Hágase el silencio en los cielos


No estás conectado. Conéctate o registrate

El Principado de Galgados

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 El Principado de Galgados el Miér Sep 21, 2016 12:45 pm

Galgados




Capital: Hécate
Número de habitantes: 4.200.000
Etnias principales: Asher (89%), (aion 7%), zinner (1%)
Forma de gobierno: Monarquía (Principado Imperial)
Idiomas: Latín (con multitud de dialectos)
Religión: Crisitanismo:
Nivel tecnológico: 3
Gentilicio: Galense
Bandera: Tricolor blanca, roja y blanca sobre un halcón en el centro



El principado de Galgados, también llamado el País de los Valles, es un valioso e inmenso integrante del Sacro Santo Imperio. El vasto territorio aunque compone el principado se encuentra aislado del resto de continentes por dos grandes masas montañosas prácticamente impenetrables, la Cordillera de los Vientos y la de Zhória. El único paso entre ambas formaciones es Hécate, donde se encuentra la misma capital. En el interior, Galgados está repleta de decenas de grandes y fructíferos valles, separados entre sí por mesetas y montañas de poca altura. Mientras que la vegetación en la zona montaña es escasa, los valles gozan de un suelo fértil lleno de ricos prados y verdes bosques. Desdichadamente el clima resulta bastante adverso para sus gentes, ya que los fuertes vientos que provienen de la Costa Brechada azotan especialmente el territorio a causa de la  abrupta geografía.

Galgados es un pricnipado autosufciiente, cuyos valles, ricos en agricultura y ganadería, producen suficientes alimentos como para vivir sin preocupaciones. Sin embargo, dadas sus grandes dificultades para exportar materiales desde el interior, el comercio es escaso y se limita a las enormes cantidades de hierro y acero que se extraen en sus minas. Todo este mineral acaba habitualmente comprado por Dalaborn, que lo usa para la forja.

A causa de su compleja estructura geográfica, el territorio no tiene necesidad de grandes ejércitos. Cada valle se limita a tener unos cuantos guardias para su propia segurdiad, haciendo que la única gran concentración de soldados del principado se encuentr en el Paso de Hécate. Aún así, si fuera necesario, el virrey (un título que es equivalente al del príncipe) podría llamar a las armas a las milicias de los valles, que sin duda representan una fuerza considerable.

A pesar de la aparente calma reinante, la actual situación interna se encuentra en un momento bastante tenso tras la muerte de Victor Daorland, el anterior virrey. El problema es que sus tres hijos, la joven Marina y los gemelos Karlson y Frederic, se disputan duramente el control sobre Galgados. La situación es peliaguda puesto que nunca se estableció con exactitud cuál de los dos hermanos era el mayor en términos sucesorios, y Marina, la primogénita, afirma que su derecho a la corona es el mismo que le otorga a la propia Emperatriz el trono del Sacro Santo Imperio.

Los Cavalgavientos
Sin duda uno de los elementos más llamativos a la vez que extravagantes de la cultura de Galgados es el de los llamados cavalgavientos, grandes artilugios que permiten a los habitantes surcar los cielos usando las corrientes de aire como si de enormes océanos se tratase.
En realidad los cavalgavientos no pueden volar propiamente, sino que se lanzan desde lugares altos, dejándose llevar por los fuertes vientos y planeando de un sitio a otro. Aquellos que los emplean son llamados jinetes de vientos y la gente los mira con cierta admiración. No hay ni un niño de los valles que no haya soñado alguna vez con surcar el firmamento como ellos cuando crezca, así que siempre están practicando con sus cometas, el juguete más popular de los valles. Los jinetes de los vientos más expertos son capaces de dominar las corrientes de aire y permanecer en los cielos durante varias horas, recorriendo así enormes distancias. Para muchos, dejarse llevar por las ráfagas junto a los pájaros es un acto de extrema libertad.
Éstos artilugios son verdaderas obras de arte de la aerodinámica, construidos usando metales ligeros y resistentes sedas, tratadas con diversos compuestos par darles firmeza. La mayoría de los habitantes de los valles desconoce el origen de estos aparatos o de donde surgió la idea de la creación. Incluso los maestros artesanos que lo fabrican solo saben hacer lo mismo que sus padres y sus abuelos desde que llegaron a los valles. Únicamente algunas  leyendas antiguas hablan de "los caballeros del viento" cuentan como siglos atrás, antes incluso del nacimiento de Cristo, los antiguos pobladores de los valles enseñaron a los primeros habitantes de Galgados a crearlos.
Los cavalgavientos tienen muchas utilidades, desde llevar correos y mensajes de un lugar a otro, al comercio en pequeña escala. De este modo, muchos valles teóricamente aislados por las montañas pueden comunicarse con el exterior.


Cultura y sociedad
Se podría decir que la sociedad de Galgados, apartada de las tradiciones comunes del Imperio, es bastante variada, ya que habitualmente cada uno de los valles tiene sus propias costumbres y usanzas. Se trata de gente que vive de un modo sereno y tranquilo, tomándose la vida con una sonrisa y tratadnos siempre de ver el lado positivo de las cosas, incluso cuando estas parecen ir mal. Acostumbrados al medio rural, la estructura social de Galgados no encuentra grandes diferencias entre la burguesía, el clero y el pueblo llano. Incluso los comerciantes más ricos de la región son solo personas privilegiadas por su dinero, pero no se condiera que exista un escalafón que los diferencia de la gente normal. La nobleza tiende a ser también de bajo abolengo, y normalmente viven en las aldeas y pequeñas ciudades como caciques o alcaldes. Solo la aristocracia más importante tiene sus propios castillos independientes, aunque nunca demasiado separados de la poblaciones que gobiernan.
La religión se toma acomo algo cuyo objetivo es sacar lo mejor que cada uno lelva dentro, por lo que el cristianismo se toma desde su perspectiva más luminosa. La Iglesia no tiene una jerarquía de pder muy estructurada en la zona, y en cada valle no hay más que algún que otro párroco local que, por lo general, es un miembro relevante de la comunidad en la que vive.
Aunque hay varias ciudades pequeñas repartidas a lo largo y a lo ancho de los valles, lo más habitual son los pequeños pueblos y aldeas. De hecho, solo hay una gran metrópolis en el principado, su capital Hécate.
A causa de su extravagante geografía, Galgados recibe muy pocos visitantes, por lo qeu sus gentes no están muy acostumbradas a tratar con extranjeros. Aún así, suelen ser muy hospitalarios, y siempre deseando escuchar cosas del exterior, del que se sientne muy desconectados.
Desde hace cosa de un año, a los distintos partidarios de los tres herederos al puesto de virrey han provocado cierta tensión en la gente. Las cosas distan aún de alcanzar consecuencias serias, pero la sensación de desasosiego sigue en aumento.

Afrontar lo sobrenatural
Al contrario que otros principados, que piensan que las cosas como la magia o lo sobrenatural no son más que cuentos de hadas, muchos habitantes de Galgados saben que los antiguos mitos son una realidad. La causa son las grandes ruinas que de vez en cuando encuentran en algún que otro antiguo valle, o las cosas inexplicables que algunos de sus habitantes presencian cuando menos se lo esperan. Ante esa clase de acontecimientos, los viejos del lugar suelen decir que es "cosa de antiguos poderes" y que lo mejor es dejarlos en paz.
La gente de los valles mirará con desconfianza a cualquiera que muestre tener habilidades sobrenaturales de cualquier tipo, ya sean mágicas, psíquicas o de dominios del Ki, pero no lo considerarán automáticamente algo demoníaco. Por el contrario, tendrán en cuenta el uso que les da y las consecuencias, beneficiosas o perjudiciales,que tales poderes conllevan. De todos modos, y a sabiendas de que alguien así es una fuente de problemas, pedirán a esa persona o personas que se marchen tan pronto como puedan y lo más lejos posible.

Historia de Galgados
En la antigüedad, incluso antes de la fundación de los reinos Santos o de la llegada del Mesías, toda la gran extensión de terreno de Galgados formaba parte de las grandes naciones Sylvain occidentales, las mismas que durante la Era del Caos combatieron contra los Dioses Primogenios hasta lograr contenerlos en el interior de la Cordillera de los Vientos. por desgracia, las protecciones naturales de la zona de poco sirvieron contra las fortalezas flotantes de los Duk´Zarist cuando estalló la Guerra de Dios. Tras ser prácticamente exterminados y sus ciudades destruidas, los valles fueron repoblados por refugiados humanos que buscaban la seguridad que les brindaban las montañas. Algunos vivían hacía siglos en la zona con el beneplácito de los Sylvain, mientras que otros cruzaron el Paso de Hécate desde las grandes llanuras del continente. Estos pobladores fundaron centenares aldeas, algunas de las cuales no tardaron en crecer hasta convertirse en grandes comunidades. Cada valle, apartado de los demás, vivió y se desarrolló de modo independiente durante un largo período de tiempo, defendiéndose de los puntuales ataques de los asaltantes y saqueadores.

Los ejércitos de Abel iniciaron un primer contacto con el territorio en el año 229, dejando un contingente de soldados en el Paso de Hécate, pero prefiriendo no adentrarse demasiado en los valles. No sería hasta más de setenta años después, en el 301, cuando irrumpieron finalmente en el interior con el objetivo de anexionarlo a Abel. por aquel entonces algunos valles ya se habían constituido en pequeños reinos, que no vieron con buenos ojos el que se les obligara a vincularse a una potencia desconocida. No obstante, a pesar de los primeros roces y problemas, la unión del principado fue pacífica tras descubrir las grandes ventajas que ellos les reportaría. El más grande y poderoso de los monarcas recibiría el cargo de virrey (que equivaldría al principie de Galgados), mientras que el resto adoptaron títulos aristrocráticos de duques o condes junto a un amplio control sobre sus propios territorios. Muchos valles tardaron años en enterarse de la existencia del Imperio (incluso se cree posible que, hoy en día, aún quede algún pueblo perdido ignotamente de la existencia de Abel).
Durante los siglos posteriores, Galgados prosperó de manera pacífica aprovechándose de los beneficios que el imperio les reportaba en materia legal, económica y de seguridad. El virrey trasladó la capitalidad a la ciudad de Hécate, desde donde controlaba diversos valles usando el rápido servicio de correos que los jinetes de los vientos le propiciaban. El único percance de importancia ocurrió en el año 678, cuando el hasta entonces tranquilo valle de Adalia se alzó en armas y comenzó un inexplicable ataque a las comunidades vecinas. liderados por Heinz Herzerg, los asaltantes, que actuaban como locos posesos, avanzaron durante una semana arrasándolo todo a su paso, sin la más mínima muestra de cansancio o piedad. Finalmente fueron exterminados por una coalición de los ejércitos del virrey y de los Señores de la Guerrra (Junto a un reducido número de templarios de Tol Rauko, que sin motivo aparente se interesó por los acontecimientos), aunque no antes de que destruyeran arios pueblos enteros. Desde entonces, las cosas han vuelto a su cauce pacífico, quedando aquellos sucesos reducidos a una pesadilla pasajera que nadie espera que se repita.
Galgados ha ignorado completamente a los acontecimientos que han llegado al desmembramiento del Imperio, manteniéndose unido a Abel en todo momento. No obstante, la muerte del virrey ha llevado al principado a una peligrosa situación política por la sucesión de la Corona, que no parece tener fácil solución. De momento, sigue siendo una cuestión interna cuál de los tres posibles herederos será finalmente quien ocupe el puesto de su padre, pero no son pocas las voces que han perdido la intervención de la propia Emperatriz para solucionar la crisis. Esta por ahora no ha tomado decisión alguna y aguarda, aunque cada vez con menos esperanzas, a que todo puedas solucionarse sin verse obligada a decidir.

Accidentes geográficos relevantes
Galgados es un abrupto territorio repleto de grandes macizos montañosos y multitud de valles. Muchos geógrafos han dedicado años a intentar trazar mapas precisos e los cañones y los pasos, aunque aún existen ciertas discrepancias en su correlación y situación exacta. Los visitantes opinan que es un principado laberíntico, donde resulta fácil perderse entre tanta garganta y paso oculto. Su litoral, que conecta con la parte suprior de la Costa Brechada, es virtualmente impracticable, por lo que no se goza de grandes puertos

Cordillera de Zhória (Zona occidental): La cordillera de Zhória supone una frontera natural del principado en el sur, separándolo de Arlan y Abel. También conocida como la Cordillera de las Nieves Eternas, sus altos picos suelen estar cubiertos de nieve durante todo el año. Existe una leyenda según la cual, cuando los vientos son muy fuertes, arrastran la nieve de Zhória hacia los valles, formando un hermoso espectáculo llamado las "Lágrimas de la montaña"

Cordillera de los Vientos (Zona occidental): La inmensa franja montañosa de la Cordillera de los Vientos se extiende al norte de Galgados. Aún más abrupta y elevada que en su parte oriental, es una franja completamente infranqueable incluso para los escaladores más expertos. Está llena de recursos minerales, principalmente hierro, que a menudo se extraen para comercial con Dalabron.

Valle Amarillo: Este lugar, un pequeño valle de escasos kilómetros cuadrados, recibe su nombre por la gran cantidad de azufre que emana de varias fumarolas repartidas por toda la zona. La vida animal no sobrevive y resulta imposible permanecer en el lugar durante un periodo de tiempo prolongado, a riesgo de quedar intoxicado. El lugar ha permanecido vacío durante siglos al carecer de importancia para la gente, pero tras el descubrimiento de la pólvora, ha empezado a atraer a algunos mercaderes interesados por hacerse con grandes cantidades de azufre.

Quebrada de Verdammung: En apariencia una vulgar zona de pendiente situada entre el valle de Lutz y el de Bremah, se ha convertido en un lugar muy popular desde la aparición de grandes vetas de oro que atraen a cientos de buscadores de fortunas. Como el terreno es escabroso y con unas pendientes muy pronunciadas (algunas son impracticables), son trágicamente comunes los accidentes de gravedad. La zonas menos explotada de la quebrada se encuentra al final de la misma, en la Garganta de Teufel, una grieta de medio kilómetro de ancho y cuya profundidad nunca ha sido medida. Un paso en falso en las cercanías de esa peligrosa garganta equivale a una caída mortal. Hay algunos rumores acerca de extraños pájaros de gran tamaño que salen de noche de la garganta y atacan a los insensatos que se encuentran ahí tras la puesta de sol, pero si es verdad o solo otra vieja leyenda, es algo que nunca se ha demostrado.

Cuevas de Wolfheim: Se trata de un área cercana al valle de Berna, plagada de pequeñas cuevas. El lugar es rico en vida animal y recursos vegetables, pero de muy difícil entrada, por lo que es principalmente salvaje. los accesos a las grutas y su interior son un intrincado laberinto casi imposibl de memorizar. La forma de vida dominante son los lobos; concreatamente, una clase de lobos especialmente poderosos y que parecen tener inteligencia.

Valle del lago:
Todo este valle, situado cerca de la Cordillera de los Vientos, se encuentra completamente inundado, formando un inmenso y tranquilo lago. El lugar, lleno de aguas limpias y cristalinas, es un sitio muy hermoso que a menudo atrae a visitantes. A veces, también es sobrevolado por jinetes de los vientos, que disfrutan de la excepcional vista, considerada una de las más bellas del Imperio. Construido en la ladera de una montaña y bajando casi hasta las tranquilas aguas del lago, hay un pergeñó pero lujoso palacete, que tradicionalmente ha desempeñado las funciones de residencia de verano y lugar de retiro para los virreyes de Galgados. También es frecuente que se celebren aquí las recepciones de algunas de las autoridad des más importantes del Sacro Santo Imperio cuando visitan el interior del País de los Valles.

Lugares de Interés

HÉCATE
(Metrópolis, 153.000+ habitantes)
Hécate, ciudad situada en el paso que forman la Cordillera de los Vientos y Zhória, es la mayor y más importan de todas las ciudades del principado. Se convirtió en la capital en el año 501, cuando el virrey la trasladó desde Ospren. A causa del inusual sitio en el que se halla erigida, Hécate tiene una forma muy peculiar. la ciudad en sí es muy estrecha, pero se alarga durante varios kilómetros, aprovechando las dos paredes de la garganta para construir multitud de viviendas. De arquitectura recargada, está dividida principalmente en dos zonas: el paso de piedra y las casas colgantes.
La primera es la parte de la ciudad que se encuera directamente edificada en tierra entre las dos paredes de la garganta, donde los nobles y las personas con mayor capacidad económica reside. Es la zona de tabernas, comercios y otros lugares relevantes. De aspecto sobrecargado y ostentosos, las casas allí son extremadamente altas (hasta cuatro y cinco pisos) puesto que siempre se intenta sacar el máximo provecho posible al espacio.
En las casas colgantes viven los pobres y los mineros. Son grandes edificios de piedra y madera, construidos a lo largo de las paredes de la garganta. Su estructura llena de complejas escalinatas y puentes a veces se convierte en un verdadero laberinto. En algunos lugares, las casas colgantes conectan directamente con las zonas mineras.
Hécate es muy transitada, puesto que cualquiera que quiera entrar o salir de Galgados se ve obligado a pasar por ella. Aunque su principal fuente de ingresos es el metal extraído de las centenares de minas que se levantan en ambas paredes de la garganta en los últimos años ha experimentado un gran apogeo económico, y muchos mercaderes han empezado a instalarse en ella para vender sus productos a los viajeros que la visitan. Por su naturaleza, es una fortificación impenetrable que impide completamente cualquier intento de atacar el principado, pues en cada una de sus entradas, una enorme puerta de metal bloquea el paso.
La actual señora de la ciudad es Marina Daorland, aunque uno de sus dos hermanos, Karlson, también tiene en ella su residencia. Marina vive en la toree de Tarth Lömen, una gran construcción que preside toda la ciudad. Hecha de mármol blanco, decorada con gárgolas y una gran cúpula con la hermosa estatua de una mujer que alza los brazos hacia el cuelo, el lugar guarda una curiosa similitud con la Torre de los Vientos.
Según dicen las historias, Hécate fue construida sobre las ruinas de una ciudadela ancestral que se hundió siglos atrás. Este hecho ha sido corroborado por las extrañas ruinas a las que, a veces, los mineros han accedido mediante los corredores que excavan en las entrañas de la roca.

LA CIUDADELA
(Metrópolis fantasma, sin habitantes conocidos)
Se conoce como La Ciudadela a la enorme construcción que se extiende decenas y decenas de kilómetros en las entrañas de las rocas del Paso de Hécate. Con el transcurso de los siglos el verdadero nombre u origen de la ciudad se ha perdido, pero la gran mayoría de ocultistas que la ha visitado piensa que se trata de una de las grandes ciudades Sylvain hundida en la guerra contra los Dioses Primigenios.
La Ciudadela, hundida y destrozada en el interior de la tierra, se encuentra segmentada en varias partes, por lo que es imposible tener acceso a todas ellas desde una misma entrada. Sin embargo, las edificaciones se conservan inexplicablemente en buen estado, por lo que es posible incluso caminar por sus oscuras calles y edificios como si se tratase de un gigantesco laberinto olvidado. por  si esto no fuera suficiente, el lugar no está exento de peligros, se dice que hay criaturas oscuras y poderosas de dispares formas que algún día se alzaran de su olvido.

VALLE DE OSPREN
(Ciudad, 22.000+ habitantes)
Antaño la capital del principado, Ospren es la gran ciudad situada en el valle más céntrico e importante de Galgados, una gran urbe de bonitos edificios de madera y piedra, a la que se podría considerar el principal centro de comercio de todo el territorio interior. Casi todos los productos que entran o salen del principado se distribuyen o reúnen en esta ciudad, aunque ciertamente no son demasiados. Se dice que un buen número de gente extraña, proveniente de otros países, tiende a reunise en la ciudad.
El actual señor de la ciudad es el duque Kelton Smilhaussen, un hombre campechano y querido por los aldeanos por su buen talante y además apoya incondicionalmente a Fredereic Daorland como próximo virrey.

SIEBENVOLKEN
(Comunidad rural, 6.000+ habitantes)
Siebenvolken es una floreciente comunidad formada por siete valles contiguos. Prósperos y autosuficientes, el lugar es un verdadero vergel de paz y armonía. Aunque están sometidos al virrey, en la siete comunidades el poder no lo ostenta la nobleza, sino un consejo formado por siete representantes, uno de cada valle, cuya edad no puede ser menor de 60 años. El por qué de dicha tradición tiene dos curiosas motivaciones: asegurarse de que sus dirigentes tienen una gran experiencia en la vida y que no les quede demasiado que hacer en el mundo, para evitar que alguno se deje llevar por la codicia. Desde hace generaciones este sistema ha resultado tan eficaz que nadie lo ha puesto en duda. Cuando acontece un desastre natural o una cosecha se pierde, los siete dirigentes se suelen ordenar en una serie de medidas consensuadas muy apropiadas para paliar los efectos de la desgracia. Aunque no son militaristas, los bandidos que de vez en cuando atacan otros valles prefieres evitar Siebenvolken. Ello se debe a que, por alguna razón desconocida, la gente del lugar tiene un extraño y desmedido talento para la lucha, e incluso los más jóvenes, simplemente jugando con palos,k serían capaces de vapular a varios guardias bien entrenados.

HANNELONE
(Aldea, 300+ habitantes)
Aparantemente una simple aldea incomunicada de los valles, pese a que es inusual, a veces se relacionan con otras aldeas aunque siempre son muy reservados.

ÍCARUS
(Fortaleza, 6.000+ habitantes)
En un lugar con una herencia sobrenatural tan elevada como Galgados, resulta natural que Tol Rauko tenga una fuerte presencia. La fortaleza de Ícarus es el centro de operaciones de los templarios en el principado, el lugar desde donde controlan y vigilan periódicamente la seguridad de las ruinas y de los artefactos que se encuentran en estas tierras. Su baluarte, dotado de una poderosa seguridad sobrenatural, se encuentra edificado en un pequeño valle céntrico, por el que Tol Rauko pagó una desorbitada cantidad al virrey de Galgados hace ya varios siglos.

TORRE DE LOS VIENTOS
(Edificación, 100+ habitantes)
La Torre de los Vientos es una colosal construcción de mármol blanco de algo más de un kilómetro de altura que corona el valle de Loid. Se trata de una ancestral obra de origen sylvánico que logró conservarse milagrosamente intacta. En la actualidad el lugar se ha convertido en la sede no oficial de los jinetes de los vientos, quienes viajan hasta ella para competir, contarse historias y aprender a surcar los cielos de mano de los grandes maestros. Está regentada por un pequeño grupo de jinetes, muchos de ellos de avanzada edad, que se dedican a enseñar a los jóvenes que viajan hasta allí. La Torre tiene varios lugares desde los que es posible lanzarse y, gracias a los fuertes vientos que surcan desde el valle de Loid,. pueden recorrerse enormes distancias. Se dice que desde la parte más elevada, la terraza conocida como La Puerta del Cielo, un jinete verdaderamente experto es capaz de cruzar todo Galgados con su cabalgavientos.

VALLE DE ADALIA
(Ciudad fantasma, sin habitantes)
Otrora un floreciente y tranquilo valle densamente poblado, tras el levantamiento militar de sus habitantes que tuvo lugar tres siglos antes, la ciudad y sus alrededores han quedado completamente vacíos. Los edificios, ajados por los años de desuso, están viniéndose abajo, lo que le da al lugar un aspecto verdaderamente fantasmagórico. Aunque hace décadas un numeroso grupo de nómadas trató de repoblarlo aprovechando las construcciones, los templarios de Tol Rauko no tardaron en imponerse con fuerza en el lugar, prohibiendo las entrada del valle. Desde entonces son muy pocos los que se han atrevido a aventurarse por allí y, misteriosamente, la mayoría se han suicidado o convertido en peligrosos psicópatas asesinos.


_________________
-Apertura del séptimo sello. Hágase el silencio en los cielos.
Ver perfil de usuario http://utnapishtim.gratisforo.es

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.