Hágase el silencio en los cielos


No estás conectado. Conéctate o registrate

¿Qué fue de Árgonoth?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 ¿Qué fue de Árgonoth? el Mar Sep 13, 2016 12:47 am

Música recomendada:




Hace muchos años, existió una hechicera de incomparable poder, su conocimiento en las artes arcanas parecía no tener parangón y era capaz de manipular cualquier energía y canalizarla para obrar como deseara su mente.

Pero, como siempre, y como todas las historias de poder, llega un día en que la magia está limitada por la propia existencia del ser humano, y algún día la gran hechicera cuyo nombre se perdió en el olvido tuvo miedo a la muerte, así que decidió encadenar su existencia sobre un gólem, algo imperecedero, algo que pudiera postergar sobre los albores del tiempo.

Busco algo que pudiera hacer frente a su alma, algo poderoso para que la albergara a ella cuando su cuerpo muriera, y tras varios años encontró entre los restos de unas antiguas ruinas un certenario Hecatondies, un antiguo golem de combate de la época de Solomon, pero un alma tan poderosa como la de la hechicera era incapaz de ser albergada sobre el propio núcleo de energía del hecatondies, ni muchísimo menos poseerlo para traspasar los controles de seguridad que tenía instalados la propia máquina.

Así que tras crear un gran ritual de magia para eliminar los sellos de protección del Hecatondies clase Omega y así poder adaptar su alma al núcleo de energía del golem realizo un nuevo conjuro para unir su alma al núcleo.

La fluctuación de energías entre el alma de la hechicera y el golem hizo que el gran circulo de magia del ritual para la transfusión de alma fallase y se desencadenase una enorme explosión, tumbando el gran laboratorio bajo las rocas durante siglos.

¿Y qué fue de la hechicera y su legado? no se supo más de ella, lo único que se sabe esque toda la energía residual generada por su alma y el ritual fueran absorbidas por la energía del núcleo del hecatondies, ya que éste golem era uno de los pocos gólems mejorados especialmente y con un poder una vez activados que pocos serían capaces de hacerle frente.

El golem nunca respondió a la llamada de la poderosa hechicera sencillamente porque su sangre no era compatible con el sistema de funcionamiento del hecatondies omega y, por lo tanto, no era capaz de activarse ni albergar el alma de la gran hechicera.

Con el tiempo el poder de la gran hechicera se convirtio en una leyenda, y la leyenda, se convirtió en mito, pero entre aquellos que caminaban todavía con la existencia de la hechicera nunca olvidaron su poder y quisieron conocer sus secretos.

Entre todos ellos existe una criatura, del albor de los tiempos, una criatura creada a través de magia y odio, una creación sobrenatural que no debería de existir y que, sin embargo, camina, y ansia el poder de la hechicera.



Sabe que no puede acercarse a las ruinas, probablemente esté lleno de trampas, y sabe que tampoco puede usar el golem para sus propósitos, así que necesita a alguien, alguien que puede activar el gólem por él y que puede llevarle hasta ahí.

Y así, durante años, empezó a buscar antiguos descendientes de Solomon que tuvieran en su sangre las nanomáquinas que pudieran activar el gólem encerrado en el labolatorio de la antigua hechicera.

Así fue como Árgonoth entra en la historia

La criatura, esa aberración conocida como Artrius, de alguna forma, supo los origenes de Árgonoth, se hallaba en una pequeña aldea, cerca de la frontera de Togarini con Remo, llamada Galenia.

Árgonoth fue un muchacho siempre diferente al resto, que tenía el potencial para despertar la magia a su alrededor, y quien siempre se vio diferente a los demás.

Y entonces sucedió el fatídico día

¿Fue Árgonoth quien convirtió toda la aldea en zombies?

...

Obviamente no, su poder no podría ser lo suficientemente elevado como para realizar eso, no obstante, sí que se despertaron su magia ese día, cuando vió a Artrius arrasar toda su aldea, conmocionado, intentó salvar lo único que valoraba en su vida, su hermana, pero ya era demasiado tarde, sus heridas eran demasiado graves.

Así que estanco su esencia dentro de su cuerpo para intentar que no muriera de ninguna forma, pero lo único que hizo fue resucitarla de forma antinatural dando lugar a un zombie.

Artrius, aprovechando el shock emocional que sufría y la masacre que había creado borró sus recuerdos y entonces esperó, sabía que tarde o temprano llegaría la Iglesia a investigar como una aldea fue borrada y convertida en cadáveres andantes.

Y asi, en la prisión de la Inquisición y tras la tortura constante, se mostró frente a Árgonath, haciendose pasar por una copia de si mismo, como si fuera un eco en su interior y aprovechando que él si recuerda usar su magia para convertir a Alina en zombie. Le ofreció su ayuda, le salvo de su prisión, y le enseño sus poderes, así controlaría al joven hechicero sin permitir que sus poderes asciendan demasiado pero si lo suficiente como para que necesitase que su eco estuviera con él.

Y algún día tomaría su sangre, cuando sus poderes maduraran lo suficiente como para despertar los poderes de su sangre, teme el poder que puede llegar a convertirse Árgonoth hasta el punto de que podría ser una amenaza para Artrius, pero confía en no enseñarle demasiado.

No obstante, un día, desapareció. La curiosidad de Árgonoth fue demasiado para su copia y huyó una noche gracias a la amgia falseando su esencia.

Pero sabe que algún dia le encontrará, es solo cuestión de tiempo.

Y es aquí donde entran los acontecimientos que causaron la Ruptura de los Cielos, a partir de la llegada de la aldea de Flaren.

El paradero actual de Árgonoth es desconocido, se ha escuchado rumores de que se encuentra cerca del Valle amarillo un hombre que viste como un sacerdote de ropajes negros, otros dicen aver visto a un hombre de oscuras ropas acompañado de una mujer que caminaba de forma lenta y antinatural cerca de Hécate pero lo único que sabemos por seguro esque antes o después solo servirá para ser alimentado por la sed de poder de Artrius y asi poder eliminar los sellos que conducen a la tumba de la famosa hechicera sumida en el olvido.

...

¿Por qué los dioses juegan así con las almas de los mortales?, ¿por qué siempre el destino ha de jugar de aquella manera tan burlona con las pobres almas de aquellos que lo único que buscan es alguien a quien amar o proteger?, ¿por qué las mejores de las intenciones se convierten siempre en el motivo de masacres?

Quizás, los dioses no sean más que simples humanos

Quizás, estemos malditos a repetir la misma historia


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.