Hágase el silencio en los cielos


No estás conectado. Conéctate o registrate

¿Qué fue de Damakin?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 ¿Qué fue de Damakin? el Lun Sep 12, 2016 7:15 pm

Música recomendada:


Resulta extraño que semejante historia con tal triste final empezará simplemente....con un hombre enamorado.

Hace casi doscientos años hubo un hombre, un lannetense llamada Hidemitsu Akachi, un lider, gran guerrero, de enorme corazón que le fue arrebatado desde el momento en que la vió. La princesa de la familia Hashimoto, su nombre era Sayuri.
La familia Hashimoto en aquel momento era una de las familias rivales de la Hidemitsu, y la familia Hidemitsu tan solo era una familia menor teniendo en cuenta el poder y el privilegio de la familia Hashimoto. Al final, la familia Hidemitsu fue una de todas esas muchas familias que se extinguieron por la incesante sed de la familia Hashimoto, ya que la familia Hidemitsu se negó a rendir vasallaje a la familia Hashimoto.

Y en medio del fuego, se hallaba Akachi, que se sentía dividido entre el amor de su amada y el amor a su familia y a su deber, viendo como toda su familia era masacrada, de algún modo, encontró coraje suficiente para huir de su deber con su familia y morir ahí, escapando del fuego y los gritos.

Se encontro con Sayuri, que decidieron reunirse en un claro en medio de un bosque como hacían muchas noches desde hacía años....solo que ésta vez era distinta.

Huyeron, intentaron escapar, pero nadie puede huir de las garras de los Hashimoto, y pronto una ola de flechas cubrieron los cuerpos de los dos.
Los arqueros, obviamente, no podían saber que entre los que escapaban de aquel gran incendio se podía encontrar la princesa de su propia casa, no lo supieron hasta que ya fue demasiado tarde.

En sus últimos alientos de vida pudo ver Akechi como su amada, su casa, y todo lo que él amaba y creído le era arrebatado...y mientras que aún le quedaba un aliento de vida juró vengarse de todos aquellos que le habían arrebatado todo.

Y aquí fue como el hombre que una vez se llamo Akechi murió y dejó ésta dura vida que nada le había traído más que sufrimiento por algo tan dulce como puede ser el amor.





Su alma no pudo aceptar la injusticia que se había cometido sobre él y sobre su familia, y aunque su alma regresaría al flujo de almas, su eco de dolor resonó más allá del mundo de Gäia, llegando a tener un lugar en la Vigilia, creándose una versión retorcida de Akechi, una ánima de venganza, un avatar de todos los sentimientos negativos despertados por Akechi por la injusticia cometida.

Nació un espectro de la vigilia.

En los años posteriores a éstos sucesos tal espectro poco a poco encontró una forma de interactuar y acceder a nuestro mundo a través de una de las múltiples grietas en la Vigilia, ya que en un territorio donde la magia está tan marcada como es en la isla de Lannet no es muy difícil acceder a Gäia. Y una vez aquí, uno a uno, soldado a soldado, todos los miembros de la dinastía Hashimoto perecieron, hasta que al final no quedo ni uno solo, aquellos que lo vieron observaron que no era ni un oni ni un humano, era algo peor, una mezcla de sentimientos y odio transformados bajo la apariencia de un hombre, un hombre con ropajes oscuros y una máscara de sangre que, con sus puños, mataba cualquier cosa, era "el oni de sangre y venganza", que en un dialecto lannetense significa "Damakin"



Y así, el espectro Damakin, se sintió por primera vez en su existencia contento una vez que borró la existencia de una familia que ya, ni siquiera su alma humana recuerda, y de que si lo hiciera, lo único que de él brotarían serían lágrimas.

Y entonces, es cuando todo se retuerce aún más y la historia juega su oscuro papel en todo ésto.

Meseguis, la shajad que encarna la venganza, transfirió su oscura esencia en un dragón milenario, una de las primeras creaciones de Gäia, y al igual que el resto de los shajads, nacieron los siete dragones de Gaira, dragones corrompidos con la pura oscuridad para dar a luz a una de las creaciones más poderosas que jamás existieron en Gäia.

Alertas, pero con precaución, siempre han influido, al igual que aquellos que le dotarón del poder de la oscuridad, de usar a los humanos a su propio antojo. El dragón de Gaira que recibe el poder de Meseguis, es la dragona llamada Ahriman Obscura, que se vió atraída por el frío de Goldar y estuvo ahí durante mucho tiempo...maquinando.
Pero en un simple lapso de tiempo, en el año 226, todo cambió, una vez activada la máquina de Rah, la propia existencia de Ahriman se vio absolutamente destruida por semejante despliegue de energía que, de no ser por el Ojo de Gaira que llevaba, hubiera sido completamente borrada de la existencia.

Pero en vez de eso quedo fuertemente debilitada y con su alma fragmentada en millones de trozos que se dispersaron, su alma estaba ligada al Ojo de Gaira y el Ojo de Gaira solo podía mantener su forma a través de la Vigilia, donde las fuerzas de la oscuridad eran más poderosas. Desde ahí empezó el lento proceso de reconstruirse a si misma.

Creó con lo que le quedaba de fuerzas un cascarón, una fortaleza para ella misma donde podría recomponer sus fragmentos de almas a través de aquellos que quisieran servirla de sustento. Uso sus poderes transferidos por la propia shajad para atraer a todas aquellas ánimas que querían venganza y las atrajo hacía si para alimentarse de su psique y recomponer su alma poco a poco, creando en ésta prisión de almas un nexo de almas en la Vigilia desde donde se nutriría y poco a poco despertaría de nuevo con fuerzas renovadas dentro de la propia Gäia.



Y aquí es donde entra en acción Damakin, convertido en un espectro que lo único que busca es una venganza sobre toda la existencia, se vio seducido por el poder de Nexo y fue tras él en busca de su poder.

Pero era una trampa obviamente, la dragona no tenía ninguna intención de ofrecer su poder a nadie, y usó todas esas almas que había atrapado dentro del Nexo para alimentarse de ella mientras éstas nadaban en un mar de lágrimas que ardían como roja lava.

Pero algunas de las almas tenían aún suficiente poder como para poder intentar salir del yugo del Nexo, debilitando entonces seriamente a la dragona y haciendo aún más largo su proceso de recuperación. Y entonces la dragona, que ahora en ésta época era conocida como Thrurinwagnur, tramó algo aún más pérfido que lo que había hecho hasta ahora.



Creó un enlace en forma de una gigantesca cadena a todas las almas que tenía a su merced (y que seguían incrementándose más y más) y adoptando la forma de una mujer encinta, les cedió parte de su poder a aquellas almas que eran lo suficientemente fuertes o que aún podían mantener su propia existencia para que pudieran salir de su reino atravesando la Vigilia y, con esas nuevas fuezas, que cumplieran sus objetivos de venganza. Pero todos aquellos que salían al mundo exterior firmaban un pacto con la dragona en la que el poder que recibían les era dados por ella misma y que, por lo tanto, una vez que se hubieran vuelto lo suficientemente poderosos la dragona les volvería a llamar para consumirles y alimentar con sus almas, ahora aún más poderosas, la suya propia y poder salir de aquella prisión que había creado.



Damakin, también fue una de esas almas, usando partes de otras almas unidas a su propia ser por su única existencia de venganza, creó una única identidad sin nombre, la de un joven de raza aionense sin recuerdos de ningún tipo y, una vez trepó la cadena, la dama de rojo le recompensó otorgándole los guantes de Ifrit, un poderoso artefacto que respondía a los deseos de Damakin, y a su vez, sellando su existencia junto a ella, condenándole nuevamente



¿Qué ocurrió con Damakin una vez que volvió a pisar Gäia en forma humana entonces?

...

...

...

En realidad no se sabe con certeza

Sabemos que Damakin llegó a la aldea de Flaren, en el principado de Galgados, y que sus interacciones junto con aquel llamado Platón, fueron la caída de los primeros guijarron que aconteció a lo que conocemos como la Ruptura de los Cielos, pero en concreto poco se sabe de él.

Se sabe que tras la aldea de Flaren fueron a unas ruinas cercanas, no sabemos que ocurrió ahí pero sabemos por el cadaver de un joven que había cerca de ahí que tuvo que aver alguna pelea, creemos que lo más probable esque discutiera en algún momento con Platón ya que probablemente su propia identidad chocaría con los ideales del muchacho y Damakin, al ser una amalgama de almas con un único cuerpo, se hallaba en constante dualidad por lo que la incapacidad de desarollar una única personalidad compleja probablemente haría que su mente estuviera siempre volatil e inestable.

Lo único que podemos decir esque desapareció sin dejar rastro, quizás volvió al Nexo sintiendo la llamada de la dragona Thrurinwagnur, o quizás su existencia no pudo soportar más la tierra de Gäia y las almas que componían su cuerpo físico se desvanecieron, o quizás incluso pudiera ser utilizado por las manos de algún invocador para su propio servicio, nunca se sabrá con certeza.

Lo único que sabemos esque el alma de Akechi sufrió y sigue sufriendo en busqueda de volver a reencarnarse en un nuevo cuerpo y así, buscar el alma de Sayuri, y así, quizás, algún día, pudieran amarse como nunca pudieron.

...

¿Por qué los dioses juegan así con las almas de los mortales?, ¿por qué siempre el destino ha de jugar de aquella manera tan burlona con las pobres almas de aquellos que lo único que buscan es alguien a quien amar o proteger?, ¿por qué las mejores de las intenciones se convierten siempre en el motivo de masacres?

Quizás, los dioses no sean más que simples humanos

Quizás, estemos malditos a repetir la misma historia


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.