no quería, no porque no pudiese, su velocidad era mucho mayor que la que él poseía y antes o después no pudo zafarse de eso, por lo que lo único que le quedaba era proteger el cuerpo con sus brazos y absorber la mínima cantidad de daño que pudiese para sufrir la menor cantidad de daño posible mientras pudiese.

Y otra vez más, volvió ha subestimar la criatura, no lo sintió él, lo sintieron sus brazos, y estos, a sus costillas.

El golpe, o, más bien, los varios golpes que la criatura pudo propinar a Henry los sintió no como puñetazos, si no como si un ariete se hubiera abierto paso por sus costillas, golpeándole los huesos tal como lo haría un arma de asedio sobre un portón, o como si una almádena lo hubiera hecho sobre una puerta. Al final el resultado fue el mismo, astillas y rotura.
Henry fue proyectado muchos metros hacia atrás, el impacto en si mismo podría haber sido fatal de no haber sido porque se hallaba en terreno llano, tras haber sido impulsado con la fuerza de un enorme coloso pudo notar que al menos uno de sus brazos había quedado absolutamente inutilizado, podía incluso ver como una parte del hueso sobresalía de su brazo, las costillas al menos varias de ellas habían sido convertidas casi en pulpa, no quería ni preguntarse en que parte del torso debían de estar ahora mismo los trozos, aunque a juzgar por la cantidad de sangre que había vomitado no debía ser nada bueno.

[Has pérdido 55 Puntos de Vida]

Y aún así, el impacto debería de haberte matado, pero no lo ha hecho, ¿por qué?

La sala antes blanca vuelve ha llenarse de sangre, el suelo empieza ha colorearse del color del óxido y la podredumbre infecta el lugar, el ambiente de congoja vuelve ha apoderarse de tu mente.

[Tienes que volver ha tirar RF en los siguientes turnos]

"Joder....¿y ahora qué?"

__

Kazimir

Algo no va bien.

La voz de Ereala vuelve ha dispersarse inundandolo todo de nuevo con el níveo vacío.

Y sin embargo la criatura sigue ahí quieta sin moverse.

Dante se pone en posición defensiva esperando el movimiento de la criatura pero tal cosa no llega ha producirse, simplemente la criatura deja de liberar o absorber la extraña energía que producía o liberaba y volvía ha andar con normalidad y encararse contigo.

Y entonces escupiste sangre.

Sangre que salía de tu cuerpo, tu pecho estaba perforado, como si un gigantesco martillo hubiera hecho las delicias con tus huesos, notabas el dolor y la perforación.

Pero la criatura no te había tocado...

Seguías expulsando sangre, el escenario se volvía ha cubrir con óxido y sangre.

[Has pérdido 55 Puntos de Vida, tienes que volver ha tirar RF en los siguientes turnos]

__

Gabriel

Syoh sigue cantando, pero, su canto desaparece, porque otra voz aparece en el soneto.
Una voz más oscura y profunda.

La voz es clara.

"Dévoralo todo"

La canción, la canción es un ritmo que Gabriel, o, más bien, Zhēnkōng conocía muy bien.

La canción del vacío.

[Égida desaparece, recuperas otros 5 puntos de Ki y otros 10 Puntos de Vida, el penalizador a toda acción se reduce a -40]

[Kyoh se ha activado]


La criatura era más lenta que tu, lo descubriste ya antes, parece incansable y realiza muchos más tipos diferentes de ataques que tú. Pero es lenta.

Un poco más, y justo en el momento en que terminó de lanzar los cuchillos te abalanzaste sobre ella con todo lo que tenías y le diste tu mejor golpe en su pecho sin manera alguna de que eso pudiera reaccionar.

Y así fue.

Tras ser proyectado por el vacío varios metros más sentiste como le habías propinado un duro golpe a la criatura.

Pero...¿entonces por que parece que ahora el vacío es más fuerte que antes?, ¿por qué sigue sonriendo?, ¿por qué no está llorando?, ¿y por qué lloras tú?

[Tienes que volver ha tirar RM en los siguientes turnos]

La voz de Ereala ha callado.

[Has inflinguido 113 de daño, no produce crítico]


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
"Mi brazo, ahora que hago, con un solo brazo sera imposible hacer nada, solo me queda rezar para poder derrotarla. Quizá aun me quede un último ataque, aun tengo fuerzas para algo mas.

-Criatura, ha llegado el momento, el espectáculo esta a punto de comenzar y probablemente de acabar,
pero ten por segura una cosa. ¡No me rendiré hasta que muera!

Después de decir eso, Henry busca donde no hay fuerza para lanzar un último ataque, un ataque devastador que le enseño su capitán, aun no había necesitado usarlo, pero este era el momento. Era ahora o nunca.

"Un momento, solo me quedan cuatro, debería llamarlos despues, no puedo quedarme sin armas

En caso de ir primero, Henry usa Rapid Fire contra la criatura, lanzara cuatro cuchillos hacia esta. Ademas como pasiva, usara La llamada despues. En caso de que vaya después, intentará esquivar el golpe como pueda


Tirada de iniciativa, cuatro ataques ataques, esquiva y RF



Última edición por Henry Drake el Jue Feb 01, 2018 11:28 pm, editado 2 veces

Ver perfil de usuario
El miembro 'Henry Drake' ha efectuado la acción siguiente: Lanzamiento de dados


#1 'D100' :

#1 Resultados : 86

--------------------------------

#2 'D100' :

#2 Resultados : 36, 52, 20, 2, 58

--------------------------------

#3 'D100' :

#3 Resultados : 45

--------------------------------

#4 'D100' :

#4 Resultados : 43


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
Henry observa y analiza a la criatura atentamente, quizás por primera vez en su vida se tomaba en serio un combate, porque ya no era solo sobre él, los demás contaban con él.
Y que cojones, no pegaba un trago a la botella desde hace demasiado tiempo, la garganta estaba reseca y su boca no paraba de salivar.

Es la hora de mandar todo esto a la mierda.

Esta vez el error lo cometió el ser acortando a una enorme velocidad los pasos que le distanciaban de Henry, pero él no se amilanó ni se echó para atrás, su mano derecha seguía en su espalda con tres cuchillos en sus dedos esperando el momento perfecto en que la criatura no tuviera tiempo de reaccionar.

Y la puntería de Henry siempre ha sido la mejor en toda la isla del Huracan de los condenados por una razón:

[Inflinges 114 PVs totales, gastas 3 puntos de Odio, se desactiva Rapid Fire]

-A tomar por culo

[Has obtenido un límite, Vengance]

[Activar Vengeance equivale ha desatar el odio en tu interior frente a todo aquel que se te oponga convirtiéndote en un recipiente de odio. Vengeance es una acción sin coste que se debe de declarar y que dura 3 asaltos en los cuales cada ataque que se haga que dañe al enemigo al menos un 10% de daño generará 1 punto de odio, en cambio los generadores de odio otorgan 2 puntos más de odio por disparo efectuado que haya causado daños. Si la criatura además es un enemigo marcado por Hatred Henry gana un +5 al ataque por cada ataque que haya dañado a la criatura durante todo el tiempo que Rencor permanezca activo.
A diferencia del resto de límites Rencor puede activarse sin necesidad de estar por debajo de la mitad de los PVs aunque se sigue necesitando superar la RF]


Henry dijo esas palabras mientras la criatura agonizaba intentando arrancarse los tres cuchillos que tenía bien arraigados sobre su frente mientras el pirata se dio la vuelta y encendió un puro.
Para cuando exhalo la primera calada dijo entre sus adentros:

-Todo tuyo Doncella de la luz, haz lo que tengas que hacer

Los telones del vacío se levantaron como el velo de una novia, pronto Henry no tardó en ver a un Kazimir casi en peor situación que él, Gabriel en cambio estaba tumbado en el suelo:

-Joder chicos, se os ve como la puta mierda, y también oléis muy bien -el final de la frase la terminó con una pequeña sonrisa mientras su brazo derecho seguía sangrando en un ángulo horriblemente doloroso.

Pero la sonrisa de Henry se borró rápidamente.
Gabriel estaba en el suelo con un charco de sangre con tres cuchillos clavados en su cabeza.

[Gabriel no ha sufrido crítico pero sus PVs están en negativo con -13 PVs, Gabriel está en el estado Entre la Vida y la muerte]

Se escuchaban unos pasos mientras una luz iluminaba las calles oscuras en Flaren, la voz de Ereala se oía con prístina claridad:

-¡Estúpido imbécil!. -hace una pausa larga y luego prosigue- Ya me encargo yo, Angus encárgate de Kazimir.

En el momento en que ella aparecía la enorme silueta de Angus asomaba cargando y gritando directamente sobre Kazimir, quien, en su confusión y aprovechamdo la debilidad fue imposible maniobrar a un lado por lo que absorbió con su propio cuerpo todo el impacto de Angus quien le golpeaba de pleno con su cuerpo y escudo obligándole a retroceder y ser impulsado hacia atrás. Ambos cuerpos chocaron sobre una de las casas pero tal era la fuerza y el peso de la mole de hierro que destruyeron sin ninguna dificultad la pared de madera y acabaron en el suelo estando Dante inmovilizado por el propio inquisidor. El dolor era atenazador, como si una gigantesca plancha de piedra le prensara sin ningún tipo de misericordia:

-¿Qué crees que es más rápido señor de la sangre?, ¿tú transformándote en niebla estando impedido y en gran dolor o un proyectil mío directamente diriguido sobre tu cabeza?, será mejor que no te muevas un solo músculo.

Ereala con rapidez se acerca al cuerpo aparentemente sin vida de Gabriel mientras empieza ha entonar unos cánticos, los círculos cabalísticos empiezan ha formarse detrás suya, Henry le dijo con frialdad y crudeza a la Doncella de la luz:

-Está muerto Ereala, el chico no lo consiguió -replicaba Henry
-Henry el día que necesite tu inexperto consejo sobre medicina o me resulten de ayuda tus insulsas palabras le pediré porfavor a Angus que me separe la cabeza de mis hombros amablemente con su espada, hasta entonces, ¡cállate!

Una calmante luz aparecía de la punta del bastón mientras lo diriguia sobre las heridas y estas se restreñaban lentamente cortando la hemorragia, con mucho cuidado Ereala separó los cuchillos clavados profundamente de la sien de Gabriel mientras la magia surtía efecto:

-Gabriel no es humano, él puede sobrevivir a heridas que para cualquier otro ser serían una muerte segura

Cuando la luz se disipó se podía ver como las cejas de Gabriel empezaban ha moverse muy lentamente, y, en pocos segundos, también lo hizo sus ojos, que empezaron a abrirse muy lentamente:

-No me jodas... -Henry no salía de su asomo, esto era del todo inexplicable, bueno, todo era una locura, pero esto...los ojos de Gabriel se levantaban incluso tras haberle incrustado los cuchillos de forma muy profunda en el craneo del muchacho, y aún así estaba vivo, Henry sentía una mezcolanza entre sorpresa, repulsión y miedo. El puro se cayó al suelo:

[Los PVs de Gabriel se reducen a 0, consigue sobrepasar el estado Entre la Vida y la Muerte]

-Con calma Gabriel, no te levantes del suelo
-¿Dón...dónde estoy?
-Shhh, he dicho que no te levantes, tengo que ocuparme de un asunto

En pocos pero calmados pasos sin ningún tipo de prisa el bastón de la Doncella de la luz se hallaba ahora a pocos centímetros del rostro de Kazimir apuntándole en la sien mientras que su luz le cegaba:

-He tenido una conversación muy interesante con Taur´ed Thon, muy productiva. ¿Pensaste que no me enteraría? ¿de verdad crees ser más inteligente que yo?

El bastón golpea la mejilla de Kazimir en un gesto claramente amenazador:

-Confiesa


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
"No puede ser, los cuchillos estaban clavados en su cabeza, como es posible. Se nota que Ereala es poderosa, murió delante mía y está aquí ahora, delante de mi y Angus también, no es posible debo estar soñando.

-Ereala, ¿Cómo sobreviviente? Pensaba que estas muerta, ¿Cómo sigues aquí?.


Henry se dirige hacia Gabriel

-Chico, siento lo que pasó, no sabía que eras tú. Espero que te recuperes pronto, pequeño

Después de esto, Henry se enciende otro puro y se sienta cerca del lugar, aguardando la salida, o la muerte de Kazimir.

"Parece que esta vez la has liado bien chaval, jamas había visto a Ereala tan enfada.

Ver perfil de usuario
Despues de ocasionar el devastador golpe a la figura todo empeoró... el blanco se tiñó de sangre... el óxido avanzó... nada tenía sentido... si le hería sonreía... si no lloraba... no podia ganar contra sí mismo... entonces lo entendió...

Debía hacer aquello que le enseñó Oso...

Debía sacrificarse...

Así que, herido a niveles críticos, jadeante y tembloroso... cerró los ojos... inspiró... recordaba la meditación que perfeccionó en el templo... solo debía aguardar...

Todo se tiñó de rojo... los cuchillos acertaron y se desplomó...


¨...así acaba...¨

Pensaba mientras caía...

¨...¿He salvado una vida?...¨

Entonces... oscuridad...

>-¡Estúpido imbécil!<

¨...esa...esa voz...¨

¨...no es...no...¨

Entonces algo, luminoso y puro, invadió su cuerpo, la luz llenó el cuerpo del muchacho, esa cálida y familiar sensación lo invadió por unos instantes... abrió parcamente un ojo mientras musitaba...


- ¿Do...donde...? -intentaba incorporarse, entonces esa voz se pronunció

> - he dicho que no te levantes, tengo que ocuparme de un asunto<

No pudo ni mantener en alto su cabeza de modo que, tumbado como se encontraba y con solo un ojo medio abierto, intentaba encajar las piezas de aquel rompecabezas... veía a Henry fumando...

¨...¿Donde estamos?...¨

Veía alejarse a Ereala, pero seguía sin dar crédito... una figura habia derribado una casa... le restó importancia...

- He...Henry... -susurraba en tono casi inaudible- Donde...¿Donde estoy?...¿Donde está el sonriente?... no... ¿Mi sacrifi...? -tuvo que parar, le mareaba habalr tanto, tras unos instantes- ¿He salvado una...vida...?

Ver perfil de usuario
"Ha desaparecido la sangre... el vacío... Y ahora está aqui Ereala... Está viva... claro que lo está... ya lo sabía... Y naturalmente ya se ha enterado... Bueno, al menos... aquí acaba mi vida... por fin podré morir, ya he hecho demasiado atrocidades para como para seguir cometiéndolas... no merezco ni siquiera estos últimos segundos para arrepentirme... acabemos cuanto antes."

Kazimir no se esfumó convertido en niebla, ni siquiera intentó forcejear el escudo para escapar, simplemente, esperaba su sentencia y su merecido castigo. Dante cierra los ojos para que no le dañe la luz y dice:

- ¿Qué mas da huir o no huir? Esto trata de morir... y morir. Por favor, acaba ya con este tormento y rompe la maldición que me ata a este maldito mundo para poder dejar de existir... Si... yo deje vivo al asesino de tu hermana... a cambio de su poder... la avaricia me pudo... ¿Es que acaso no lo ves? Soy escoria, no soy digno de siquiera respirar el mismo aire que vosotros... Les mentí y les traicioné a todos... todos murieron por mi culpa... Por favor... haz que termine... esta horrible sensación... es peor que cualquiera de tus magias... No confundas la inteligencia con el poder... tu eres mucho más fuerte que yo... y crees ser más inteligente que nadie... no obstante... ¿Qué estoy diciendo? Ma...ma... mátame... por favor... haz que pare el dolor...

"Esta maldita Syllvain me dejaría vivir solo por verme sufrir... pero me lo merezco... estoy pidiendo un final demasiado suave para una aberración como yo..."

Ver perfil de usuario
Aquí es donde termina

Ahora lo entiendo

Ahora era Gabriel, que no Zhēnkōng, quien sonreía.
Ahora era mi turno de sonreir

La criatura dejó de sonreir.

Claro...medras en mi miseria y en mi poder, yo te alimento, porque soy parte de ti, pero me necesitan en otro lado.

Ahora lo entiendo todo maestro.

...

Expirar...inspirar...

Con una velocidad sin igual te acercaste osadamente sobre la criatura mientras esta te esperaba, volvió su sonrisa pero la tuya no se desvaneció, cerraste los ojos.

-Adios
-No, volveremos a vernos, algún momento
-Si...ese día seré mejor persona que hoy

Adios

-...el día que necesite tu inexperto consejo sobre medicina o me resulten de ayuda tus insulsas palabras le pediré porfavor a Angus que me separe la cabeza de mis hombros amablemente con su espada, hasta entonces, ¡cállate!

Esa voz...

-¿Do...donde...?

Unos profundos y oscuros ojos del color de la almendra te observaban, eran unos ojos extraños, no los habías visto antes, pero si el rostro, era distinto, pero era ella, era Ereala, sus cabellos tenían un color más apagado, casi ceniciento, su figura era más baja y horriblemente delgada, podías ver como se marcaba la clavícula en su piel o los huesos de sus brazos a través de su piel increíblemente blanca y pálida, se la veía debilitada pero sus ojos, esos ojos eran de otro color pero el ardor el mismo, esa intensidad, ese ahínco, esa voluntad.

...Quiero ser como ella...

-Con calma Gabriel, no te levantes del suelo
-¿Dón...dónde estoy? -decías lentamente mientras un dolor de cabeza horrible se apoderaba de ti ahora que habías recobrado el conocimiento
-Shhh, he dicho que no te levantes, tengo que ocuparme de un asunto

Ella se levantaba mientras empezó ha caminar y desaparecía de tu vista, el segundo rostro que viste es el de Henry, estaba exhalando humo desde ese extraño artilugio de papel mientras cruzaba mirada contigo, de su barba se asomaba una pequeña mueca de felicidad al verte, se alegraba de que abrieras los ojos pero su semblante volvió rápidamente a estar apagado mientras seguía fumando con un solo brazo, el otro le sangraba horriblemente:

-Chico, siento lo que pasó, no sabía que eras tú. Espero que te recuperes pronto, pequeño.

Era la mirada de un hombre asustado de ver aquello que no era capaz de comprender, era la mirada de un hombre que teme lo desconocido.
Te tenía miedo.

Estás cansado, muy cansado, sigues intentando recuperar el control de tus sentidos, oyes sonidos secos y un quejido callado no muy lejos de alguien cerca de ti, Henry siguió hablando:

-Ereala, ¿Cómo sobreviviste? Pensaba que estas muerta, ¿Cómo sigues aquí?.

Si Gabriel pudiera girar la cabeza vería una sonrisa forzada de la sylvain que decía con ironía:

-Algún día...algún día moriré Henry, pero hoy no

Otro sonido seco, más forcejeos, se escuchan más palabras salir de la boca de la inquisidora:

-He tenido una conversación muy interesante con Taur´ed Thon, muy productiva. ¿Pensaste que no me enteraría? ¿de verdad crees ser más inteligente que yo?

Se hace una pausa dramática:

-Confiesa

Otra pausa más, giras la cabeza levemente, observas a Angus inmovilizando en el suelo a un Kazimir con unos ojos casi tan tristes que los de Henry que se cruzaban con los avellanos ojos de Ereala, decía:

- ¿Qué mas da huir o no huir? Esto trata de morir... y morir. Por favor, acaba ya con este tormento y rompe la maldición que me ata a este maldito mundo para poder dejar de existir... Si... yo deje vivo al asesino de tu hermana... a cambio de su poder... la avaricia me pudo... ¿Es que acaso no lo ves? Soy escoria, no soy digno de siquiera respirar el mismo aire que vosotros... Les mentí y les traicioné a todos... todos murieron por mi culpa... Por favor... haz que termine... esta horrible sensación... es peor que cualquiera de tus magias... No confundas la inteligencia con el poder... tu eres mucho más fuerte que yo... y crees ser más inteligente que nadie... no obstante... ¿Qué estoy diciendo? Ma...ma... mátame... por favor... haz que pare el dolor...

La presión del bastón cedió, y por primera vez desde que recuerda, Ereala rió, pero era una risa agria, fruto de su cinismo:

-¿Qué es esto?, ¿la verdad saliendo por primera vez del señor de la sangre?, ¿qué se siente no decir por primera vez más que falsedades?, la liberación de la confesión así lo llaman algunos, la desnudez del hombre que acepta su destino con el peso de la carga que ha estado llevando desde hace tiempo, y, por fin, despojado de tal. ¿Qué se siente?

Angus se levanta lentamente, le tiende la mano a Kazimir:

-No morirás hoy, tras la confesión llega la expiación Kazimir, ese es tu bautismo y tu peso, tu liberación y tu condenación. Se te prohíbe morir hoy señor de la sangre, tal es mi decreto, y serás liberado de tu deber cuando yo lo permita así, no antes.

Kazimir se levantó gracias a la mano tendida de Angus, Ereala se acerca a él:

-Nuestros destinos están vinculados y entremezclados, todos los nuestros, así que escuchadme bien todos, pues yo os proclamo una encomienda, no como inquisidora, ni como elegida, si no como vuestra hermana de batalla.

La espada de Teresa se clavó profundamente en el suelo de piedra, la Doncella de la luz la agarraba con fuerza al mango mientras decía:

-Os ofrezco la vigilia y el exilio, os ofrezco la redención y el deber sacro de la búsqueda de la justicia. Un crimen fue aquí cometido a la vista de Dios, y somos nosotros los encargados de buscar y condenar al culpable, bajo estas piedras un alma murió, una persona mucho mejor de lo que ninguno de nosotros los seremos y de la que no cabía buscar mácula ni pecado en ella, pues ella era pureza y dicha, amor y sonrisa. El mundo es un lugar más oscuro sin ella y nosotros somos los únicos que podemos hallar el origen de la fechoría que fue cometida. Que nuestros caminos nos lleven a encontrar descanso a esa pobre alma o que nos lleven a nuestra tumba.
Ninguna voluntad más allá de la vuestra a partir de ahora os impedirá desistir de esta gesta, yo no lo haré, pero os necesito conmigo, habéis visto tan solo una parte de lo que las fuerzas oscuras nos tiene preparado, y aún queda un largo recorrido. Pero os necesito.

Ella os miró uno a uno antes de decir finalmente:

-Os pregunto pues, ¿estáis conmigo hasta el final amargo os depara o en cambio declináis mi proclama u os convertís en huéspedes y anfitriones de vuestros propios pecados?. No volveré ha hacer esta pregunta nunca más y si finalmente decidís uniros a mi no quedareis exentos de vuestra encomienda hasta que yo no os libere de mi decreto sagrado. Hasta que la justicia se haga hecha.


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
"Seguir su camino, ir con ella. No tengo nada mejor que hacer y desde luego con Erela estare a salvo. Si, esta decidido. Iré con ellos y los ayudare, donde el grupo esté, allí estaré yo sin rechistar, sin temer. Junto a estos comperos no hay peligro que pueda hacernos daño.

-Ereala, yo te seguiré, te ayudaré y te protegeré. No os abandonaré hasta que me lo digais, o hasta que muera. Pero antes ¿Podrías curarme el brazo? No está en muy buen estado.

"Si, es lo correcto.

Ver perfil de usuario
-¿Qué es esto?, ¿la verdad saliendo por primera vez del señor de la sangre?, ¿qué se siente no decir por primera vez más que falsedades?, la liberación de la confesión así lo llaman algunos, la desnudez del hombre que acepta su destino con el peso de la carga que ha estado llevando desde hace tiempo, y, por fin, despojado de tal. ¿Qué se siente?

"¿Qué...?"


-No morirás hoy, tras la confesión llega la expiación Kazimir, ese es tu bautismo y tu peso, tu liberación y tu condenación. Se te prohíbe morir hoy señor de la sangre, tal es mi decreto, y serás liberado de tu deber cuando yo lo permita así, no antes.

"He... dejado libre al asesino de su hermana... y... ¿Me piensa perdonar? No lo entiendo... ¿Por qué...? No me merezco perdón alguno, ¿qué he hecho para merecerlo? ¿Decir la verdad? Mi dolor... este dolor... me matará... algún día, pero ahora tengo otra oportunidad, no la pienso desaprovechar, es el momento de demostrar a Ereala lo que vió Irala en mí... Por mi sangre maldita, y por mi retoño aún perdido... prometo cumplir el sueño de Irala hasta que el dolor de la culpa me mate."

- Siento dolor...

- Te seguiré Ereala... Matemos al asesino... al ladrón de la vida de Irala... y por favor... guíame a la expiación...

Ver perfil de usuario
[Gabriel tiene un -4 PXs por no postear]

Música recomendada:

Ereala abre los ojos, pese a su figura excepcionalmente cadavérica por la notable falta de nutrientes como si no hubiera comido en días y su traje de broches de plata y acero negro sustituido ahora por nada más que una larga túnica de color blanco vaporoso aún se hallaba la auténtica Dama de la luz, una pequeña sonrisa se muestra a lo largo de su boca:

-Me alegro...venid, os curaré lo mejor que pueda, no deberíamos retrasarnos pero os necesito en condiciones más óptimas.

[Recuperáis todos 70 PVs]

Con las heridas restañadas, las hemorragias cerradas y el dolor acallado por el momento seguís la marcha, Ereala sigue el ritmo justo por detrás de Angus, quien no ha dicho una sola palabra en todo el camino pero se le veía excepcionalmente preocupado por el estado de Gabriel, aunque desde su yelmo cerrado y con toda la coraza parece otra persona, y con ese gigantesco tamaño que posee hace que le rodee un aura intimidante:

-¿Qué era eso Ereala? -decidisteis decir al final uno de vosotros intentando cortar la tensión que marcadamente se palpaba, era algo importante y alguien tenía que decirlo, había que sacar respuesta:

-¿Qué era el que? -pregunto ella como si no entendiese la obvia pregunta
-La criatura que nos hemos enfrentado, el lugar donde nos encontrábamos, todo ello...
-Eso que visteis era Gabriel, o lo que se convertirá si el vacío le devora, por supuesto, en un estado mucho más avanzado, afortunadamente no se ha extendido hasta el punto de poder tener la fortaleza necesaria para materializarse físicamente, si no yo misma me vería obligada a matarle, pero si que es una parte de él, una parte de él contra la que tendrá que luchar el resto de su vida hasta que finalmente le llegué el fin. No obstante, es imposible que se haya podido manifestar de forma normal, este lugar influye de alguna manera, o algo ha tenido que quebrar fuertemente su psique como para que se haya liberado de una forma tan física.
Todos menos Ereala miraron a Gabriel durante un segundo, las sospechas estaban confirmadas, Angus fue el primero en hablar, su voz dulce rompía con la apariencia de la enorme mole de donde procedía:

-Pero...¿se puede curar? -la preocupación de Angus era evidente
-No -sentencia- sigamos avanzando

A los pocos pasos un grupo de no-muertos se alzaban, Ereala puso los ojos en blanco con un gran suspiro mientras decía:

-No tengo tiempo para vosotros, desapareced, ¡Excisum!

Una onda de luz arrasó varios cadáveres, Angus despachó con facilidad otros tanto mientras giraba sobre sí mismo y atacaba a otro que intentaba morder a la inquisidora a su espalda, esta, a su vez, lanzo otra descarga sobre otro cadáver que se aproximaba por un punto flaco de Angus. Y así siguieron, derrotando las huestes de enemigos que tenían la osadía de enfrentarse a ellos con una sincronía imposible de replicar, sus movimientos estaban acompasados y tenían perfectamente pensado el orden de amenazas de cada uno de ellos sin romper la coordinación en ningún momento, no les hacía falta una mirada entre ellos ni siquiera una frase, luchaban como uno solo.
¿Era debido al Eru Pelegri?, ¿quizás a su entrenamiento juntos?, ¿o quizás ambas cosas?

En cualquier caso no tardó mucho hasta que todos murieron, no hicisteis falta y necesitabais descansar, además, la escena os impresionó tanto que os olvidasteis de uniros a la lucha, la ensimismación fue cortada cuando Ereala volvió ha espetar:

-Vamos

Y al fin llegasteis, pese a que la aldea de Flaren era increíblemente pequeña todo parecía retorcido y alargado, y entre las dificultades y las penalidades que habéis tenido que sortear os ha resultado prácticamente imposible andar los doscientos metros que os separaban desde la entrada de la posada.
A Kazimir le dió un pulso en el corazón, nunca había estado y al mismo tiempo ya había visto este lugar, recordaba vívidamente los hechos acontecidos hace tiempo, pero que parecían increíblemente lejanos.

Algo no iba bien, lo sentía, lo sentía en su fuero interno.

Dentro de la primera planta, incluso tras la madera podrida, la luz apagada, las linternas vacías de aceite y los desperfectos Kazimir podía recordar perfectamente donde se encontraba sentada el espíritu de Irthruinviela, así como el de los demás compañeros, en el espacio abierto de la sala podía ver a una Teresa desnuda sosteniendo la espada mientras avanzaba lentamente a por vosotros, podía ver la esquina desde donde Axel y Yorick se atrincheraron para evitar sus ataques...

Algo no iba bien...

Dentro de la sala y custodiando las escaleras del segundo piso entre la madera desvencijada y los escombros se podía atisbar con la poca luz que había la figura de una niña con un vestido de arpillera ennegrecido por el uso y enrojecido por la sangre, solo tenía un brazo, en el cual sostenía un pequeño cuchillo de cocina, su cara blanca estaba manchado con costras de sangre, vendas y mugre:

-Niña, la magia de tu nigromante se ha agotado, la fuente de poder del que se alimentaba ha sido rota, ya no tienes poder aquí, apártate.

La quimera avanzaba con torpes y lentos pasos haciendo caso omiso:

-Oh por el amor de Dios, reúnete con el Altísimo en su gloria -la vara de Ereala tocó la frente de la niña- ¡Excesium Magister!

La criatura fue borrada de la faz de la tierra, no quedaron ni sus cenizas, la habitación, en cambio, quedó exactamente igual tras la descarga luminosa, como si nada hubiera pasado:

-Sigamos avanzando.

Kazimir sabía muy bien lo que deparaban tras las escaleras, había un pasillo, era un pasillo muy largo, ahora resultaba mucho más corto que en el sueño, pero seguía siendo para él increíblemente largo.

Algo no iba bien.

Cada paso que daba, lo sentía, sentía la connotación de los sentimientos anclados incluso en la propia materia inerte, entendió que los lugares también pueden ser impregnados de sentimientos y que la sensación aquí era muy fuerte. Sentía desesperación, tristeza, congoja, dolor, mucho dolor, podía ver en el pasillo a él mismo junto con Yorick y Axel avanzando a través del pasillo, podía ver como Teresa les siguió y avanzó por el techo mientras ella reía y lloraba de dolor.

Algo no iba bien:

-Espera....Ereala...espera

Ereala se dio la vuelta, su mirada dejaba clara su decisión, preguntó:

-¿Qué pasa?

¿Qué podía decir?, ¿qué se podía decir?, la posada era ahora un lugar maligno, nada de lo que hubiera detrás de la puerta podía ser algo bueno, lo notaba, lo sentía, lo olía, podía ver como la tristeza, la angustia y el dolor cobraban una cara, una cara que le miraba y que el señor de la sangre no podía hacer otra cosa si no que esquivar su mirada, era mal puro, era dolor en el estado más primario.

Ereala siguió andando, Angus la siguió inmediatamente, Henry y Gabriel miraron a Dante durante un tiempo mientras este estaba paralizado, no podía moverse, finalmente se movieron, Dante se quedó solo en el pasillo.

"No...entréis..."

La puerta se abrió...

-¡Lux!

Un destello, un horrible destello amaneció de la punta de la vara de Ereala, el fogonazo fue como ver el sol directo en vuestros rostros, no podéis ver nada:

-Soy Argon...

Su voz se acalla con rapidez, parece que ha sido enmudecido, como si hubiera sido amordazado aunque comienza a toser fuertemente, seguidamente se oyen unos pasos rápidos e increíblemente pesados de hierro que parece que van ha romper las tablas de madera, se oye un crujido de madera y huesos, la voz enmudecida intenta gritar de agonía pero no puede, una voz se escucha:

-Los domines de magia, y eso considéralo un halago por mi parte el formar parte de ellos, necesitan gesticular y realizar diferentes ensalmos, no hay excepción alguna. Cuando te enfrentas a uno de ellos debes de taparle la boca antes de cualquier cosa para impedir que sea capaz de realizar hasta el truco más simple, y uno de los trucos más viejos se trata de modificar el oxígeno que tienes en tu boca para transformarlo en arcilla, aparte de ahogarte impide que puedas hacer cualquier magia.
Además, los de vuestra calaña sois los únicos cuyo fuente de poder se basa en la pura entropía, arrancando la esencia natural de las cosas en pos de vuestros poderes. Pero eso tiene una grave desventaja, y es que por la simple lógica os resulta extremadamente complicado moldear ese poder para invocar incluso hasta la barrera más sencilla, necesitáis mucho tiempo para moldear la energía sencillamente porque estáis acostumbrados a arrancarla y extraerla de cuajo, sin refinarla ni hacer el mínimo esfuerzo de...

El monólogo se corta, la voz de Ereala se calla, nadie dice nada, se escucha un nuevo gemido que se une a la tos y a los pequeños quejidos de agonía, es un gemido ahogado de sorpresa, como de conmoción.





Un sollozo, seguido de otro más, por un momento se atenúa pero poco a poco se siguen incrementando.










Solo se escuchan los sollozos entrecortados.


-Pero...que...has...hecho...



El sollozo apagado se incrementa, continua la tos de otra voz mientras pugna por zafarse.








Más silencio...







-¡Hijo de puta!

Se escucha un pequeño canto, es el canto que se escucha cuando los círculos cabalísticos se activan, algo es disparado, como si una esfera fuera empujada de su lugar de posición original, se escucha un golpe, seguido de varios sonidos, el sonido del líquido desparramado a continuación de pequeños trozos tocando y salpicando la madera. Ya no hay chirrido metálico, los enormes pasos de metal se escuchan tan solo dos veces más, el sollozo prosigue, alguien lucha contra todas sus fuerzas para no llorar.

Varios pasos ligeros avanzan ha vosotros y se pierden a lo largo del pasillo a gran velocidad, alguien se ha ido y el sollozo desaparece.

El silencio reina en la sala

Nuevos pasos, esta vez metálicos, siguen los pasos ligeros de forma lenta hasta perderse en la lejanía.

Recuperáis la visión, muy lentamente, empezáis ha ver las cosas.
Es una habitación bastante pequeña sin apenas decoración, tan solo una cama, una ventana y una mesa.
Debajo de la ventana yace el cuerpo sin vida de un hombre cuya cabeza ha explotado y los sesos y sangre se han esparcido por toda la sala, tiene túnicas oscuras y resulta imposible reconocerle en su estado.
En la cama yace otro segundo cuerpo, es un cuerpo extremadamente pequeño y delgado, como el de un niño, tiene el pelo corto y claro, está atado de brazos y piernas en la cama con correas, las sabanas están llenas de sangre y destrozadas dejando ver unos ropajes también blancos y gastados, parecen monacales o de algún tipo parecido.
No es un niño...

-No... -deja escapar Kazimir

Es Irthruinviela, o, mejor dicho, su cuerpo, podéis ver la herida fatal sin limpiar y coagulada en el cuello que le provocó su muerte, su piel ya antes pálida de por si ahora es blanca, verde y mohosa, el olor a rancio y putrefacción implica la avanzada descomposición del cuerpo de la niña.
Y sin embargo, está viva.

Esta moviendo la cabeza y sus extremidades de forma apenas imperceptible pero se sigue moviendo, sus ojos rojos antes llenos de vida ahora están inyectados de sangre y de magia amorfa que la mantienen innaturalmente con vida, no parece ser capaz de hablar o de siquiera gesticular, simplemente yace ahí, moviendo la boca y la cabeza en la cama, no parece reconoceros a ninguno de vosotros.
Simplemente, es un cadáver animado.
La criatura os observa con sus ojos vacíos y muertos, abre la boca, la cierra, gira su rostro, hay larvas alrededor de su herida carcomiendo su carne muerta, el olor es casi tan indescriptible como la sensación de congoja y de abandono que sentís.

Desde la ventana rota podéis oír como alguien llora desconsoladamente, Angus y Ereala están en la entrada, los gritos de desesperación de ella se cortan únicamente para decir tan solo unas pocas palabras mientras Angus hace todo lo posible por consolarla:

-¡No puedo!....¡no puedo hacerlo!...¡no puedo!......

Sigue llorando, ni siquiera es capaz de tenerse en pie mientras agarra con sus débiles brazos los dedos de su amado:

-¡Angus no puedo matar a mi hermana!


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es

Durante el trayecto el joven hueco no era capaz de articular palabra... aún trataba de convencerse de que Ereala estaba... viva... ¿Qué fueron las emociones que sintió?... ¿Acaso las sintió él, o fue cosa de aquellos milagros que tenía en los brazos? Aquel regalo... en ocasiones parecía tornarse maldición...

Tras la escena y el fogonazo, tras atravesar ese lugar maldito... el muchacho sentía calor de Kyoh, ese odio primigenio y visceral... sentía la pena del brazo izquierdo, del amor y compasión de Syoh, esa amabilidad surgida del más puro de los amores...

Oía el llanto desconsolado... contemplaba la sangre... a Irthruinviela... o a aquel cuerpo animado por un oscuro poder... el silencio se adueñaba de todo mientras ambos guantes latían con intensidad... demasiadas emociones... demasiadas circunstancias fuertes de seguido... eran... demasiado...

Ereala seguía llorando... cada lágrima era una aguja insertada bajo sus uñas... cada intento de consolarla de Angus una bofetada en la cara... o así lo sentiría alguien capaz de sentir dolor... el sentía latidos, demasiado fuertes... los guantes nublaban su razón... las emociones guiaban sus sentidos...

¨...Quema...¨

>-¡No puedo!....¡no puedo hacerlo!...<

¨...Demasiado profundo...¨

>- ¡No puedo!<

¨...arde...¨

>-¡Angus no puedo matar a mi hermana!<

Entonces... algo ocurrió... parecía como si hubiese recibido un golpe en el hígado, uno de esos que hacían doblarse a los aprendices del maestro en el templo... uno de esos que te hacen arrodillarte por la falta de aire...

No obstante nada había golpeado al chico... salvo la realidad... la dura realidad... de que su mentora no era invencible... no era capaz de hacer... aquello que debía hacerse...

- Juré... -comienza susurrando- qué sería la fuerza del débil cuando desfalleciese... -Empieza lentamente a doblarse mientras continua- juré... acabar con el mal a cualquier precio y coste... que allí donde los demás desfalleciesen yo prevalecería, pues nada podrá detener mi avance, ninguna necesidad humana nublará mi juicio ni torcerá mi brazo... juré...

Entonces coge cada guantelete con el brazo contrario... y con brusquedad tira de ambos quitándoselos con tal efusividad y violencia que salen disparados a los lados de la habitación quedándose incrustados en la madera...

¨...mucho mejor...¨

¨...frío...¨

¨...paz...¨

Entonces su rostro volvió a ser igual que cuando le encontraron... el rostro mismo de la indiferencia... el rostro de alguien tan hueco y con una mirada tan vacío que provocaba incomodidad y terror...

- Yo soy... -comenzaba a alzar poco a poco su voz- la fuerza del desvalido...

Dio un paso corto adelante...

- Yo soy... -empezaba a enderezarse lentamente- La voluntad de hacer lo correcto, cuando las emociones ciegan el juicio de la mente humana...

Dio un paso más... esta vez completamente recto...

- Soy Gabriel, la fortaleza de Dios... y siempre que mi mentora me necesite... sea cual sea la labor...

Otro más

- Sea cual sea el precio... sea cual sea el enemigo...

Un último paso, mirando directamente a los ojos de Irthruinviela, a ese maltrecho y destrozado cuerpo animado... el cual gemía y balbuceaba...

- Seré la mano ejecutora de Ereala... seré juez, jurado y verdugo cuando ella no sea capaz...

Miraba directamente a los ojos de aquella atrocidad... ¿Qué parte del monstruo vivía? ¿Qué parte había perdido al enfrentarse a sí mismo?... daba igual... él haría lo necesario... sin importar las consecuencias ni los impedimentos... sin los guantes era poco más que un autómata... estaba preparado

Entonces con su mano izquierda, de un modo totalmente frio y casi robótico, rozó la mejilla del cuerpo animado... miraba a sus ojos aparentando lo que había visto en los de Ereala cuando trataba con Kazimir o Henry... tratando aparentar clemencia o empatía... lo cual le daba un aire aún más siniestro...

- Marchad con Ereala y Angus, no tenéis porque ver esto... -dijo sin apartar la mirada- Donde otros errarían por sus emociones yo sentenciaré... id y proteger a mi mentora... en esta hora oscura debemos unir fuerzas... salid y procederé...

Seguía mirando fijamente al no-muerto... inmóvil... con el dorso de su mano rozando la mejilla de aquella violación de la vida por la mano del mal... empezaba a ver cuán profundo era el mal que Ereala le estaba mostrando... empezaba a pensar en cuan oscuro era el mundo... pero no era momento de dudar de su fe en el mundo... ¿O si?...

Ver perfil de usuario
"Joder, es la primera vez que veo a Ereala llorar, esta cosa debe ser muy importante para ella. Ha dicho que era su hermana, sería entonces la esposa de la chica que murió? Aquella con el pelo rojo. Seguro que si, pero esto no se parece en nada a lo que tenía en mente. Esto es mas bien uno de esos bichos que maté antes. Ha dicho que no es capaz de matarla, ¿Deberiamos hacerlo nosotros? Pero ¿y si hay cura? No eso es imposible, si la hubiera Ereala no estaría así. No se que hacer, por el momento me mantendré al margen.


Henry se desplaza hacia un extremo de la habitación, se enciende un puro y se apoya contra la pared expectante a que Gabriel actuase.

No me voy de aquí, ¿Quien sabe que pasará cuando la mates? Quizá necesites ayuda, y como ya dije estoy aquí para ayudar al grupo no me iré ahora

Después de esto Henry sigue con el puro.

Ver perfil de usuario
“No… esta posada… aquí reside mi pecado… mi mayor pecado… no… no subáis las escaleras… no sigáis… no sigáis caminando por el rellano del horror… Ya está… ya han llegado… mi pecado… mi culpa… su muerte… Por Dios… ¡¿CUÁNDO ACABARÁ TODO ESTE DOLOR?! ELLA YA NO ESTÁ CON NOSOTROS POR MI MÍSERA CULPA… Siglos de vida… infligiendo dolor… tantas vidas segadas por mis manos como el trigo ante la guadaña… Ereala… como juez suprema de la alta inquisición… te pido por favor… que algún día seas capaz de perdonarme ni lo que yo mismo puedo… Vamos Dante… intenta centrarte… continua… seguir lamentándome hasta el resto de mis días no cambiará nada… solo me seguiré desangrándome… Ahora lo importante es cumplir el sueño de aquella por la que lo prometí…”

Al llegar a la pequeña habitación, y ver a Irthruinvieala muerta y hecha una cruel marioneta, Dante no pudo evitar romper a llorar y derrumbarse en el suelo. Dante gateaba por el suelo y reptaba, no le importaba lo que pensarán los demás, su orgullo ha sido sepultado por la pena y la culpa… en el ya no había sitio para la arrogancia o el orgullo… solo para el dolor. Dante clava su espadón delante de los pies de Gabriel, cortándole así el paso, arrodillado frente al cadáver animado de Irala, le toma de la mano y dice entre lágrimas:

- Irala… ¿Por…qué…? Tu moriste… mientras yo dormía… en un descanso interrumpido por las marionetas de un oscuro espíritu el cual, hoy en día aún vive… por culpa mía… de mi maldad y de mi avaricia… tú pusiste todas tus confianzas en mí… y yo te traicioné- Dante rompe a llorar nuevamente mientras agarra la mano del cadáver con fuerza- Por mi culpa… por mi culpa… y por mi gran culpa… Ahora sufro sin redención alguna, soportando las toneladas de dolor que rompen mis vértebras… y aún me queda mucho por sufrir… pero todo sea por ti, y por cumplir el sueño de la persona que más me ha dado en este mundo… y tan poco dado le he…

Dante se levanta, se seca las lágrimas con su manga y girando la cabeza, le dice a Gabriel con voz temblorosa y suave:

- Por favor Gabriel… Déjame expiarme Gabriel… te lo pido por favor… si tienes algo que objetar dímelo ahora… Dame un poco de cobijo en esta tormenta de dolor…

Ver perfil de usuario
Entonces el antiguo vanagloriado señor se arrodilló ante el joven sin nada... y suplicó... mas era tarde... él tenía un objetivo...

- La sentencia está tomada... vuestra ansiada redención no se encuentra en arrebatar a la hermana de mi mentora de la maldición... es deseo suyo acabar con su desdicha mas se encuentra demasiado afectada... es labor mía en su nombre cumplir con sus deseos... entendedme Kazimir, lo haría ella pero sus emociones nublan su buen juicio... y por mucho que os haya perdonado no creo que su deseo sea que algo como usted sea quien dé final a su amada hermana... apartaos y cumpliré con mi cometido, bajad y proteged a Ereala, se haya vulnerable por la acometida de las emociones, si queréis redención comencemos purgando el mundo y que esta sea la primera de las almas por liberar...

Entonces retira ligeramente la mirada de Irthruinviela para decir:

- Una vez salgáis por el marco de la puerta os seguiré... y me contaréis de que conocíais vos a un alma tan pura...

Había algo en su mirada... era decisión... no permitiría que nadie salvo él o Angus ejecutasen el deseo de su maestra...

Ver perfil de usuario
-Yo... yo... de acuerdo... por favor, que sea rápido...

Dante se transforma en niebla y se coloca en frente de Ereala y Angus, Dante se arrodilla ante Ereala y dice:

- Si así lo deseais... matad a este putrefacto cuerpo que en frente suya se halla y que volverá a levantarse... Por mi culpa seguimos aquí, ahogad vuestras penas en el cuerpo del pecador.

Ver perfil de usuario
Música recomendada:

Dante y Henry descenden despacio los escalones de madera que crujen bajo cada paso, sus miradas lo dicen todo y, Ereala, quien no ha parado de llorar en todo este momento, se arma de todo el valor que es capaz para correr siguiendo la estela luminosa de la pequeña esfera, al fin y al cabo, tenía que verlo.
La posada se ilumina tenuemente como si le diera la bienvenida con cada paso que avanza mientras acorta las distancias lo más rápido que puede con sus débiles piernas:

-!Gabriel¡

Vió al muchacho, desnudado de sus guantes en posición para terminar lo que ella no podía, literalmente era un arma, un instrumento, en ese instante él se habría quitado la vida sin dudarlo si así ella lo deseaba.
Seguía llorando, su sollozo era cortado por la fuerza de la nariz de impedir que sus mocos siguieran descendiendo de su boca nasal pero era inútil, se la veía inmensamente triste y humana.
Ella se arrojó a sus brazos, su cuerpo era tan pequeño y delgaducho que debía medir lo mismo que Gabriel aún cuando la diferencia de edad era evidente.

No era lo correcto, no podía dejarle la carga a él.

Gabriel sintió un pulso en el corazón, una sensación de bondad, ¿cómo era posible?, no llevaba los guantes, acaso...

Y así estuvieron, arropados uno a uno, durante un tiempo que no estaba claro, hasta que Gabriel notó algo más, el llanto de su maestra se había desvanecido, y escuchaba un quejido, un lamento, un desesperado sonido de aquel que no puede respirar y pugna por ello echando espumas por la boca.
Se zafó del abrazo y veía su rostro no ya compungido por el dolor si no ahogándose, sus manos estaban alrededor del cuello como intentando liberarse de un agarre que no existe y sus ojos almendrados salen de sus órbitas, sus manos y dedos agarraban con fuerza el suelo como si luchara contra una fuerza aplastante que lo aprisionara:

-Ga...bri...el...los...guantes...llévame....abajo...

El joven experto de artes marciales se sentía confuso, no sabía que estaba pasando pero no tardó en recoger el guantelete oscuro, el brazalete de plata y llevar en volandas a Ereala quien la sostuvo al hombro con un brazo mientras descendía por la posada con rapidez:

¿Qué está ocurriendo aquí?, ¿qué pasa? -preguntaba un Angus confuso

Seguía sin poder levantarse pero la inquisidora se encontraba mejor, podía enumerar frases inteligibles y Gabriel se la dio a Angus quien la izó en volandas con sus brazos, Ereala hablaba de la forna más sintetizada posible mientras recuperaba el aliento, empezó ha entonar mientras hacía gestos rápidos, las pocas palabras al latín que decían eran:

-La Luna...es la luna...ha sido la fuente de todo esto...de todo este mal...tenemos que irnos...

Se pone cada vez más nerviosa, sus manos están tiritando de miedo, algunas lágrimas caen:

-¡No podemos ganar!...no hay tiempo...

Pero el hechizo no le salía, sus palabras se atragantaban, los gestos eran erróneos, todos la seguían mirando mientras decía:

-¿Cómo...no...lo sentís?...

¿Cómo iban?, eran inconscientes, ¿cómo iba una cucaracha a tener miedo de ser aplastada?, para que el miedo nazca se debe de conocer el origen del miedo y las consecuencias de este, aunque sea de forma inconsciente.
¿Cómo unos meros humanos podrían saber a lo que se enfrentarían?
Aquellos más dotados de influir en la energía del planeta también les hace susceptibles de conocer el alcance de algunas cosas que nunca deberían de ser despertadas.

Y esta, era una de ellas:

-Algo se acerca -decía Angus, preparaos, proteged a Ereala

Os pusisteis todos en posición de combate, Ereala estaba rezagada detrás con Angus, ella tan solo dijo:

-Es...el fin...

Quizás siempre estuvo ahí, quizás apareció en ese momento o quizás no lo visteis hasta ese momento pero en cualquier caso de entre la luna aparecía la figura de una persona que descendía los cielos y se quedaba a varios metros flotando de vosotros, era una figura femenina, alta, esbelta y bella pero intimidante, tenía el pelo blanco lechoso igual que la larga túnica que llevaba encima y unos ojos del color de la sangre pura que brillaban con odio.

Por alguna razón, a Kazimir no le era desconocido en absoluto el aura que emanaba la criatura, la había sentido antes, en el pasado, pero no recuerda donde.

La mujer que asomaba de la luna tenía largas orejas y vestía con ropajes oscuros increíblemente detallados que hacían las veces de armadura o quizás de algún tipo de ropaje excesivamente ceremonial por el increíble detalle que tenían en los grabados, pero eran oscuros, negros como la noche en la que estabais, su armadura le daba un toque aún más ominente e intimidante.

Ereala hace su mayor esfuerzo por conseguir la confianza que normalmente le caracteriza y le dice:

-¿Sabes acaso quién soy y contra quién te enfrentas?, ¿quiéres saber lo qué es la luz?, la luz es...
-Si le preguntas a una persona normal te dirá que es la aquello que ilumina el Sol, considerado como luz natural, aunque también puede ser producido por otras fuentes como el fuego. Si le preguntas a un teólogo te dirá que la Luz es la antítesis del mal, del diablo y de las cosas malignas, que sirve como fuente de inspiración divina traído por Dios como enemigo literal y figurado del mal. Ambas respuestas son correctas pero no son completamente exactas, la luz es más que eso, en palabras del científico alberiense Bartolomew Hedskin tal y como escribió en su teorema científico más famoso dice que la luz es "un fenómeno óptico captado por nuestro ojo a través de una onda que propaga unas partículas invisibles denominadas fotones, tales partículas inciden en nuestro ojo humano y nos otorga lo que conocemos como visión", increíble, ¿no?, todo este tiempo creíamos que podíamos ver gracias a nuestros ojos, pero es gracias a la luz por lo que podemos ver y eso explicaría porque en la oscuridad no somos capaces. Por supuesto aunque desafortunadamente el profesor Bartolomew tuvo que proclamar una disculpa pública ante la denuncia por la Iglesia disculpándose por sus "teorías extrañas" y actualmente no se dedica a la enseñanza, debe de ser muy triste que el conocimiento y el sentido común choque con la ideología y la creencia. Entre sus teorías decía también que cuando la luz cambiaba de sentido al pasar de un medio a otro se producía un cambio en su velocidad y su magnitud, y aunque su teoría era cierta no era "completamente cierta", los medios que él estipulaba eran aquellos entre cuerpos físicos, como puede ser del aire al agua, pero no solamente pueden usarse tales medios como forma para cambiar las ondas de luz. ¿Y si os dijera que se pueden usar la propia energía del planeta como vehículo para cambiar la incidencia de la onda?. Este fenómeno es conocido como refracción, y aquella persona, que pudiera cambiar eso, que fuera capaz de un medio u otro de hacer uso de de la energía que nos provee la tierra como base o cuerpo, podría cambiar a voluntad la onda de la luz, y, por ende, podría cambiar todo lo que el ojo humano viese. Y llegado a este punto, llegado a ese paso, teniendo por ciertos estos hipotéticos hechos y teniendo por cierto la luz como onda podemos llegar también a entender como ondas otro tipo de fenómenos, como puede ser el sonido, y, en definitiva, todas las formas que tiene el ser humano de percibir el entorno podrían ser cambiados y moldeados por este individuo.

Los ojos de Ereala se salen de sus órbitas, al igual que los vuestros, incluso para Henry:

-Sé quien eres muchacha tonta- dice la figura con una voz oscura y ominosa- -eres Ereala Ül Silvania, la Doncella de la Luz, Alta Inquisidora de la orden de Nathaniel, única portadora y vigilante de los Sylvain y la Quinta Elegida. Pero tu no sabes quién soy yo.

Angus postra en el suelo a Ereala en el suelo lentamente mientras desenvaina sus armas y dice:

-Quedaos aquí mi señora, nosotros nos encargamos

La mujer sonríe, todos os preparáis para el combate, pero, detrás de ella, aparecen infinitas espadas y lanzas que emergen desde la Luna, el número es absolutamente incontable:

-Regocijaos, puesto que los propios ángeles han descendido sobre vosotros. Preparaos para la exterminación.

Imagen:

Que empiece la matanza.

[Haced Tiradas de Iniciativa y declarad acción]


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es
"¿Quien es esta cosa? Realmente se atreve a hablarle así a Ereala, se nota que es fuerte, y sin la Doncella de la Luz no se que vamos a hacer, ella siempre nos salvaba de todos los enemigos, pero ahora estamos solos. No podemos esperar que ella nos ayude en ese estado, tenemos que dar lo mejor de nosotros mismos.

-Está bien chicos, es nuestro momento, no tenemos a Ereala, esta vez tenemos que hacerlo nosotros solos. ¿Estais conmigo? Si es así, ¡A por ella!

Acto seguido, Henry comienza a disparar cuchillos, para intentar dañarla, aunque realmente no sabe si quiera si podrá hacerlo.


"Voy a por ti, y aunque yo no lo consiga, no podrás defenderte de los tres  al mismo tiempo"


En caso de ir antes que el enemigo:Henry usa Entangling shot, dispara dos cuchillos.
Si va después de ella, intentará esquivar el ataque que haga


Tiradas de iniciativa, dos ataques y esquiva .

Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 3 de 5.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.